En El Salvador, discrepancia sobre cifras de muertes y fosas comunes alarma a críticos

·4  min de lectura

Por Nelson Rentería

SAN SALVADOR, 3 ago (Reuters) - Testimonios de policías y estadísticas contradictorias sobre fosas comunes están llevando a los críticos a cuestionar si los homicidios en El Salvador se están informando en su totalidad, a medida que se restringe el acceso a datos oficiales del país centroamericano.

A pesar de que un grupo de policías, fiscales y expertos forenses cotejaron las estadísticas de homicidios y fosas comunes, documentos de distintas instituciones revisados ​​por Reuters muestran una discrepancia en las muertes reportadas.

Documentos del Instituto de Medicina Legal de El Salvador, vistos por Reuters, muestran que las autoridades recuperaron 207 cuerpos de fosas comunes durante dos años y medio, entre junio de 2019 y febrero de 2022.

En contraste, los documentos de la Fiscalía General muestran 158 cuerpos recuperados en más de tres años, entre enero de 2019 y febrero de 2022, una diferencia de 49.

Los grupos de derechos humanos y familiares de las víctimas de homicidio dicen que están alarmados por esta discrepancia. La confusión se debe en parte a las restricciones a la información previamente pública en las agencias gubernamentales bajo el mandato del presidente Nayib Bukele, dijeron.

Cuando Reuters solicitó datos adicionales en junio para comprender la discrepancia, la Oficina del Fiscal General dijo que la información ahora estaba "reservada" durante dos años.

"La divulgación de la información trae como consecuencia que organizaciones criminales interfieran en el curso de los procedimientos, al ocultar, eliminar, destruir o mover de lugar, evidencias relevantes", respondió la Fiscalía General a una solicitud de Reuters.

"Asimismo (los delincuentes) pueden realizar amenazas a testigos claves para evitar la identificación e individualización de los responsables y de este modo evitar la desarticulación de las estructuras criminales", agregó.

La policía también es cada vez más estricta a la hora de compartir información.

"Cualquiera que filtre información podría ser sancionado o trasladado", dijo a Reuters un agente de la Policía Nacional bajo condición de anonimato.

El oficial agregó que un superior le indicó que ignorara un aviso sobre una posible fosa común de un detenido, que es una de las principales formas en que las autoridades encuentran cementerios clandestinos.

La Policía Nacional de El Salvador dijo a Reuters que ya no pueden brindar información sobre personas desaparecidas debido a un acuerdo entre la Policía Nacional Civil, la Corte Suprema de Justicia, el Instituto de Medicina Legal y el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública.

"Sólo la Fiscalía General puede dar información", dijo una fuente de la institución sin dar más detalles.

Después de que Bukele asumió el cargo a mediados de 2019, el número de homicidios denunciados en El Salvador se redujo significativamente, continuando una tendencia a la baja desde un máximo histórico en 2015.

Bukele ha negado las afirmaciones de que ha hecho una supuesta tregua con las pandillas, que los fiscales salvadoreños y los periodistas locales han documentado. Después de que un aparente acuerdo se vino abajo y la tasa de homicidios del país se disparó, lanzó una guerra total contra los grupos criminales.

Los índices de criminalidad han bajado aún más desde marzo, cuando el gobierno de Bukele aprobó una medida de suspensión de derechos constitucionales como parte de un estado de excepción para facilitar la detención masiva de personas sin el debido proceso.

La medida ha generado críticas generalizadas sobre violaciones de derechos humanos, detenciones arbitrarias, agresiones físicas y al menos 18 muertes, según Amnistía Internacional. Las fuerzas de seguridad han arrestado a más de 48.000 personas por presunta pertenencia o colaboración con las pandillas.

Las autoridades también han cambiado lo que cuenta como homicidio. La policía del país ya no registra a policías o civiles sospechosos de disparar o ladrones. También excluyen las muertes en la población carcelaria en constante expansión del país.

Pero a medida que las tasas de homicidios cayeron antes del estado de excepción, el número de desapariciones aumentó inexplicablemente de 595 en 2020 a 1.191 en 2021, según la Fiscalía.

Activistas de derechos humanos dicen que el aumento en el número de personas desaparecidas podría hacer que las cifras de homicidios parezcan más bajas de lo que son.

"Cuando las autoridades ponen en reserva este tipo de casos (desapariciones) o intentan ocultar el hallazgo de fosas, lo que están creando es una situación de falsa seguridad para la población", dijo Héctor Carrillo, abogado del grupo de derechos humanos Fundación de Estudios Para la Aplicación del Derecho (FESPAD).

(Reporte de Nelson Rentería y Sarah Kinosian; Escrito por Sarah Kinosian; Editado por Diego Ore, Stephen Eisenhammer y Lisa Shumaker)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.