Richard Huckle; así murió uno de los pedófilos más terribles de la historia

·2  min de lectura
Richard Huckle; así murió uno de los pedófilos más terribles de la historia
Richard Huckle; así murió uno de los pedófilos más terribles de la historia

En Ashford, Kent habitaba una familia común a muchas otras familias, con una economía estable y devotos de la fe de Jesús; acostumbraban a participar en eventos caritativos en favor de los que menos tienen. Richard Huckle nació en el núcleo de esa familia, el 14 de mayo de 1986.
Es indefinido saber cuáles son las detonantes que desequilibran la conducta de ciertos criminales atroces. Richard Huckle era un adolescente normal. Según quienes lo conocieron, solía ser un niño serio, pero ningún indicio alertaba que fuera a convertirse en un criminal.
Acostumbrado a viajar desde su adolescencia, Huckle decidió documentar sus expediciones. Así pasó sus días en Malasia, la India, Singapur y Laos.
Había mantenido un historial limpio frente a la justicia, hasta que en el 2014 lo arrestaron, en el aeropuerto de Gatwick por graves delitos contra niños en su contra. A consecuencia de no tener un historial delictivo, le conceden la prisión domiciliaria, hasta que las investigaciones finalizaran; su cámara y su computadora quedaron en manos de las autoridades.
Dentro de las investigaciones previas y posteriores al arresto de Richard Huckle, se descubrió que existía una red de pedófilos llamada The Love Zone, donde traficaban material de abuso infantil de muchas partes del mundo. Los investigadores dieron con el administrador de la página, Shannon McCoole, que fue sentenciado a 35 años de prisión y cuya detención tuvo como resultado el rescate de 85 niños. Shannon abrió la puerta para que se identificaran a otros pedófilos, entre los que figuraba Richard Huckle como uno de los más destacados.
Los investigadores siguieron sus pasos y lo arrestaron definitivamente cuando estuvo de regreso en el Reino Unido para pasar las fiestas navideñas. Le fueron agregados 91 casos de abuso infantil y otros cargos de la misma índole; las autoridades britanicas le negaron el derecho a fianza. Fue sentenciado a 22 cadenas perpetuas. Entre los muchos casos que le fueron imputados, datan los que cometió cuando hacía sus peregrinaciones; en uno de esos casos, había convencido a un pastor de que lo condujera hasta un orfanatorio para fotografiar a los niños. Más de una hora tomó leer todas las acusaciones, de las cuales aceptó 71 de ellas.
El 6 de julio del 2016 se aprobó su sentencia y fue encarcelado junto con otro delincuente de índole sexual, llamado Paul Fitzgerald quien una noche, lo asesinó cruelmente, además de abusar sexualmente de él.
Richard murió en el 2019 a la edad de 33 años; cuando los médicos revisaron su cuerpo, hallaron que Richard había sido violado con utensilios de cocina y le habían penetrado un bolígrafo por la nariz hasta llegar al cerebro. Creo que lo maté, dijo Fitzgerald al carcelero.
Así murió uno de los peores pedófilos de la historia. Se le adjudican 200 violaciones contra menores de entre 6 meses y 12 años de edad.

VIDEO RELACIONADO: Perro entra al hábitat de gorilas en el Zoológico de San Diego