Ricardo Gelpi fue elegido como nuevo rector de la UBA

·4  min de lectura
Ricardo Gelpi
Ricardo Gelpi - Créditos: @UBA

La Universidad de Buenos Aires tiene nuevo rector. El actual decano de la Facultad de Medicina, Ricardo Gelpi, fue elegido esta mañana como la máxima autoridad de la UBA, en una asamblea universitaria donde obtuvo una amplia mayoría entre los 234 votos totales: 174 a favor, 53 abstenciones y un voto negativo. Los ausentes fueron seis.

Alberto Barbieri, que dirigió la UBA durante los últimos ocho años, dejará libre el espacio a fines de julio, y como había anticipado LA NACIÓN en una entrevista reciente, Gelpi era un candidato fuerte, que cuenta con todo el respaldo del rector saliente. Además del actual decano de la Facultad de Medicina, Gelpi es un investigador de gran trayectoria, director del departamento de Patología y también presidente del Foro Argentino de Facultades y Escuelas de Medicina Pública, entre otros cargos de relevancia. Como investigador, ha publicado más de 130 trabajos científicos en revistas nacionales e internacionales.

Luego del anuncio, Gelpi fue convocado al estrado armado para la ocasión en el Teatro de la Ribera, en La Boca, y en su discurso pasó lista de las principales medidas estratégicas que llevará adelante durante su gestión, que comienza el próximo 1° de agosto. En primer lugar, se ocupó de destacar la gestión de su antecesor y la “tremenda capacidad” que tuvo la UBA en dar respuesta a la continuidad pedagógica y académica durante la pandemia. “Todo lo bueno hecho durante el rectorado a cargo del doctor Barbieri debe ser mantenido. Pero como en todas las instancias de la vida, las cosas son mejorables y podemos seguir construyendo el futuro de la UBA”, sostuvo Gelpi.

A continuación, enumeró: “Hay que procurar un flujo continuo y permanente de información fiable. Se ha trabajado mucho, y bien, sobre este tema, pero necesitamos contar con estadísticas confiables. Si no tenemos números confiables no podemos hacer diagnósticos certeros para mejorar ningún aspecto de la UBA”, aseguró.

Luego se refirió a la alta tasa de deserción que se da en los primeros años y la duración de las carreras de grado, que en algunas facultades es muy extensa. “No son problemas sencillos de resolver, pero deben ser puestos en agenda -observó-. Sin dudas, el sistema de concursos es una de las fortalezas de la UBA, pero la lentitud, especialmente, en algunas facultades, afecta esta condición”.

Otro de los déficits académicos que preocupan a Gelpi está en la obtención de posgrados por parte de los docentes. “Es un paso clave en la formación. Sin embargo, es un punto flojo, y el número de docentes que alcanzan el grado de doctor son pocos. También hay limitaciones con las maestrías, porque incluso después de terminadas no se concluye con las tesis, o se demoran más de lo esperado”.

La internacionalización de la UBA fue, sin dudas, uno de los logros de Barbieri, y su trabajo también quedó plasmado en la buena reputación que esta casa de altos estudios obtuvo en los ránkings que miden la excelencia de las universidades alrededor del mundo. El ejemplo más cercano es la última edición del ranking QS, donde la UBA volvió a consagrarse entre las 100 mejores universidades del mundo.

“La UBA ha logrado importantes avances a nivel internacional; sin embargo, necesitamos abrirnos aún más al mundo y reforzar las conexiones y los convenios con otras casas de estudios, que garanticen también una relación entre la docencia y la investigación”, señaló Gelpi.

La Asamblea Universitaria que determinó la victoria de Gelpi estuvo compuesta por los miembros del Consejo Superior y de los Consejos Directivos de las Facultades, que a su vez están integrados por ocho representantes que van por los profesores, cuatro representantes por los estudiantes y cuatro representantes por los graduados. En tanto, el Consejo Superior lo componen el rector, los decanos de todas las facultades, cinco representantes que van por el claustro de profesores, cinco por el de graduados y otros cinco por el claustro de estudiantes.

Así como Barbieri ya tiene sucesor, lo mismo ocurrirá con la máxima autoridad de la Facultad de Medicina. En reemplazo de Gelpi estará el psiquiatra Ignacio Brusco, que también es neurocientífico, director de la Asociación Civil Alzheimer Argentina y el actual vicedecano de la facultad. Claudia Negri, que fue una de las oradoras durante esta mañana, y que respaldó de manera rotunda la elección de Gelpi, será la vicedecana.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.