El sector del ocio al aire libre en Ucrania resiste a la guerra

·4  min de lectura

Leópolis (Ucrania) 29 ago (EFE).- El sector de ocio al aire libre, que había tenido un rápido desarrollo en Ucrania antes de que se iniciara la invasión rusa, trata reorientar su negocio para ayudar a soldados y desplazados internos a la vez que con sus actividades tradicionales da un respiro a la gente en el país en medio de la guerra.

Es sábado por la mañana y un autobús se prepara para salir de una de las plazas del centro de Leópolis. Apenas 40 minutos después de que finalice el toque de queda nocturno ya está lleno de gente.

Con zapatos de montañismo, esperan el comienzo del viaje, que los llevará a las montañas de los Cárpatos y luego de regreso a Leópolis antes de que el toque de queda comience nuevamente a las 11 p.m.

La escena sería inimaginable hace unos cuatro meses cuando la línea del frente apenas estaba tomando forma y todo el país se apresuraba a suministrar a su ejército todo lo que necesitaba.

Fue a fines de mayo cuando quedó claro para los organizadores, la empresa ucraniana de ropa y ropa para actividades al aire libre "Gorgany", que la gente estaba ansiosa por escaparse un rato a las montañas que amaban.

"Muchos de nuestros clientes, incluidos los que tuvieron que dejar sus casas en Járkiv y otras ciudades, buscaban formas de recargar las pilas", cuenta a Efe Khrystyna Senkiv, jefa de marketing de Gorgany.

Gorgany, que incluye una cadena de tiendas de artículos para actividades al aire libre principalmente en el oeste y el centro de Ucrania, así como el sistema de distribución y producción propia, había tenido un crecimiento anual del 40 % antes de la invasión.

La invasión rusa redujo a la mitad el crecimiento y cambió significativamente su estructura reorientándola hacia las necesidades del ejército.

La demanda de turistas cayó bruscamente cuando un gran número de jóvenes activos que constituían la mayor parte de la base de clientes se alistó en el ejército, varios millones de ucranianos abandonaron el país y las actividades al aire libre cayeron al final de la lista de prioridades.

Aún así, la compañía en general se encontró con una demanda sin precedentes de algunos de sus productos.

Los pedidos llegaban a granel de parte de los voluntarios que ayudaron a adquirir equipos para el ejército, así como individualmente de los soldados recién movilizados y sus familiares.

Mientras que otras tiendas estaban cerradas en su mayoría, Gorgany siguió trabajando con algunos empleados incluso eligiendo mudarse a las tiendas que tenían sus propios sótanos y sintiéndose más seguro allí durante las primeras semanas de la invasión.

En las regiones occidentales, algunos de los desplazados internos se convirtieron en nuevos clientes después de haber dejado todo en sus casas bombardeadas en Járkiv o Kiev.

Con la logística transfronteriza interrumpida, el brazo de producción de la compañía, "Turbat", ha estado a la altura de las circunstancias aumentando rápidamente su producción de sacos de dormir, ropa interior térmica y chaquetas de lana y otros productos que necesitan con urgencia tanto los soldados en la línea del frente como los civiles en refugios antibombas

"Pudimos sobrevivir e incluso expandirnos al acortar nuestro ciclo de planificación de productos de 2 años a 10 días", dice Marian Striltsiv, directora creativa de Turbat.

"También pusimos a disposición de forma gratuita los diseños de los productos más necesarios para que cualquiera que tuviera el equipo necesario pudiera comenzar a producirlos de inmediato", cuenta Marian a Efe.

Todas las sucursales de la empresa han tenido que encontrar un equilibrio entre satisfacer la demanda a precios razonables y garantizar que la empresa cubra sus costos y siga desarrollándose, dice Oksana Maksymova, directora de una de las tiendas de Gorgany en Leópolis

Pese a todas la dificultades la empresa participó en junio en la exposición Outdoor by ISPO de Múnich (Alemania).

"Demostramos cómo se usaba realmente el equipo para actividades al aire libre en interiores en Ucrania, en los sótanos y refugios antiaéreos en las estaciones subterráneas de las grandes ciudades", dice Marian, y agrega que era importante para la empresa encontrar socios potenciales que estuvieran listos para invertir en Ucrania a pesar de la invasión.

(c) Agencia EFE