Se burlaron de él por afeitarse en el tren, pero la historia detrás del video viral es muy triste

No, no es para nada una imagen agradable la que nos presenta el video de un minuto: un hombre corpulento sentado en un tren se afeita usando crema -aunque no agua- y lanza los residuos al piso del vehículo de transporte público.

El video, publicado en Twitter, tuvo 2,4 millones de visitas el lunes por la tarde. Otro video mostró al individuo bien afeitado con una cerveza en la mano. Las reacciones no se hicieron esperar, y muchos lo calificaron de “cerdo”.

Pues bien, el hombre detrás de la imagen fue identificado por la agencia de noticias Associated Press como Anthony Torres, de 56 años. En una entrevista, dijo que quienes lo juzgan en las redes sociales desconocen los problemas que ha pasado en su vida.

“Mi vida está jodida”, dijo. “Esa es la razón por la que me estaba afeitando en el tren”.

Anthony Torres, de 56 años. Foto: AP

Torres contó que el video lo captó en un momento vulnerable. Se había quedado sin hogar y estaba viviendo en un refugio en la ciudad de Nueva York. Acudió a su familia en busca de ayuda y un hermano le dio dinero para ir en tren a la casa de otro hermano en el sur de Nueva Jersey.

Además está aquejado de problemas médicos: sufrió dos derrames cerebrales recientemente.

El hermano, Thomas Torres, de 57 años, quien vive en Atco, Nueva Jersey, contó que son cuatro y se criaron en una granja en Hammonton, Nueva Jersey, a unas 56 millas de Filadelfia.

Admitió que Anthony tomó decisiones desacertadas con dinero, o que no pensaba en el impacto de sus acciones, como afeitarse en público en el compartimiento de un tren.

“Cuando hizo lo que hizo, eso para él era normal”, dijo Thomas Torres. “No es ese tipo de persona que lo hace por despecho o porque quiere la atención”.

Anthony Torreso (Matt Rourke/AP)

Anthony Torres ha tenido muchos trabajos diferentes, incluido el de seguridad del casino y luego la construcción y ha vivido de manera itinerante en busca de empleo. Al quedarse sin trabajo pasó tiempo viviendo en moteles o durmiendo en terminales de autobuses.

Anthony dijo que salió del refugio antes de tener la oportunidad de bañarse y quería lucir “presentable” ante su familia.

Tomó el tren del Corredor Noreste desde la estación de Pensilvania en Manhattan alrededor de las 7:00 p.m. el jueves, rumbo a Trenton, Nueva Jersey, y por eso se estaba afeitando en el tren.

“No quiero decir que no tengo hogar, que todos lo sepan”, dijo. “Es por eso que me estaba afeitando”.

Anthony no sabía que lo estaban filmando y tanto él como se hermano se horrorizaron al ver el video circulando en las redes sociales. Por eso acudieron a los medios de prensa.

Anthony Torres, derecha, con su hermano Thomas Torres (Matt Rourke/AP)

“Tal vez la gente tenga más sentimientos al saber por lo que pasó este chico”, concluyó esperanzado Thomas Torres.