Santiago Abascal, el líder de Vox que podría llevar a la ultraderecha al gobierno por primera vez desde Franco

El líder de Vox y candidato a presidir el Gobierno, Santiago Abascal, atiende a los medios en un acto de precampaña electoral, en el Arco de Santa María, a 3 de julio de 2023, en Burgos, Castilla y León.
El líder de Vox y candidato a presidir el Gobierno, Santiago Abascal, atiende a los medios en un acto de precampaña electoral, en el Arco de Santa María, a 3 de julio de 2023, en Burgos, Castilla y León.

MADRID.- Como no podía ser de otra forma, el líder de Vox, Santiago Abascal, se cubre de símbolos españoles, vistiendo camisetas de diseño que ensalzan la tauromaquia o repartiendo abanicos de Vox entre los asistentes a los mítines.

En sus discursos con pinturas al óleo e iglesias como telón de fondo, en los que ha prometido devolver a los españoles “las cosas que de verdad importan”, Abascal ha recorrido el país en las últimas semanas para promocionar el manifiesto nacionalista, antifeminista, euroescéptico, socialmente conservador y económicamente liberal de su partido.

A pesar de ser el más joven de los candidatos que se presentan a las elecciones anticipadas del 23 de julio, este hombre de 47 años ha convertido en nueve años al partido que fundó en la tercera fuerza electoral de España.

Santiago Abascal y su esposa
Santiago Abascal y su esposa

Abascal hace un llamamiento a “los hijos de comerciantes, trabajadores, estudiantes, médicos, jueces, pescadores y agricultores” a unirse para hacer frente a “los enemigos de España”, como describe al Gobierno de izquierdas del presidente socialista Pedro Sánchez.

Puede que Vox haya duplicado sus votos en las elecciones locales de mayo, pero algunos analistas afirman que ha agotado su reserva natural de votantes. Las encuestas sugieren que sus escaños parlamentarios disminuirán de 52 en las últimas elecciones a 35 en los comicios de julio.

Sin embargo, es poco probable que el Partido Popular (PP), liderado por Alberto Núñez Feijóo, consiga una mayoría absoluta, por lo que deberá recurrir a Vox.

¿Cuál es la trayectoria de Abascal?

Abascal es la tercera generación de políticos en su familia, ya que su padre y su abuelo también han ocupado cargos en gobiernos regionales o locales.

Licenciado en Sociología en el País Vasco, Abascal se afilió al PP a los 18 años, fue elegido concejal a los 23 y llegó a ser diputado del PP en el Parlamento Vasco.

Se distanció del PP en 2013 por su gestión de la corrupción, el grupo militante ETA y otros desafíos separatistas.

El líder de Vox, Santiago Abascal, junto al expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro.
El líder de Vox, Santiago Abascal, junto al expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Fundó Vox para hacer campaña a favor de la abolición de la autonomía y los parlamentos regionales, un tema que tocó la fibra sensible de muchos tras el fallido intento de independencia de Cataluña en 2017.

Quienes trabajan con “Santi” lo describen como un hombre extrovertido y aficionado a las motos y a la caza, al que le gusta soltar alguna broma, pero que se toma en serio su trabajo.

“Es intenso en sus debates y mítines porque cree en lo que dice y eso lo perciben todos los que le escuchan”, asegura una fuente del partido.

Ha estado casado dos veces, en la actualidad con una “influencer” de redes sociales, y tiene cuatro hijos.

¿Cuáles son las promesas de Vox?

Vox dice que bajará el IRPF, reprimirá la corrupción, recortará el gasto público y aumentará las desgravaciones fiscales a las familias numerosas.

Propone la expulsión de los inmigrantes irregulares y un bloqueo naval para impedir su llegada, así como el cierre de las mezquitas que promuevan “el islam radical o la yihad”, al tiempo que apoya la inmigración que responda a las necesidades del mercado laboral español y de nacionalidades con lengua o cultura común.

También se ha comprometido a derogar las leyes progresistas sobre los derechos trans, el aborto y los derechos de los animales, junto con las protecciones climáticas promovidas por Sánchez, a quien Abascal acusa de introducir en España “el wokismo”, una “patología social de la izquierda que trata a los adultos como menores de edad y a los niños como adultos degenerados”.

¿Qué piensan los españoles de Vox?

Vox consiguió su primer hito político en diciembre de 2018, al obtener 12 escaños en el Parlamento regional de Andalucía.

Obtuvo 24 escaños parlamentarios en una elección nacional en abril de 2019 y 52 escaños en una repetición de votación siete meses después.

El analista político Miguel Ángel Murado pronosticó que Vox había tocado techo y perdería votos en favor del PP, quedándose como “un partido más pequeño, realmente de extrema derecha” y un fijo de la política española durante años.

Ana Pedroza, nutricionista madrileña de 56 años, opina que Vox no es extremista, pero frenaría a un bloque de izquierdas “que quiere romper el país, con nuestros impuestos, nuestras libertades, nuestros hijos”.

Otros, como el florista Carlos Pérez, de 47 años, temen que un voto a Vox devuelva al país a los tiempos de la dictadura de Francisco Franco: “Volveríamos a una España rural, mala, atrasada, (...) cuando un dictador estaba aquí dando órdenes y haciendo lo que le daba la gana”.

Sin embargo, Abascal destaca el éxito en el cargo de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, de quien dice que demostró que la extrema derecha no tiene “ni cuernos, ni rabo, ni mordemos”.

¿Está Vox cerca de otros partidos europeos de extrema derecha?

La ultraderecha gobierna en solitario en Hungría y en coalición con el centroderecha en Italia y Finlandia.

También se prevé un giro a la derecha en las elecciones al Parlamento Europeo de junio de 2024, con implicaciones en políticas climáticas, en derechos sociales o migración.

Abascal ha asistido y ha sido anfitrión de cumbres con la francesa Marine Le Pen, el primer ministro húngaro Viktor Orbán y la italiana Meloni, que el 13 de julio apareció por videoconferencia en un mitin en Valencia animando a Vox a tener un “papel protagonista y decisivo” en el próximo Gobierno.

Agencia Reuters