Reverendo William Barber pide a Biden que no permita se descarrilen los “llamados a la unidad”

Andrew Buncombe
·10  min de lectura
<p>“Hoy estamos en un aprieto. El problema es real, y nos guste o no, estamos juntos en este lío como nación

“Hoy estamos en un aprieto. El problema es real, y nos guste o no, estamos juntos en este lío como nación

(Getty Images)" />

Cuando el reverendo William Barber oró por Joe Biden y Kamala Harris, pidió que fueran bendecidos con valor.

Los desafíos que heredaban de Donald Trump, dijo, exigían soluciones audaces y progresistas. Necesitaban actuar con rapidez. Sobre todo, deberían renunciar a asegurar el cambio mediante “llamamientos simplistas a la unidad”.

“Hoy estamos en un aprieto. El problema es real, y nos guste o no, estamos juntos en este lío como nación”, dijo el reverendo Barber, quien también citó del libro de Issiah. “Si queremos salir de este aprieto y avanzar juntos, no podemos aceptar las disparidades raciales, la violencia y las infracciones que afectan a los afroamericanos, los morenos, los nativos y los asiático-americanos al tiempo que ofrecen daños colaterales a nuestros hermanos y hermanas blancos pobres y, en última instancia, a nuestros toda la democracia".

Si sus palabras sonaron tanto un grito político como una homilía, es porque lo fueron. Desde que estableció en 2017 la Campaña de los Pobres: Un Llamado Nacional para un Avivamiento Moral, el reverendo Barber ha combinado las escrituras con una política claramente liberal.

Sin embargo, lo que puede haber sido sorprendente, después de haber visto durante cuatro años al presidente Trump tratar de reunir las palancas de la religión para beneficiar a los de la derecha, fue escuchar un lenguaje tan progresista desde el púlpito como parte del servicio de inauguración presidencial transmitido desde la Catedral Nacional de Washington.

“La teología de la liberación dice que el trabajo principal de la fe es desafiar las mentiras con la verdad, desafiar el odio con amor, desafiar la injusticia con justicia, es en realidad cristianismo ortodoxo”, dice Barber, de 57 años, a The Independent.

“Lo que hemos visto es una aberración. Tenemos mucha negligencia teológica, que raya en la herejía”.

Agrega: “Cuando la gente intenta sugerir que ser cristiano es un estado privado, que no tiene nada que ver con las realidades públicas, o cuando la gente trata de usar el cristianismo para justificar la codicia, el racismo, el odio o la xenofobia, eso es no el cristianismo, eso es herejía".

Los comentarios del reverendo Barber se producen cuando Biden busca cumplir una promesa de campaña de trabajar con ambas partes. Dice que necesita la cooperación de republicanos y demócratas por igual, no sólo en un paquete de ayuda de COVID, sino en otras partes de su agenda. Esta semana, 10 senadores republicanos se reunieron con Biden en la Oficina Oval, donde buscaron reducir su propuesta de $1.9 billones a alrededor de $618 mil millones.

El reverendo Barber dice que Biden debe recordar que la unidad no es lo mismo que unanimidad. En resumen, dice, ya tienen los números para ponerse a trabajar.

“Hay una diferencia entre unidad y unánime. Si la idea de la unidad significa que todos juntos, que todos vayan en la misma dirección, esa es sin duda una de nuestras esperanzas”, dice.

Sin embargo, dice que en momentos clave en la historia de la nación, cuando la gente buscaba seguir adelante, como la lucha de Franklin D. Roosevelt para aprobar el "New Deal", o durante el movimiento de derechos civiles de las décadas de 1950 y 1960, hubo un firme rechazo de los que se oponen al cambio.

“Lo que entendemos por unidad es suficiente de nosotros. Suficiente gente que saldrá adelante en este momento”, dice. "El cincuenta y cinco por ciento de las personas pobres y de bajos recursos en esta última elección votaron queriendo seguir adelante, votaron por Biden-Harris, votaron por salarios dignos, votaron para abordar el racismo sistémico, votaron para expandir la atención médica".

Él dice que la política es un juego de 50 más uno, un punto similarmente planteado por personas como el senador Bernie Sanders, quien ha dicho que haciendo uso del llamado "proceso de reconciliación, que no es exactamente lo que parece", los demócratas puede aprobar proyectos de ley presupuestarios sin la necesidad de obtener los 60 votos necesarios para superar cualquier obstrucción.

