Roma y Turín, en juego en la segunda vuelta de las municipales en Italia

·3  min de lectura

Roma, 17 oct (EFE).- Unos 5 millones de italianos están convocados a votar en la segunda vuelta de las elecciones municipales que se celebra hoy y mañana en 65 ciudades de 15 regiones del país, aunque todas las miradas estarán puestas en Turín y, sobre todo, en Roma, donde una victoria del centroizquierda apuntalaría su triunfo de hace dos semanas.

Los colegios electorales, abiertos hoy desde las 07.00 horas locales (05.00 GMT) a las 23.00 (21.00 GMT), cerrarán mañana a las 15.00 (13.00 GMT), cuando se harán públicos los primeros sondeos y se comenzará con el escrutinio, cuyos resultado final se espera en las horas siguientes.

La baja afluencia a las urnas, que en la primera vuelta rozó el 55%, puede marcar de nuevo la votación, para la cual no será necesario presentar el certificado sanitario anti Covid, a pesar de su entrada en vigor en los puestos de trabajo el pasado viernes, aunque sí habrá que acudir con mascarilla.

Además de en Roma y Turín se vota en diez capitales de provincia: Trieste, Varese, Savona, Latina, Benevento, Caserta, Isernia, Cosenza, aunque la mayor expectación es la que levanta la capital italiana, donde habrá un nuevo alcalde tras la derrota en el primer turno de Virgina Raggi, del Movimiento 5 Estrellas (M5S).

En liza están el candidato del centroderecha, el abogado Enrico Michetti, del ultraderechista Hermanos de Italia, que logró un 30,15 % de los votos en la primera vuelta, y el exministro Roberto Gualtieri, del Partido Democrático (PD), la mayor fuerza progresista del país, y que obtuvo un 27,03%.

La victoria de Gualtieri parece más probable, ya que puede llevarse muchos de los votos que recogieron hace dos semanas tanto el independiente Carlo Calenda (19,82 %) como la alcaldesa saliente (19,08 %), aunque la falta de una candidatura única del centroizquierda podría pasarle factura.

Calenda y el líder del M5S, Giuseppe Conte, ya han mostrado su preferencia por Gualtieri o más bien su distanciamiento del ultraderechista Michetti, una apuesta personal de la líder de su partido, Giorgia Meloni, aceptada por las otras formaciones del centroderecha, la Liga y Forza Italia (FI).

Las tres criticaron sobremanera que este sábado, en la jornada de reflexión, se celebrara una manifestación en el centro de la capital que reunió a decenas de miles de personas para pedir la ilegalización de los movimientos fascistas, al considerarla una injerencia en el proceso electoral.

En Turín (norte), donde la afluencia a las urnas en la primera vuelta fue aún más baja que en Roma, con un 48%, la batalla entre el candidato del centroizquierda, Stefano Lo Russo, y del centroderecha, Paolo Damiliano, está aún más reñida y en estas dos semanas ambos se han esforzado en buscar el apoyo de la periferia, donde menos se votó en el primer turno.

En cualquier caso, el triunfo de los candidatos del centroizquierda apuntalaría la victoria que logró esa ideologia en la primera vuelta de las elecciones, cuando se hizo con las alcaldías de las ciudades más importantes en liza, como Milán (norte), Nápoles (sur) y Bolonia (centro), dejando al líder de la Liga, Matteo Salvini, y a Meloni como los claros perdedores de la cita electoral.

"Si ganamos en Turín y Roma, eso fortalecerá el Gobierno de Mario Draghi", dijo el secretario general del PD, Enrico Letta, a pesar de que la Liga y FI también forman parte del Ejecutivo de unidad nacional que encabeza el expresidente del Banco Central Europeo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.