Ruidos y críticas en el oficialismo tras el rearmado del gabinete

·4  min de lectura
Alberto Fernández y Elizabeth Gómez Alcorta en Olivos
Twitter

El anuncio del nuevo gabinete, tras la crisis poselectoral del Gobierno, ya despierta críticas y ruidos internos. Entre las primeras estuvo la designación de Juan Manzur como jefe de Gabinete, quien se suma a la gestión que tuvo una postura activa para la legalización de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), mientras él se manifestó en contra del tema.

En su nuevo cargo será jefe de Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Género y Diversidad, quien en marzo de 2019 lo denunció penalmente, junto a referentes feministas, por “obstaculizar el aborto de la niña L, quien había sido violada”, como ella misma relató entonces.

La atención sobre la cuestión de género también se extiende a la cada vez menor cantidad de mujeres en el gabinete, tras el último desplazamiento de Sabina Frederic en Seguridad.

Desde que se conocieron las designaciones también surgieron dudas respecto de cómo será la convivencia en el equipo de gobierno de Aníbal Fernández, que llega a Seguridad, y Julián Domínguez, quien se hará cargo de la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca. Ambos compitieron en las primarias de 2015 para candidatearse a la Gobernación bonaerense, lo que desató una feróz interna entre ambos.

El caso Manzur

Las posturas del gobernador tucumano en torno del tema aborto despertaron en las últimas horas tanto cuestionamientos externos como internos. Y, según pudo saber LA NACION, desde Mujeres Gobernando, el grupo que nuclea a funcionarias de todos los sectores del gobierno, se cuenta con el compromiso del Presidente respecto de que “no se retrocederá ni un centímetro en los derechos adquiridos” en materia de mujeres y diversidades.

“Vamos a seguir en esa línea”, indicaron y enumeraron los derechos obtenidos como la legalización del aborto y el cupo trans. “Está claro que Manzur no va a hacer nada discordante con la línea del gobierno en la materia”, agregaron las voces consultadas buscando bajar la tensión.

En busca de enviar una señal en el tema, Fernández se reunió ayer previo a viajar a La Rioja con Gómez Alcorta. De acuerdo a lo que publicó la funcionaria en su cuenta de Twitter, el mandatario la convocó “a una reunión de trabajo en la que reafirmamos nuestro compromiso irrevocable e ineludible con las políticas de género y diversidad”. Tras lo que agregó que también “conversaron sobre la falta de paridad de género en el Gabinete con especial preocupación” y que el mandatario le aseguró “que trabajaremos en conjunto para revertirlo”.

Alberto Fernández y Juan Manzur, ayer en La Rioja
Presidencia


Alberto Fernández y Juan Manzur, ayer en La Rioja (Presidencia/)

El detalle no es menor a la vista de las críticas que surgieron luego de que entre las últimas bajas hubiera una mujer y no así entre los entrantes.

Fernández comenzó su gestión con cuatro ministras en diciembre de 2019: Gómez Alcorta, Sabina Frederic, Marcela Losardo y María Eugenia Bielsa. Las dos últimas fueron las primeras en ser desvinculadas de la gestión y en su reemplazo entraron hombres. El viernes sucedió lo mismo con Frederic, cuyo reemplazo será Fernández.

El único movimiento en sentido opuesto fue el de Carla Vizzotti en reemplazo de Ginés González García. Así, de momento, entre las ministras sólo quedan ella y Gómez Alcorta. En tanto que desde Rosada resaltan nombres de mujeres en otros cargos estratégicos como el de Vilma Ibarra, en Legal y Técnica; el de la asesora presidencial Cecilia Nicolini; y el de la Directora Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, Mercedes D’ Alessandro.

Tras su encuentro con el mandatario, Gómez Alcorta señaló que Fernández también le encomendó “que hoy mismo avance en la redacción de un decreto que promueva la igualdad de género en las designaciones de funcionarias y funcionarios de los ministerios del Poder Ejecutivo Nacional”.

El duelo bonaerense

Sobre la relación entre Fernández y Domínguez, cuya pelea interna terminó beneficiando a María Eugenia Vidal que competía por Cambiemos, se asegura que las diferencias quedaron “en el pasado puro”. Las fuentes consultadas coincidieron en que para eso fuera posible medió un encuentro meses atrás en SMATA. “Charlaron y dejaron todo atrás, como responde”, agregaron.

Esa charla, según cuentan, fue a instancias de Ricardo Pignanelli, secretario general del gremio. Para entonces ambos llevaban un lustro enemistados. Fue luego de que, en 2015, tras un arduo conteo de votos, Domínguez se asumiera perdedor, pero acusara a Fernández de fraude, “Terminé de hacer la auditoría que encargamos treinta días después. No nos dió el resultado que publicó el Correo”, aseguró entonces. Fernández le respondió: “aparte de traidor, un idiota”. Con el tiempo le sumaría otro descalificativo: “burro”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.