Sacmex reserva por 3 años las bitácoras relacionadas con el desbordamiento del río Tula y la inundación que causó 14 muertes

·8  min de lectura
Río Tula
Río Tula

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) reservó de manera definitiva, por tres años, las bitácoras de operación del drenaje metropolitano correspondientes al 6 de septiembre de 2021, previo al desbordamiento del río Tula que causó la muerte de 14 personas.

Animal Político documentó que la inundación obedeció a que autoridades federales y capitalinas tomaron la decisión de enviar aguas negras hacia el municipio hidalguense para evitar afectaciones a la CDMX. El gobierno federal reconoció que la cantidad de agua enviada fue excesiva y superó la capacidad de carga del río Tula, lo que causó su desbordamiento.

Mediante solicitudes de transparencia, este medio requirió a Sacmex —una de las tres autoridades que forman parte de la Comisión Metropolitana de Drenaje— las bitácoras en las que constan, hora por hora, los niveles de almacenamiento, posiciones de compuertas y niveles de bombeo en túneles emisores, presas, lumbreras, lagunas de regulación y plantas de bombeo del sistema de drenaje metropolitano entre el 30 de agosto y el 18 de septiembre, es decir, una semana antes y dos semanas después de la inundación de Tula.

El acceso a dicha información permitiría conocer qué cantidad de agua podía almacenarse en el sistema de drenaje de la CDMX antes de expulsarla hacia el río Tula, y si esta decisión era una cuestión inevitable, de acuerdo con especialistas consultados.

Asimismo, la información permitiría saber si la Comisión Metropolitana de Drenaje vació a niveles suficientes los sistemas reguladores de la ciudad ante la previsión de lluvias importantes una semana antes del desastre, como indica el Protocolo de Operación Conjunta del Sistema Hidrológico del Valle de México, documento que rige la actuación del organismo tripartita, en el que participan la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Comisión de Aguas del Estado de México (CAEM) y Sacmex.

Tras un proceso de siete meses a través del Sistema Nacional de Transparencia, Sacmex decidió finalmente entregar las bitácoras testadas: cientos de fojas en las que la información primordial fue tachada para que no se pueda conocer su contenido. A continuación se presenta un ejemplo de los documentos tal como fueron entregados por la institución capitalina.

El Comité de Transparencia de Sacmex, en sus sesiones del 8 de marzo y el 28 de abril, avaló la reserva de la información por tres años debido a que, supuestamente, dichos documentos contienen información que puede poner en riesgo a los ingenieros y propiciar el sabotaje de infraestructura considerada estratégica. Sin embargo, las solicitudes de información realizadas no están relacionadas con la ubicación de instalaciones o sus características técnicas, sino con decisiones administrativas y niveles de almacenamiento en un periodo específico, en virtud de fenómenos pluviales que ya concluyeron y que son irrepetibles.

Sacmex incluso argumentó que dar a conocer los datos solicitados sobre tres vasos reguladores, nueve presas, seis plantas de bombeo y 17 lumbreras podría afectar la recaudación fiscal del Gobierno de la CDMX y poner en riesgo la salud de los capitalinos.

El organismo agregó que en la operación del drenaje metropolitano participan otras instituciones locales y federales (CAEM y Conagua), por lo que entregar las bitácoras excedería su propio ámbito de actuación e invadiría competencias de las otras instancias.

“Las bitácoras cuentan con información estratégica relacionada con datos técnicos y específicos de la infraestructura hidráulica (red primaria y secundaria) mediante la cual se prestan servicios de drenaje y agua residual”, señalan las actas del Comité de Transparencia de Sacmex.

“Por lo que el daño que puede producirse con la publicidad de la información es mayor que el interés público de conocerlos, lo cual conllevaría una ventaja indebida, poniendo en riesgo o vulnerando el correcto manejo y la seguridad de las instalaciones y de los operadores por amenaza, inhabilitación, destrucción, saboteo, bloqueo de tuberías, provocando la obstrucción del continuo flujo y la calidad, lo cual repercute en la recaudación fiscal por otorgar un servicio ineficaz, y hasta alteraciones en la salud y/o en los servicios públicos que se proporcionan a esta ciudad, y el daño colateral que podría afectar socialmente a las colonias aledañas u otras instalaciones como cable, luz, teléfono, entre otras, así como alterar el funcionamiento de una compuerta o los sistemas de arranque y paro, siendo el mismo caso para los equipos de bombeo, en los horarios de apertura-cierre o puesta en función saboteando la operación, lo cual podría quemar o robar algún recurso material, tales como sistemas de arranque, bombas o cables (sic)”.

Animal Político solicitó a la dirección de comunicación social de la dependencia un posicionamiento respecto de la reserva de la información. En un breve comunicado enviado a este medio, el área reiteró que la finalidad de dicha medida es preservar la seguridad de las instalaciones hidráulicas de la capital.

