Rusia acuerda proveer vacunas a Bolivia pero persisten dudas sobre la cantidad de dosis

Vladimir Soldatkin y Daniel Ramos
·3  min de lectura
IMAGEN DE ARCHIVO. Un alínea de frascos se ve durante la producción de la vacuna contra el COVID-19 Gam-COVID-Vac, también conocida como Sputnik-V, en San Petersburgo, Rusia

Por Vladimir Soldatkin y Daniel Ramos

MOSCÚ, LA PAZ, 30 dic (Reuters) - El fondo soberano ruso RDIF y Bolivia firmaron un acuerdo para el suministro de 2,6 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V, dijo RDIF el miércoles en un comunicado, pero una aparente discrepancia en los números eclipsó el anuncio del primer gran acuerdo de vacunas de la nación sudamericana.

RDIF señaló que el acuerdo hará posible que más del 20% de la población de Bolivia tenga acceso a la inmunización y que el suministro de la vacuna será facilitado por los socios internacionales de RDIF en India, China, Corea del Sur y otros países, agregó.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, quien asumió el cargo el mes pasado en plena pandemia, dijo que el acuerdo era por 5,2 millones de dosis para 2,6 millones de personas, o el doble de la cantidad descrita por RDIF.

"Con este contrato estamos garantizando 5.200.000 dosis para el pueblo boliviano", dijo Arce en un acto de firma al que también asistieron el vicepresidente y ministro de Salud de Bolivia, el director general de RDIF Kirill Dmitriev y funcionarios de la cancillería rusa.

Arce dijo que Rusia enviaría 6.000 dosis, para 3.000 "tratamientos", en enero para vacunar a sus poblaciones más vulnerables, 1,7 millones de dosis para fines de marzo y el resto "entre abril y mayo".

Cuando se le solicitó confirmación del número de dosis, el Ministerio de Salud de Bolivia dijo que el contrato estipulaba 5,2 millones de dosis para 2,6 millones de personas. RDIF no respondió a una solicitud de aclaración.

Bolivia tiene una población de 11,35 millones de personas, el 20% totaliza 2,27 millones de habitantes.

El acuerdo con Bolivia es la última señal de que la vacuna rusa está avanzando en las naciones latinoamericanas deseosas de una mayor capacidad de inmunización, incluida la vecina Argentina y Venezuela.

El lunes, Reuters informó que el primer gran envío internacional de Rusia de su vacuna contra el coronavirus la semana pasada (300.000 dosis enviadas a Argentina) consistió solo en la primera de las dos dosis de la vacuna, que es más fácil de preparar que la segunda.

A diferencia de la mayoría de las otras vacunas contra el COVID-19, que se administran en dos inyecciones del mismo producto, Sputnik V se basa en dos dosis administradas utilizando diferentes virus inactivos, conocidos como vectores.

El presidente ruso Vladimir Putin se ha referido a una opción de un solo componente como una "vacuna ligera", que dijo que proporcionaría menos protección que los dos componentes, pero "aún alcanzará el 85%" de efectividad.

Bolivia, que ha sufrido meses de tensión tras las elecciones presidenciales del 2019 que llevaron a la renuncia del entonces presidente Evo Morales, ha luchado para asegurar acuerdos bilaterales para el suministro de vacunas.

El país dijo que también espera vacunar hasta el 20% de su población en el primer trimestre del próximo año a través de la iniciativa global COVAX, que cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud y busca asegurar la distribución equitativa de las vacunas.

(Reporte de Vladimir Soldatkin y Daniel Ramos. Editado en español por Javier López de Lérida y Eliana Raszewski)