“Necesitamos suficientes de nosotros, y somos suficientes: negros, blancos, morenos, asiáticos, nativos, jóvenes, viejos, homosexuales, heterosexuales”, dice el reverendo.

“Si son suficientes demócratas, lo haremos. Si son demócratas y republicanos, lo hacen juntos. Pero lo que no se hace es no sacrificar salarios dignos, atención médica, ampliar los derechos de voto, abordar las realidades climáticas. No sacrificas esas cosas por un sentido falso o una idea simplista sobre la unidad total ".

Sigue siendo el primer día de la administración Biden. El servicio de oración un día después de la inauguración en el que habló el reverendo Barber fue hace apenas dos semanas. ¿Cómo juzga el desempeño del presidente hasta ahora?

“En primer lugar, tenemos que recordar que es sólo una semana, después de cuatro años de intensa regresión bajo Trump y 50 años de regresión bajo los republicanos”, dice.

El reverendo Barber, cuya organización ha destacado 14 políticas que Biden debería introducir de inmediato, dice que se siente alentado por algunos de los pasos que él y Harris han tomado. En el pasado, dice, los demócratas a menudo perseguían ideas "neoliberales" destinadas a ayudar a la clase media, mientras que la pandemia ha subrayado cómo la nación debe ser levantada "de abajo hacia arriba".

Dice que las órdenes ejecutivas firmadas sobre temas que van desde la lucha contra el racismo hasta el cambio climático y el aumento del salario mínimo para los contratistas son un comienzo, pero no son lo mismo que la legislación real, que es más difícil de revocar. Además, le preocupa que los aumentos salariales no sean inmediatos y es posible que no se apliquen a todos los trabajadores contratados por el gobierno federal.

“Tenemos un billete de 1,9 billones de dólares que ha puesto sobre la mesa para el alivio de COVID. Bueno, le dimos 4 billones de dólares a las corporaciones. Entonces, aunque estamos contentos con los $1,9 billones, no estamos satisfechos con ello”, dice.

Con respecto a las órdenes que el presidente Biden ha firmado para abordar algunos desafíos del racismo sistemático, Barber dice que tales medidas no sólo pueden centrarse en las prisiones y el sistema de justicia penal.

“Tenemos que analizar los medios cuando se trata de vivienda, cuando se trata de salarios, cuando se trata de disparidades en la atención médica, cuando se trata de las disparidades en el desarrollo económico en las comunidades pobres y de baja riqueza y en las comunidades negras y morenas", dice.

“¿Qué va a hacer con los indígenas? Para nosotros, el racismo no es sólo una cuestión de blancos y negros. El racismo sistémico nunca se trata de prisiones y reforma policial. Se trata de observar la forma en que juegan las disparidades raciales en todo el sistema, tener una lente racial y asegurarse de que en cada política haya una consideración".

El reverendo Barber, quien ha sido pastor en la Iglesia Cristiana Greenleaf, en Goldsboro, Carolina del Norte, desde 1993, es autor de varios libros. Entre los más influyentes se encontraba La tercera reconstrucción: los lunes morales, la política de fusión y el surgimiento de un nuevo movimiento de justicia . En él, sostiene que Estados Unidos debe comprometerse con una tercera reconstrucción.

La primera supuesta reconstrucción siguió al final de la Guerra Civil y la abolición de la esclavitud, un período de 12 años que permitió a muchos pensar que la nación avanzaba hacia la igualdad. Terminó en 1877 en un acuerdo que vio al republicano Rutherford Hayes elegido presidente, con la condición de que las tropas federales fueran retiradas de tres estados clave del sur. Su remoción permitió lo que se conoció como el sistema Jim Crow en el sur, uno de intensa violencia y discriminación contra los afroamericanos, que muchos compararon con la esclavitud.

La segunda reconstrucción se usa a veces para describir el movimiento de derechos civiles encabezado por el doctor Martin Luther King y otros, que resultó, entre otros logros, en la aprobación de la Ley de Derechos Electorales de 1965.

Al igual que el enfoque posterior de King, quien fue asesinado en 1968, gran parte del trabajo del reverendo Barber ha buscado unir a las comunidades blancas pobres y a las personas de color.

