Salón de comida en Doral quiere ser un destino de la buena mesa. Esto es lo que hemos probado

·5  min de lectura

¿Dices que se acabaron los salones de comida? Sostén un momento mi coctel, responde Shoma Bazaar.

El más reciente salón de comida del condado, en NW 36 Street de Doral, hace una propuesta diferente a los comensales del sur de la Florida: Quiere ser el destino de una noche de fiesta.

Shoma lo consigue haciendo de este salón algo más que un patio de comidas, que es en lo que muchos otros se han convertido, un lugar que trata de atraer al público de los almuerzos diarios, entre semana, con un precio asequible (en ocasiones demasiado caro).

Shoma Bazaar no hace eso.

Dentro de Shoma Bazaar, que abrió en marzo en Doral.
Dentro de Shoma Bazaar, que abrió en marzo en Doral.

Los candelabros dorados, los mostradores de mármol, los bancos de cuero de baja altura y la música latina de club se combinan con los murales y la carpintería arquitectónica para hacer de Shoma el salón de comidas más elegante del sur de la Florida. Los fines de semana por la noche hay un DJ o música en vivo.

Tiene ambiente. Tiene una zona de descanso. Tiene un bar curvo y envolvente con accesorios dorados iluminados indirectamente que desprenden un tipo de estilo que no se consigue en un salón de comida rápida típica como Alton Food Hall, donde Popeye’s es una de las opciones.

Aquí no hay comida rápida. Y no es barata.

Salvo algunas excepciones, como una pizza personal de $11 de Ash Pizza, la mayoría de los platos oscilan entre los $15 y los $18. Pagarás $9 por un té boba en Poke MIA, y $30 por un ramen de costilla corta en In Ramen. Pero la comida está bien hecha, tan buena como la que esperarías en un restaurante de ese precio. Y hay muchas opciones entre los 16 vendedores, incluidos los postres de lujo y café tostado en el lugar.

Probamos un par de los lugares más interesantes, como un par de salones de comidas que son sucursales de restaurantes de servicio completo.

Empezando por el mar

Frente al elegante bar de cocteles se encuentra Ella’s Oyster Bar, que empezó siendo un restaurante de servicio completo en la Calle Ocho de La Pequeña Habana.

Croquetas de cangrejo en Ella's, en el salón de comida Shoma Bazaar.
Croquetas de cangrejo en Ella's, en el salón de comida Shoma Bazaar.

Ella’s cerró durante la pandemia y reapareció en Doral, reimaginado con una barra semicircular que sirve de todo, desde ostras frescas del día hasta una cocción de almejas para dos.

Nuestra media docena de ostras saladas venían heladas con una guarnición de mignonette ácida. Las croquetas de cangrejo tenían forma de dedos de pescado pero eran crujientes y carnosas. Los buñuelos de caracol estaban rellenos de masa y con poca carne. Pero el plato a pedir son las ostras asadas, la nuestra la Miami-Orleans con Old Bay y “blackening sofrito”.

Ostras al horno de Miami-Orleans en Ella's del salón de comida Shoma Bazaar.
Ostras al horno de Miami-Orleans en Ella's del salón de comida Shoma Bazaar.

Ramen para compartir

Lamentamos la tendencia de Miami hacia el ramen de $20 hasta que nos encontramos con el ramen de costilla corta de $30 en In Ramen, una sucursal del restaurante de South Miami. El tazón es generoso y los fideos, que se preparan a mano durante el día, son carnosos en un caldo sabroso. Los gigantescos trozos de costilla son difíciles de comer con los palillos, como un muslo de pavo de la Feria de la Juventud. La opción mejor y más asequible podría ser el ramen de setas de $19, aunque cualquier opción de ramen es fácilmente suficiente para compartir.

Ramen de costilla corta en In Ramen, en el salón de comida del Shoma Bazaar.
Ramen de costilla corta en In Ramen, en el salón de comida del Shoma Bazaar.

El menú panasiático incluye tapas asiáticas, que abarcan desde las albóndigas al vapor har gow al estilo de Hong Kong hasta los panecillos char siu cantoneses. Nuestros panecillos de panceta de cerdo y costillas, servidos al estilo de las hojas de loto, fueron raciones abundantes que merecen ser pedidas de nuevo.

Baos de panceta de cerdo y costillas cortas de In Ramen en el salón de comida del Shoma Bazaar.
Baos de panceta de cerdo y costillas cortas de In Ramen en el salón de comida del Shoma Bazaar.

Cubano con un toque mexicano

Establecido desde hace tiempo en La Pequeña Habana, Doce Provisions es una sorpresa en el lado oeste de la ciudad. También lo son las influencias mexicanas en la variedad Shoma, que lo diferencian de sus influencias cubanoamericanas en 12 Street.

Tacos de camarón "El Gobernador" de Miami en Doce Provisions, en el salón de comida Shoma Bazaar.
Tacos de camarón "El Gobernador" de Miami en Doce Provisions, en el salón de comida Shoma Bazaar.

El Gobernador de Miami es una generosa orden de tacos de camarón, servidos dentro de conchas fritas tipo birria. La masa de puerco arroz chino es una vuelta de tuerca al arroz frito chino con cantidades de cerdo.

Tostones de vaca frita en Doce Provisiones en el salón de comida del Shoma Bazaar.
Tostones de vaca frita en Doce Provisiones en el salón de comida del Shoma Bazaar.

Y los tostones de vaca frita son un nombre equivocado, ya que se sirven sobre plátanos medio maduros con una carne que no es tan frita y desmenuzada como debería ser la vaca frita, sino más bien una ropa vieja. La combinación dulce y salada va bien aunque el plato se confunda.

Café y un final dulce

El aroma del café recién tostado no es su imaginación.

Tintto by Trubutto tuesta su café de importación directa y de origen colombiano in situ. Los propietarios te ruegan que lo pruebes sin azúcar, y si eres aficionado al café, deberías seguir su consejo.

Pandebono de lima y Nutella de Tintto by Trubutto en el salón de comida Shoma Bazaar.
Pandebono de lima y Nutella de Tintto by Trubutto en el salón de comida Shoma Bazaar.

Todo el dulce que necesites puede venir de la mano del pandebono dulce, que aquí está relleno de crema pastelera de lima o Nutella. Pide dos. Te pelearás por el último bocado de pandebono de lima.

Si volvemos a la época de los platos compartidos, Shoma es el lugar para hacerlo. Muchos de los platos están pensados para compartir espacio en las mesas altas o bajas con cómodos asientos de ratán.

¿A quién va dirigido el Shoma Bazaar? Podría verlo como un lugar de encuentro de lujo, después del trabajo, que está equidistante de la mayoría de los lugares de Miami-Dade.

¿La gente quiere pasar una noche en un salón de comida en Doral? No estoy seguro. Pero Shoma Bazaar está apostando mucho por ello.

Salón de comida Shoma Bazaar

Dirección: 9420 NW 41 St., Doral

Horario: De 7 a.m. a 10 p.m. de domingo a miércoles; de 7 a.m. a 11 p.m. el jueves; de 7 a.m. a medianoche el viernes y el sábado. La panadería/cafetería abre todos los días a las 6.30 a.m. para llevar.

Más información: shomabazaar.com

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.