Secretaria de educación de Trump quiere abolir el Departamento de Educación

·2  min de lectura

La exsecretaria de Educación Betsy DeVos encabezó este fin de semana una reunión de activistas por la educación de derecha que buscan reformar el sistema educativo de EE.UU. para que se ajuste a los valores conservadores, y declaró su respaldo a la abolición total de su antigua agencia.

El sábado, DeVos, quien una vez estuvo a cargo de miles de empleados del Departamento de Educación, el cual administra funciones clave del sistema educativo de EE.UU. y brinda una supervisión crítica de las escuelas a nivel federal, dijo que se desharía de todo el departamento si tuviera el poder para hacerlo.

“Personalmente, creo que el Departamento de Educación no debería existir”, comentó en el evento “Madres por la Libertad”, según el Florida Phoenix.

DeVos fue entrevistada por la cofundadora del grupo, Tiffany Justice, quien, por su parte, se refirió a los sindicatos de profesores de Estados Unidos como miembros de un “cartel”.

El propósito del grupo para reunirse este fin de semana fue más que simplemente escuchar a una exmiembro del Gabinete expresarse poéticamente sobre la alteración radical del sistema educativo de Estados Unidos, una decisión que tendría enormes consecuencias, incluyendo, pero sin limitarse al fin total de cualquier supervisión coordinada de las universidades con fines de lucro que operan en varios estados.

En sesiones a puertas cerradas, grupos de activistas asistieron a talleres centrados en la campaña de derecha para elegir candidatos a los cuales apoyar en las elecciones de la junta escolar locales, las cuales antes apenas eran cubiertas y en su mayor parte eran de naturaleza apolítica, hasta que los conservadores comenzaron a considerar los cargos como oportunidades para aplicar su sistema de creencias.

Tales elecciones se han convertido en campos de batalla sobre temas que incluyen cómo se aborda la historia del racismo y la esclavitud del país en las escuelas públicas, y se han vuelto relevantes en la guerra cultural resultante del resurgimiento del repudio contra los estadounidenses LGBT de parte de la derecha.

En Florida, ese repudio llegó a un punto crítico con la aprobación del llamado proyecto de ley “Don't Say Gay”, que, según los críticos, reprime o directamente impide que los maestros LGBT sean honestos sobre su vida personal en el lugar de trabajo o muestren cualquier imagen del orgullo LGBT.

DeVos fue una adición muy polémica al gabinete de Donald Trump cuando fue nominada en 2017, sin embargo, siguió siendo parte de la administración hasta el final, sobreviviendo por cuatro años en una administración conocida por su alta tasa de rotación.

El evento en Florida durante el fin de semana también contó con la presencia del Senador Rick Scott, un republicano del estado que se desempeña como líder de los esfuerzos de campaña del Partido Republicano en la cámara alta.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.