Rodeado de pocos asesores, un melancólico Trump se enfada con Pence

Steve Holland, Andrea Shalal y Jeff Mason
·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, parte en un viaje a West Point, Nueva York, desde el jardín sur de la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos, 12 de diciembre de 2020.

Por Steve Holland, Andrea Shalal y Jeff Mason

WASHINGTON, 7 ene (Reuters) - El presidente de Estados Unidos Donald Trump se ha aislado cada vez más en la Casa Blanca, confía en un pequeño grupo de asesores leales y arremete contra aquellos que se atreven a contradecirlo, incluido el vicepresidente Mike Pence, dijeron cuatro fuentes familiarizadas con el asunto.

Algunos asesores veteranos se han abstenido de hablar con Trump después de que enardeció a cientos de seguidores cerca del Capitolio de Estados Unidos, en lo que incluso sus compañeros republicanos calificaron como una profunda mancha en su legado.

El asalto sin precedentes al Capitolio el miércoles obligó a que Pence y miembros del Congreso fueran evacuados justo cuando se habían reunido para certificar la victoria del presidente electo Joe Biden sobre Trump en las elecciones de 2020. Cuatro personas murieron en el caos, incluyendo una mujer a la que le disparó la policía.

"No quiero", dijo un asesor, que habló con la condición de permanecer anónimo, cuando se le preguntó si había tenido algún contacto reciente con el presidente.

Trump ha arremetido repetidamente contra Pence, en público y en privado, por negarse evitar que el Congreso certifique la victoria de Biden, y ha estado furioso con el jefe de gabinete del vicepresidente, Marc Short, por afirmar que éste cumpliría con su deber constitucional, dijeron las fuentes.

Esta semana, Trump regañó a Pence a la cara, dijo una fuente. La oficina del vicepresidente no quiso hacer comentarios.

Sin embargo, el senador republicano Jim Inhofe dijo al periódico Tulsa World que habló con Pence el miércoles por la noche.

"Conozco a Mike Pence desde siempre", dijo. "Nunca he visto a Pence tan enfadado como lo estaba hoy".

Un exfuncionario del gobierno dijo que la ruptura entre los dos era profunda y que no se volverían a hablar nunca más.

Pence, exgobernador de Indiana y exlegislador republicano que alberga ambiciones presidenciales, ha sido leal a Trump durante los cuatro años de mandato del presidente.

Un asesor de Pence dijo que "todos los que le rodean están muy orgullosos de él" por la forma en que cumplió con su deber constitucional y que le había dicho a Trump con antelación lo que planeaba hacer.

"Mike Pence no sorprende al presidente. Fue honesto sobre lo que iba a hacer", añadió el asesor.

LOS LEALES 'LO INCITARON'

Trump estaba extremadamente agitado el miércoles, yendo del Despacho Oval al comedor privado, inicialmente con energía, pero cada vez más enojado y ensimismado, dijo una fuente.

Trump no permitió que el personal le ayudara a elaborar ningún mensaje más temprano el miércoles. "No es una situación controlada", dijo la fuente, hablando con la condición de anonimato.

El jueves, Trump, un golfista frecuente que posee varios campos, entregó la Medalla de la Libertad a Annika Sorenstam y Gary Player, jugadores del Salón de la Fama del Golf. La ceremonia, que normalmente es con público, se realizó a puerta cerrada.

Trump se ha rodeado de un grupo cada vez más reducido de leales que atienden a sus caprichos, entre los que se encuentran el director digital Dan Scavino, el asesor personal John McEntee, el asesor comercial Peter Navarro, el escritor de discursos Stephen Miller y el abogado personal Rudy Giuliani, según una fuente.

"Es triste. Esta es la gente que lo rodea y lo incita", dijo la fuente, que también pidió no ser identificada.

La Casa Blanca no quiso hacer comentarios.

El exasesor de Trump, Sam Nunberg, dijo que el temperamento de Trump reflejaba su aversión a perder.

"Este es él en definitiva cuando pierde. Así es como es al final", dijo Nunberg.

(Reporte de Steve Holland y Andrea Shalal; Editado en español por Javier López de Lérida)