¿Sabías que Jennifer Aniston tuvo que perder 13 kilos para poder trabajar en Hollywood?

Su papel de Rachel en 'Friends' la catapultó a la fama convirtiéndola en un icono de la televisión cuyo estilo sigue siendo muy admirado hoy en día (tanto que Ralph Lauren acaba de lanzar una colección en su honor). Sin embargo, sus inicios como actriz no fueron un camino de rosas para Jennifer Aniston. Así lo ha revelado el libro 'Generation Friends: An Inside Look at the Show That Defined a Television Era' ('Generación Friends: Una mirada al programa que definió una era televisiva'), que acaba de salir publicado para rendir homenaje a la mítica serie en su 25º aniversario. Al parecer, su representante le aconsejó que adelgazara si quería conseguir un papel en Hollywood. "Aniston para nada no estaba gorda", cuenta el escritor Saul Austerlitz en su libro. "Todos podían ver lo hermosa que era, pero como le demostró el programa al que estaría relacionada de por vida, la cámara engordaba cinco kilos".

VER GALERÍA

Jennifer Aniston tuvo que perder 13 kilos para poder trabajar en Hollywood

"Si quería quedarse en Hollywood tenía que perder al menos 13 kilos", asegura Austerlitz, que cuenta que: "Los Ángeles era un lugar muy duro para ser actriz, un lugar muy duro para ser mujer... y su agente ya se estaba empezando a molestar". La propia Jennifer ha hablado al respecto en alguna ocasión, asegurando que en aquella época su alimentación no era la más adecuada y que abusaba de comidas poco saludables. "Comía demasiados sándwiches de mayonesa. Mayonesa con pan blanco... la cosa más deliciosa del mundo", dijo en una entrevista que concedió hace algunos años a la revista Rolling Stone. "Mi agente me lo dijo directamente. Lo más triste de Hollywood, estaba perdiendo trabajos porque pesaba demasiado". 

Como muchas actrices, Aniston ha vivido en primera persona la presión de la industria por estar delgada, aunque en su caso contaba que su dieta era "terrible", a base de batidos de leche y patatas fritas con salsa. "Fue bueno empezar a prestarle atención", confesó. Después de eso, consiguió que la contrataran para interpretar el personaje de Rachel en 'Friends', que estuvo en antena desde el año 1994 hasta 2004, y que fue el papel más importante de su carrera.

VER GALERÍA

Jennifer Aniston tuvo que perder 13 kilos para poder trabajar en Hollywood

A sus 50 años, Jennifer parece haber encontrado la fórmula de la eterna juventud y es habitual verla presumiendo de belleza y una figura envidiable. Eso sí, nada es por arte de magia, sino que es el resultado de constancia, muchos mimos... y una considerable inversión económica. Tal y como recoge el libro 'Friends with benefits', de Ian Halperin, la actriz invierte en su cuidado personal unos 220.000 euros al año a su cuidado y a su bienestar, tanto interior como exterior. Además de sus clases de Yoga y sus entrenadores personales (en los que se gasta alrededor de 3.500 euros mensuales), también suele realizarse tratamientos de láser para reafirmar su piel, y destina una gran parte de su presupuesto a cosméticos como aceites faciales o sérums (unos 1.400 euros / mes).