Lo que hay que saber sobre las elecciones de mitad de período en California

·8  min de lectura
Industry, CA, Thursday, June 16, 2022 - Mail in ballots are processed at a County facility where they are received from the post office, opened, sorted and verified then sent to be counted in Downey. (Robert Gauthier/Los Angeles Times)
Todos los votantes inscritos en California recibirán una larga papeleta para votar por correo para las elecciones de noviembre, en las que hay varias elecciones importantes a nivel estatal, del Congreso y locales. (Robert Gauthier/Los Angeles Times)

Los californianos pronto tendrán que opinar sobre las contiendas electorales que darán forma al futuro de Los Ángeles, el estado y la nación.

Los votantes -preocupados por la falta de vivienda, el precio de la gasolina, la delincuencia y la economía- se verán inundados de anuncios televisivos, folletos por correo, mensajes de texto y llamadas telefónicas a medida que los candidatos presenten sus argumentos. Campañas muy financiadas también están impulsando siete medidas electorales sobre temas tan variados como el aborto, los juegos de azar y la diálisis.

Mientras que las carreras estatales más prominentes no son probablemente competitivas debido a la inclinación de California, los votantes decidirán las carreras del Congreso que podrían determinar el control de la Cámara de Representantes, así como las elecciones altamente competitivas en Los Ángeles que instalarán la próxima generación de liderazgo en la segunda ciudad más grande del país.

Esto es lo que los votantes deben saber sobre las elecciones de mitad de período de 2022:

¿Cuándo son las elecciones?

El día de las elecciones es el 8 de noviembre. Pero en California realmente las elecciones duran un mes.

Las papeletas estarán en el correo para los 22 millones de votantes registrados en el estado a más tardar el 10 de octubre. Los californianos pueden devolver las papeletas por correo, depositarlas en los buzones o entregarlas en los centros de votación. También pueden votar por adelantado en los centros de votación o esperar hasta el 8 de noviembre para votar en los colegios electorales de su barrio.

Los californianos pueden registrarse para votar o comprobar su estado aquí.

¿Qué van a encontrar en la papeleta?

Una amplia gama de elecciones para el Congreso, oficinas estatales y locales, así como las proposiciones.

Temas locales

Las contiendas municipales se desarrollan en todo el estado. Ninguna es más emocionante que la carrera por la alcaldía de Los Ángeles entre Karen Bass y el promotor inmobiliario Rick Caruso - una prueba de si el gasto ilimitado de Caruso y su mensaje de outsider pueden superar el apoyo institucional de Bass por parte de los demócratas, incluido el presidente Biden y la mayoría de los líderes locales y sindicatos.

A principios de este año, se cuestionó si los votantes frustrados apoyarían la campaña de Caruso, centrada en la delincuencia y la falta de vivienda.

Los últimos sondeos indican que Bass tiene una ventaja significativa en la contienda, pero se espera que Caruso, un republicano de larga data que ahora está registrado como demócrata, desate una campaña masiva de publicidad en las próximas semanas.

El cargo más alto de la ciudad se abrió por última vez en 2013, y esta es la primera vez en más de un siglo que la elección se reajusta para coincidir con las elecciones estatales y nacionales. Ha atraído decenas de millones de dólares en gastos, lo que la convierte en la campaña de candidatos más cara de la historia de la ciudad. Caruso, que es multimillonario, ha gastado más de 40 millones de dólares en la contienda.

El sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, que ha sido fuertemente criticado por su gestión de las acusaciones de mala conducta, las camarillas de agentes del sheriff que actúan como pandillas y otros escándalos, se enfrentará al ex jefe de policía de Long Beach, Robert Luna, para ser el máximo responsable de la aplicación de la ley en el condado. El senador estatal Bob Hertzberg y la concejal de West Hollywood Lindsey Horvath compiten por un puesto en la Junta de Supervisores del condado -un panel poco conocido con un presupuesto de 38.500 millones de dólares que se encuentra entre los organismos locales más poderosos del país- para sustituir a Sheila Kuehl que se jubila.

Congreso

Aunque se esperaba que los republicanos tuvieran ventaja en las elecciones de mitad de mandato, los últimos acontecimientos -en particular la sentencia del Tribunal Supremo que anuló la protección federal del derecho al aborto- han suscitado dudas sobre si la participación de los votantes en noviembre podría aumentar las posibilidades de los demócratas.

Las sorprendentes cifras de crecimiento del empleo, así como el descenso de los precios de la gasolina, también podrían influir en las elecciones.

California, que pierde un escaño en el Congreso por primera vez en su historia porque no creció tanto como otras partes del país, será clave para determinar el equilibrio de poder en el Congreso. El estado, con 52 representantes, seguirá teniendo la mayor delegación del Congreso en la nación, y es sede de varias carreras competitivas.

