Horror en Tenerife: el último mensaje de Tomás Gimeno a su exmujer antes de la desaparición de las niñas

·3  min de lectura
Beatriz Zimmermann y Tomás Gimeno
Beatriz Zimmermann y Tomás Gimeno

MADRID (AFP).- El hallazgo del cuerpo de Olivia Gimeno Zimmermann, de 6 años, una de las dos niñas desaparecidas hacía un mes y medio presuntamente tras ser secuestradas con su padre en Tenerife, conmociona a España, mientras sigue la desesperación por encontrar a su hermana menor, Anna, y el principal sospechoso, Tomás Gimeno.

A partir del macabro hallazgo, toman otro significado las conversaciones que mantuvo Gimeno con su exmujer y madre de sus hijas, Beatriz Zimmermann, registradas en la denuncia por desaparición realizada por ella, y publicadas por el medio español laSexta.

Cuando el 27 de abril, Gimeno no llevó a sus hijas de vuelta con su madre por la noche a la hora acordada –luego de buscarlas presuntamente para ir a cenar-, Zimmermann llamó siete veces a su exmarido, y las respuestas recibidas fueron, leídas en retrospectiva, escalofriantes.

Según la denuncia, no había un “convenio regulador ni sentencia judicial para las visitas de las menores” entre Gimeno y Zimmermann, por lo que sus acuerdos eran de palabra. Cuando el hombre no regresó con las niñas al caer la noche del 27 de abril, la mujer se trasladó “al domicilio de Tomás Antonio para recoger a sus hijas, no encontrándose ni este ni ellas en el domicilio”.

Entonces, Zimmermann llamó a su exmarido, quien le dijo en esa primera llamada que “había salido a cenar con las niñas” y que cuando terminaran, “se las llevaría a su domicilio”. Casi a las 22 de esa noche, y a la espera todavía, volvió a llamarlo. Él le contestó que “no iba a volver a verlas [a sus hijas] ni a él” y que “no se preocupara porque él se iba a encargar bien de ellas”, según la denuncia.

En otra llamada, ya desde el Cuartel de la Guardia Civil de Radazul, Gimeno le repitió a la mujer en que no volvería a verlo a él ni a las niñas. Zimmermann volvió a llamarlo, pero no lo atendió. Logró dar nuevamente con él a la 1.30 de la madrugada. Entonces, mantuvieron una “larga conversación en la que hablan cosas de su relación y en la que él le dice que se va a ir lejos y que no va a volver a ver a las niñas”.

El hallazgo 

El cuerpo de Olivia fue descubierto en el fondo del mar cerca de la isla de Tenerife, la isla del archipiélago atlántico de Canarias, a mil metros de profundidad dentro de una bolsa atada al ancla de la embarcación del padre. Mientras se espera la autopsia que determinará cómo murió, sigue la intensa búsqueda de Anna, de un año, y de Tomás Gimeno.

“No puedo imaginar el dolor de la madre de las pequeñas Anna y Olivia, desaparecidas en Tenerife, ante la terrible noticia que acabamos de conocer”, tuiteó la noche del jueves el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“No hay palabras para acompañar a Beatriz en estos momentos de terrible dolor. Esta violencia que se ejerce contra las mujeres madres para golpear donde más duele es una cuestión de Estado”, publicó en la red social la ministra de Igualdad, Irene Montero, del partido de izquierda radical Podemos, que gobierna en coalición con los socialistas de Sánchez.

En España, 39 menores fueron asesinados por sus padres o por las parejas o exparejas de sus madres desde 2013, según cifras oficiales.

Colectivos feministas convocaron manifestaciones el viernes por la noche en distintas ciudades de España para repudiar el crimen y también el recrudecimiento de los asesinatos machistas desde comienzos de año en este país, donde la lucha contra la violencia machista tiene mucha visibilidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.