Donald Trump cambia de look tras perder las elecciones

LA NACION
·3  min de lectura

NUEVA YORK (ANSA).- El presidente Donald Trump sorprendió ayer su primer encuentro con la prensa desde que el sábado pasado se declaró a Joe Biden como ganador de las elecciones. Pero, a diferencia de lo que muchos pensaban (que podía sorprender al admitir su derrota), lo llamativo llegó por otro lado: su cabello está gris, en lugar del amarillo canario de los últimos cuatro años.

Hasta el momento no hubo explicaciones oficiales sobre el repentino platinado del mandatario. Pero sí teorías, chistes y memes en las redes sociales, que se llenaron de comentarios sobre el cambio de look del mandatario.

El color llamativo del cabello de Trump, al igual que el de su bronceado, es un comentario habitual en Estados Unidos y el propio mandatario ha hecho declaraciones al respecto. En agosto pasado, incluso, en plena pandemia, el mandatario propuso modificar una ley para que las duchas tengan una mayor presión. "En los cabezales de la ducha, cuando te duchas, el agua no sale. Uno quiere lavarse las manos, el agua no sale. Entonces, ¿Qué se hace? ¿Te quedás ahí más tiempo, te duchás más? Porque mi cabello, no sé ustedes, pero tiene que ser perfecto. Perfecto", dijo en ese momento.

En su declaración de ayer en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, Trump mantuvo su postura de no reconocer la victoria del demócrata, aunque estuvo cerca de cometer un desliz. En un discurso enfocado en la pandemia del coronavirus, que tiene a Estados Unidos como el país con más muertos del mundo, el presidente dijo: "Esta administración no irá a una cuarentena. Con suerte, el... pase lo que pase en el futuro, quién sabe qué administración será, supongo que el tiempo lo dirá. Pero puedo decirles que esta administración no irá a una cuarentena".

(VIDEO) Trump parece admitir su derrota electoral y se retracta después

Mientras tanto, grupos de derecha que apoyan al presidente norteamericano organizaron marchas para este mediodía (hora local) cerca de la Casa Blanca, en Washington. La gran duda hasta esta mañana era si el propio Trump daría el presente en la protesta de quienes, como él, afirman que los demócratas "robaron" la elección, una denuncia hasta ahora infundada.