“Toda información, documentación o características que tengan la particularidad de estratégicas en la infraestructura hidráulica y sus instalaciones se consideran de acceso restringido en su modalidad de reservada. Bajo este criterio, lo que se procura es evitar o minimizar cualquier riesgo o amenaza a las instalaciones de la infraestructura hidráulica del Sacmex, así como a la que se comparte con la Conagua y con la CAEM, de conformidad con lo establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, señaló en su respuesta.

Especialista advierte encubrimiento

El camino para obtener las bitácoras de operación del sistema de drenaje metropolitano ha sido obstruido consistentemente por Sacmex mediante maniobras como la prolongación de plazos, la omisión de respuestas y negativas injustificadas de información.

Las irregularidades han ameritado la intervención tanto del Instituto de Transparencia capitalino —que abrió los recursos de revisión INFOCDMX/RR/IP.1995/2021, 1996/2021, 1997/2021 y 2117/2021— como del INAI, que inició el recurso de inconformidad RIA-432/21.

En los recursos de revisión, el INFOCDMX ordenó a Sacmex emitir una respuesta fundada y justificada. Siete meses después de que recibió las solicitudes de transparencia (se ingresaron el 28 de septiembre de 2021), Sacmex procedió a “fundamentar” y “justificar” en su Comité de Transparencia por qué no podía entregar las bitácoras requeridas. Esta decisión constituye la última fase del proceso administrativo de acceso a la información. El único recurso ciudadano que queda para impugnarla es acudir al Poder Judicial.

A reserva de que la Fiscalía General de la República (FGR) —que inició una carpeta de investigación por homicidio culposo y negligencia— requiera a Sacmex la entrega de dichos documentos técnicos, los ciudadanos, y especialmente las víctimas de la tragedia, tendrán denegado el acceso a la verdad y la justicia, considera Dean Chahim, ingeniero y antropólogo experto en el sistema de drenaje metropolitano.

“Me parece que quieren dejar al público en ese estado de ambigüedad de no negar ni aceptar (la responsabilidad). Es como lo que hizo el propio presidente de decir ‘soy responsable, pero no soy culpable’”, sostiene Chahim en entrevista. “Ese tipo de ambigüedad es muy productivo para ellos, porque deja fuera de nuestro alcance una prueba contundente de lo que, de alguna manera, ya sabemos que pasó, sabemos el resultado, sabemos que el agua enviada por Sacmex y Conagua detonó la inundación, ya lo hemos comprobado y explicado muchas veces, pero, para fines de una justicia, una verdad histórica, se necesitan esas bitácoras, porque son el único registro del movimiento de las aguas dentro del sistema de drenaje”, expone.

El investigador señala que las bitácoras de operación permitirían determinar si realmente era imposible contener en la CDMX las aguas negras y pluviales en lugar de derivarlas hacia Tula la noche del 6 de septiembre de 2021.

“Justamente es por eso que no quieren divulgar esos datos, porque ello puede abrir la posibilidad de un análisis secundario por parte de investigadores, periodistas, técnicos y por el público en general, de pensar y repensar qué hubiéramos podido hacer diferente”, afirma el académico.

“Y eso es lo más triste de esto, porque, sin abrir eso, nunca se va a poder tener verdaderamente esa discusión a nivel técnico y a nivel político, de que, cuando tengamos una circunstancia parecida, en que se llena todo el sistema de drenaje y se tiene que sacrificar una zona, ¿a quiénes vamos a sacrificar? Ya sabemos que tomaron la decisión de sacrificar a Tula a las aguas negras, pero la cuestión es: ¿hubiéramos podido afectar de forma más equitativa?, ¿o no sacrificar a nadie? No sabemos, y eso es justamente lo que nos han hecho: dejarnos sin el poder de saber, y eso es muy cínico de parte de Sacmex y muy contrario a cuestiones científicas”.

Chahim, que está por publicar un libro sobre la gestión política del drenaje metropolitano, sostiene que colectivamente se debe abrir una discusión sobre las alternativas del modelo de gestión de aguas residuales y pluviales, y transitar a un esquema que no implique poner en riesgo la vida de comunidades marginadas.

Como académico e investigador, yo entiendo lo que pasó a grandes rasgos, no se deben tener las bitácoras para entender ‘a grandes rasgos’, pero, para constatar en términos jurídicos lo que pasó y buscar responsables, y además vislumbrar qué alternativas hay (hacia el futuro), se necesita poder armar un modelo hidráulico del sistema, para lo cual se necesitarían los datos que están justamente tachados en las bitácoras. Sí creo que buscan evitar una responsabilidad jurídica, pero también creo que algo importante es que la responsabilidad no es de una sola persona, también es un sistema fracasado, y eso es lo que se tiene que entender”, refiere el experto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Sacmex reserva por 3 años las bitácoras relacionadas con el desbordamiento del río Tula y la inundación que causó 14 muertes apareció primero en Animal Político.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.