¿Seguimos siendo monógamos? Esta y otras 6 cosas que tienes que preguntarle a tu pareja

·6  min de lectura

Los últimos dos años han sido turbulentos en todos los aspectos y los terapeutas de pareja afirman que a diario lidian con las consecuencias en sus sesiones.

Incluso ahora que la pandemia ya no domina la vida cotidiana, muchos estadounidenses siguen trabajando, comprando y haciendo tantas cosas por internet que dependen de sus parejas para satisfacer sus necesidades sociales y emocionales.

“En mi consultorio, veo la carga que representa esta tendencia para las relaciones románticas primarias”, señaló Laura Silverstein, trabajadora social clínica con licencia y autora de “Love Is an Action Verb”. Silverstein es copropietaria de un consultorio en Pensilvania que ha batallado para mantener el ritmo de la demanda.

Muchas de las parejas que atiende Silverstein están atrapadas en el “modo de supervivencia aislada”, aseveró. Sus relaciones se centran en la gestión de las tareas domésticas, nada más. También dijo que otras parejas ya olvidaron cómo divertirse o cuán importante es tener interacciones espontáneas con el mundo exterior. Algunas todavía están procesando una situación traumática.

Las siete preguntas que se plantean a continuación te ayudarán a comprobar el estado de tu relación, ya sea que aún se tambalea por la pandemia, o si hace tiempo que quedó estancada en sus antiguas rutinas sin hacer una pausa para conectar.

Los consejeros de parejas y terapeutas sexuales que sugirieron estas preguntas dijeron que estas deben propiciar una conversación interesante, ya sea que se trate de una relación de décadas o de una relativamente nueva; además de que, con la práctica, se vuelve más fácil plantearlas y responderlas.

1. ¿Qué nos gusta hacer juntos para divertirnos?

Tras dos años turbulentos, unas cuantas conversaciones esenciales pueden ayudar a las parejas a hablar de lo que funciona, lo que no, y de hacia dónde se dirige la relación. (Clifford Prince King/The New York Times).
Tras dos años turbulentos, unas cuantas conversaciones esenciales pueden ayudar a las parejas a hablar de lo que funciona, lo que no, y de hacia dónde se dirige la relación. (Clifford Prince King/The New York Times).

Una teoría clave sobre por qué las parejas se divorcian o se sienten insatisfechas es que la sensación de alegría, pasión y positividad en general que tenían al principio se debilita con el tiempo, afirmó Sarah Whitton, psicóloga y directora del programa de investigación “Familias y parejas de la actualidad” de la Universidad de Cincinnati.

La atracción física y las hormonas no son las únicas razones por las que nuestras relaciones son emocionantes al principio. “Pasamos el tiempo haciendo cosas divertidas”, explicó Whitton.

La experta anima a las parejas a sacar un calendario, repasar la última semana o mes y preguntarse: “¿Cuántos minutos hemos pasado haciendo algo divertido o placentero juntos?”. Luego, pueden tomar esa información como un punto de partida.

2. ¿Ahora quién saca la basura?

La pandemia alteró la manera en que las parejas dividían el trabajo doméstico y, aunque algunos datos sobre las parejas heterosexuales sugieren que las cosas se volvieron más igualitarias en el hogar, en muchos otros hogares, los cierres exacerbaron las disparidades de género existentes.

Galena Rhoades, psicóloga clínica y profesora de investigación de la Universidad de Denver, cree que todas las parejas deberían dedicarle un tiempo a hablar de cómo han dividido el cuidado de los hijos y las tareas domésticas y si eso está funcionando a nivel logístico y emocional.

“Reserven un tiempo específico para hablar sobre las funciones de cada quién y qué responsabilidades quieren tener en el futuro”, comentó. Planéalo como lo harías para una reunión de negocios, sugirió Rhoades. Especifica de qué quieres hablar y minimiza las distracciones. Definan con la mayor claridad posible las tareas de cada quién, y luego denle un par de semanas a la nueva rutina antes de volver a revisarla.

3. ¿Qué es lo que nos gusta de nuestra vida sexual?

Si las parejas se encuentran en un bache sexual (hay evidencia de que los estadounidenses tenían menos sexo en pareja e incluso se masturbaban con menos frecuencia desde antes de la pandemia) tienden a centrarse en lo negativo, señaló Tammy Nelson, terapeuta sexual y autora de “Open Monogamy: A Guide to Co-Creating Your Ideal Relationship Agreement”.

Pero, en su opinión, es mucho más eficaz centrarse en lo que sí funciona. “No cambias tu vida sexual diciendo: ‘Odio que te vayas a la izquierda’. Dices: ‘Me encanta cuando te vas a la derecha’”, arguyó Nelson.

La experta anima a las personas que tienen una relación a nombrar una cosa que les guste de su vida sexual. Puede ser algo que hicieron juntos hace 20 años o un gesto sutil, como la manera en que uno toca el rostro del otro. Enfocar la atención en esos momentos (y hablar de ellos abiertamente) puede ayudar a reencender la “energía erótica”, explicó Nelson.

4. ¿Cómo nos hemos ayudado mutuamente en los momentos difíciles?

Siempre que pasen por un momento difícil juntos, es importante tomarse un tiempo para hacer un repaso, dijo Silverstein ¿Qué funcionó y qué no? Incluso si los últimos años han sido traumáticos para ambos por cualquier motivo, la mayoría de las parejas pueden identificar lo que ella llamó micromomentos en los que se ayudaron uno al otro.

5. ¿Seguimos pensando lo mismo respecto a la monogamia?

La monogamia significa distintas cosas para distintas personas, explicó Nelson, y no sucede solo con quienes tienen relaciones abiertas. Nelson anima a sus pacientes a actualizar sus “acuerdos de monogamia” con cierta regularidad para hablar de los detalles de las formas de apego que consideran aceptables fuera de su relación principal, y preguntarse si han cambiado.

Sé específico. Tal vez tú y tu pareja acordaron hace tiempo ser fieles en el aspecto sexual, pero ¿qué hay de las conversaciones en línea? “¿Qué pasa con cosas como la pornografía?”, preguntó Nelson. “Y ¿qué hay del coqueteo con un amigo o de comer con una expareja?”.

6. ¿Qué te preocupa que no me hayas contado todavía?.

Rafaella Smith-Fiallo, trabajadora social clínica con licencia y terapeuta sexual y de pareja, cree que esta es una buena pregunta que las personas pueden hacerles a sus parejas con regularidad (a diario o cada semana), pero también puede ser útil plantearla en momentos importantes de transición. De este modo, le abres la puerta a tu pareja para que se muestre vulnerable contigo y le recuerdas que son un equipo.

Evita el impulso de tratar de resolver los problemas de inmediato. En lugar de eso, practica la escucha activa, recomendó Smith-Fiallo. “Podría ser extraño, desastroso o incómodo”, dijo. “Pero dale espacio a eso, sabiendo que van a manejarlo juntos”.

7. ¿Cómo puedo ayudarte a sentirte más amado?

“Creo que esta es una pregunta hermosa”, señaló Silverstein, quien se la atribuye a John Gottman. Las personas que buscan fortalecer sus relaciones románticas con frecuencia se centran en pedir lo que ellas quieren y lo que ellas necesitan, lo cual es importante según Silverstein, pero hacer esta pregunta es una manera de comunicar cuánto te preocupas por tu pareja.

“Queremos crear una cultura en las conversaciones de pareja en la que pidamos lo que necesitamos, pero también seamos generosos y nos ofrezcamos a satisfacer las necesidades de nuestra pareja”, concluyó Silverstein.

© 2022 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.