Sale a la luz el diario de la "Ana Frank polaca" que estuvo 70 años guardado en la bóveda de un banco

Desde que fue recuperado en 1950, el diario de Renia Spiegel sobre sus vivencias durante el Holocausto permaneció celosamente guardado, incluso en la fría bóveda de un banco de Nueva York.

Es un conmovedor texto, que sin dudas recordará a muchos el testimonio más famoso escrito de la tragedia, por la niña holandesa Anna Frank.

Su historia se mantuvo en secreto por resultarle demasiado dolorosa a su madre y hermana sobrevivientes, sin embargo, hace unos años su familia decidió hacerla pública y este 19 de septiembre, bajo el título “El Diario de Renia: La vida de una niña en la sombra del Holocausto”, sus vivencias saldrán a la luz en inglés.

La puerta "Arbeit Macht Frei" (El trabajo te hace libre) se ve en el antiguo campo de concentración y exterminio Auschwitz en Oswiecim, Polonia. REUTERS / Kacper Pempel

Las 700 páginas en el cuaderno escolar de la adolescente judío-polaca comienzan en enero de 1939, a los 15 años, y narra su escape de los bombardeos en su ciudad natal, la desaparición de otras familias judías y la creación del gueto en Przemysl, una ciudad en el sureste polaco que estuvo bajo ocupación soviética y luego fue ocupado por los nazis.

Renia y su hermana Elizabeth se separaron de su madre, que estaba del lado alemán durante la guerra. Casi cada entrada del diario termina con "Dios y Bulus me salvarán", usando el nombre que usaba desde niña para su madre.

La adolescente documentó en su diario los cambios mundanos en su escuela y su vida al inicio de la guerra y documentó la violencia de la ocupación nazi y la creación del gueto.

"Ahora vivo aquí; el mundo está separado de mí y yo estoy separada del mundo", escribió en julio de 1942.

También describió cómo los nazis obligaron a los judíos a usar brazaletes con la Estrella de David y el hambre generalizada que sufrían todos.

Su vida en el gueto se mezcla con poemas y la historia de amor en tiempos de guerra con su primer y único novio, Zygmunt Schwarzer.

A finales de julio de 1942, los nazis, que ya habían tomado toda Polonia, se apoderaron de los negocios judíos, incendiaron sinagogas y deportaron a unos 22,000 hacia los campos de exterminio.

"Donde quiera que mire hay derramamiento de sangre. Hay asesinatos, asesinatos. Dios, por enésima vez me arrodillo ante ti, ¡ayúdanos, sálvanos! Dios, déjanos vivir, te lo ruego. ¡Quiero vivir!”

Renia, a punto de cumplir 18 años, permanecía escondida en el ático del tío de su novio, junto a él y su familia.

"Hoy a las 8 en punto nos han encerrado en el gueto. Yo vivo aquí ahora; el mundo está separado de mí y yo estoy separado del mundo”,

Dos días después, los nazis descubrieron a Renia y los padres de su novio y los mataron a tiros. Fue Zygmunt quien le dio cierre a la historia, escribiendo en el diario las últimas escalofriantes líneas:

“¡Tres disparos! ¡Tres vidas perdidas! El destino ha decidido quitarme a mis seres queridos. Mi vida ha terminado. Todo lo que puedo escuchar son disparos, disparos. . . Mi querida Renia, el último capítulo de tu diario está completo”.

La odisea del diario

Zygmunt logró dejar los escritos en custodia antes de ser deportado a Auschwitz, tragedia de la que sobrevivió. Al terminar la guerra, los recuperó, se mudó a Estados Unidos y se los entregó a la madre y hermana de Renia, Róża y Elizabeth, quienes habían logrado llegar a Nueva York.

El dolor hizo que decidieran conservarlos en el banco, hasta que la hija de Elizabeth, Alexandra Bellak, lo sacó en 2012 y presionó para publicar el texto y traducirlo al inglés.

Primero fue lanzado en Polonia, donde lo describen como un importante hallazgo literario, al punto de que ha generado una competencia nacional de poesía y se le compara con "El diario de una niña" de Anna Frank.

El 19 de septiembre, con el respaldo editorial de Penguin Books, la historia de Renia podrá leerse en inglés. El 24 de septiembre debutará en Estados Unidos.