El año pasado, respaldó a Kevin Booker como candidato demócrata en las primarias del Senado en Kentucky. De manera similar, su campaña buscó conectar a las comunidades rurales pobres con las del centro de las ciudades, y estuvo a unos pocos miles de votos de derrotar a la campaña mucho mejor financiada de Amy McGrath.

¿Por qué las élites siempre han tenido miedo de tal alianza?

“Si los negros, los blancos, los morenos y los nativos se unen, son una fuerza imparable. La gente pobre representa ahora casi un tercio de todo el electorado, más de 64 millones de votos”, dice Barber.

“El sur de este país, que es el lugar del racismo y los antepasados de la esclavitud y Jim Crow, un tercio de la gente pobre vive en el sur y un tercio de la gente blanca vive en el sur”, dijo.

“Y la mayoría de los afroamericanos vive en el sur. Entonces, construir relaciones es la clave para transformar el Sur. Si cambia el Sur, cambia el país. Hay 170 votos de colegios electorales en el sur”.

Dice que el establishment político, o "clase borbónica", siempre ha sido consciente de la amenaza de tal alianza y ha tratado de socavarla.

“Cada vez que existe la posibilidad de que las masas de negros y blancos se unan y cambien la sociedad y la conviertan en una comunidad amorosa, esa aristocracia ha sembrado la división”, dice.

“Hay que ver la intersección entre raza, codicia y racismo, y la necesidad de mantener el poder. Y aquellos que quieren el poder y el dinero, no pueden tener el poder político para hacerlo a menos que dividan a las masas de blancos y negros, razón por la cual nuestra campaña está tan decidida a organizarlos y construirlos, porque ahora hemos conseguido detrás del velo".

¿Qué opina el reverendo Barber de los eventos del 6 de enero de 2021, cuando cientos de partidarios de Trump irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos?

Dice que no podemos “vivir en la inocencia” de que esta fue la primera vez que Estados Unidos fue testigo de violencia política. Puede haber sido la segunda vez en la historia que la legislatura fue saqueada, pero las personas de color y los pobres han sufrido violencia toda su vida, ya sea linchamiento o la “violencia de la pobreza”.

“Lo que pasó el día 6”, dice. “El mundo entero pudo ver lo que sucedió. El día 6, los legisladores y el pueblo en el Congreso sintieron lo que los marginados, los pobres y otros han sentido en este país a lo largo de su historia”.

En su oración inaugural, el reverendo Barber citó Isaías 58, un pasaje del Antiguo Testamento de la Biblia, que habla de “reparar la brecha”. Ha tomado la frase para un grupo sin fines de lucro que encabeza y que busca “construir una agenda moral enraizada en un marco que eleve nuestros valores morales y constitucionales más profundos para redimir el corazón y el alma de nuestro país”.

El pasaje que él dice es sagrado para cristianos, judíos y musulmanes.

“Hay más de 2000 escrituras en la Biblia, más que cualquier otro tema en la Biblia, tiene que ver con cómo tratamos a los pobres ya los marginados. El mayor pecado de la Biblia es la idolatría: la adoración a uno mismo. El segundo más grande es cuando esa auto-adoración conduce al tipo de injusticias políticas que crean pobreza y dolor”, dice.

Isaías, dice, está hablando en contra de una nación que “intentaría usar la religiosidad… Mientras dejan las estructuras de la injusticia en su lugar.

"Issiah está diciendo que podemos revelar, podemos renovar, podemos revivir, si - y el si es - si soltamos las ataduras de la maldad, que traducido del hebreo significa literalmente si pagamos a la gente lo que se merece, si dejamos de ser injustos prácticas, si levantamos a los pobres y si dejamos de culpar a las personas por su pobreza y realmente comenzamos a mirar los sistemas que la crearon".

Agrega: "Por eso Issiah 58 es un texto tan importante".

Relacionados

Marjorie Taylor Greene intentó obligar a Ilhan Omar y Rashida Tlaib a retomar sus juramentos en una Biblia

Inauguración presidencial: La historia detrás de la enorme Biblia de Joe Biden

Biden promete que ningún miembro de su familia servirá en su administración, a diferencia de Trump