La redistribución de distritos, que se realiza una vez por década tras el censo, ha creado nuevos riesgos para los candidatos de ambos lados.

Aunque los demócratas están a la defensiva en gran parte de la nación, son optimistas sobre sus perspectivas frente a dos de los titulares republicanos más amenazados del país en el Congreso: Reps. Mike García de Santa Clarita y David Valadao de Hanford.

García compite por tercera vez con la ex asambleísta Christy Smith para representar el distrito del norte del condado de Los Ángeles, que incluye partes del Valle del Antílope y el Alto Desierto.

El asambleísta Rudy Salas se enfrenta a Valadao para representar una franja del valle de San Joaquín, que incluye partes de los condados de Kern, Kings y Tulare.

Esos dos distritos, así como un escaño abierto en el Valle de San Joaquín, están calificados como “críticos” por el Informe Político, que ha rastreado las carreras de la Cámara y el Senado durante décadas.

Los titulares demócratas Katie Porter, de Irvine, y Mike Levin, de San Juan Capistrano, fueron elegidos en distritos más ajustados, un problema para el partido si los votantes liberales no acuden a las urnas en noviembre.

Porter y el ex asambleísta Scott Baugh, un republicano, compiten por representar un distrito afluente del condado de Orange que abarca desde Seal Beach hasta parte de Laguna Beach a lo largo de la costa, así como ciudades del interior. El exalcalde de San Juan Capistrano, Brian Maryott, se enfrenta a Levin en un distrito costero entre los condados de Orange y San Diego.

Se espera que otros cinco distritos de California sean competitivos y atraigan mucho dinero y atención.

Carreras estatales

Las contiendas para gobernador, Senado de Estados Unidos y otros cargos para representar a los 39 millones de residentes de California tienden a recibir la mayor atención.

Sin embargo, dada la ventaja de 23 puntos de los demócratas en el registro de votantes sobre los republicanos a finales de mayo, hay pocas posibilidades de que el dominio del partido demócrata en el mantenimiento de estos asientos, incluyendo la reelección del gobernador Gavin Newsom y el senador Alex Padilla, se dificulte. (La última vez que los republicanos eligieron candidatos en todo el estado fue en 2006. Y uno de ellos era una estrella de cine de acción).

La mejor esperanza del GOP en todo el estado es Lanhee Chen, un experto en política bien conocido que se postula para controlador, el principal funcionario fiscal de California. Su rival es Malia Cohen, una demócrata que preside la Junta de Ecualización del estado.

Aunque Chen recaudó casi 2,9 millones de dólares hasta el 30 de junio, la mayor cantidad de cualquier candidato republicano a nivel estatal, según la oficina del secretario de Estado de California, es poco probable que sea suficiente para superar su falta de reconocimiento entre los votantes en un estado con uno de los mercados de medios de comunicación más caros del país.

Otras elecciones estatales que se decidirán en noviembre son las de vicegobernador, secretario de estado, tesorero, fiscal general, comisionado de seguros y superintendente de instrucción pública.

Los votantes también emitirán votos para la Junta Estatal de Ecualización, la Legislatura y el sistema judicial.

Propuestas

De las siete propuestas estatales que se presentan en la papeleta, el juego es, como es lógico, la que más dinero atrae. Se requiere una mayoría simple para aprobar todas estas proposiciones.

Ya se han gastado cientos de millones de dólares en dos medidas de apuestas deportivas que compiten entre sí, las propuestas 26 y 27. La primera legalizaría las apuestas deportivas en persona en tierras tribales y en algunos hipódromos, mientras que la segunda permitiría a las tribus con licencia y a empresas como FanDuel y DraftKings ofrecer apuestas deportivas en línea.

La propuesta 31 prohibiría la venta de la mayoría de los productos de tabaco aromatizados. Las empresas tabacaleras han gastado decenas de millones de dólares para oponerse a esta iniciativa.

Los californianos ricos pagarían un impuesto adicional del 1,75% sobre los ingresos superiores a 2 millones de dólares para financiar los vehículos de emisiones cero y los programas contra los incendios forestales si los votantes aprueban la Proposición 30. Uno de los principales patrocinadores de esta iniciativa es la empresa de transporte compartido Lyft.

Aunque el derecho al aborto es sagrado en California, la Asamblea Legislativa votó a favor de incluir una enmienda a la constitución del estado en la votación de noviembre después de que el Tribunal Supremo anulara el caso Roe vs. Wade. La Proposición 1 protegería explícitamente el derecho al aborto en California.

La Proposición 28 proporcionaría unos mil millones de dólares del fondo general del estado para pagar la educación artística y musical en las escuelas públicas.

Por tercera vez, se preguntará a los votantes si quieren una mayor supervisión de los centros de diálisis renal. La propuesta 29 exigiría que las clínicas tuvieran un médico, una enfermera o un asistente médico en las instalaciones durante las horas de tratamiento.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.