Restos de trigo incendian los restos de los silos del puerto de Beirut tras dos años de la explosión

·3  min de lectura

Beirut, 14 jul (EFE).- Un incendio permanece activo desde hace días en las ruinas de los silos del puerto de Beirut por la fermentación del trigo almacenado en ellos desde antes de la explosión que en agosto de 2020 causó más de 200 muertos, un problema que será recurrente y para el que se busca una solución, informaron este jueves las autoridades.

"Según los especialistas, no hay peligro de que se produzca otra explosión, pero se espera que haya otros incendios de este tipo y que con el tiempo dañen la estructura de los silos. Dentro de seis meses, un año o hasta dos años dependiendo de la cantidad de trigo", explicó el ministro de Economía, Amin Salam.

Salam realizó las declaraciones durante una visita al área portuaria donde se ubica la enclenque parte de los silos que sobrevivió a la deflagración, originada en un almacén ubicado a apenas unos metros de ellos y que contenía cientos de toneladas de nitrato de amonio.

Las ruinas de los silos, la única estructura que quedó parcialmente en pie en la zona cero y que se cree sirvió de parapeto al oeste de la ciudad, minimizando el impacto de la onda expansiva en ella, se ha convertido en un símbolo de la tragedia visible desde buena parte de la capital libanesa.

A través de las grietas en sus vestigios, en peligro de derrumbe, se podían ver hoy llamas y una columna de humo se elevaba desde su base.

"No quisimos poner en peligro a los cuerpos de la Defensa Civil encargándoles un trabajo arriesgado sin un plan, por eso están obligados a mantenerse a una distancia segura del fuego y las mangueras de agua no alcanzan al incendio", reconoció el ministro, que agregó que tampoco se pueden utilizar helicópteros para apagarlo.

EN BUSCA DE SOLUCIONES

El director de los Silos del Puerto de Beirut, Assaad Haddad, afirmó que utilizar agua para extinguir el incendio sería contraproducente, ya que ésta causaría más humedad en el área, favoreciendo el proceso de fermentación del trigo en medio de las altas temperaturas estivales.

También se barajó la posibilidad de echar tierra dentro de los silos, pero se trata de una solución "muy arriesgada" para los equipos que la implementen y por el momento ha quedado descartada, de acuerdo con la fuente.

Así las cosas, las autoridades han decidido esperar mientras tratan de evitar que el fuego se extienda a otras zonas, sabiendo que la quema del grano no tiene efectos tóxicos y que una solución "definitiva" al problema requiere más tiempo y podría llegar a costar "millones de dólares" al empobrecido país.

"Aún nadie sabe cuánto daño hay en la estructura de los silos, que incluyen más 2.200 pilares bajo el agua, la mayoría de los cuales están rotos y dañados", concluyó Haddad, quien sí pudo confirmar que el remanente está "inclinado hacia el norte".

Dada la situación, el Ejecutivo libanés ha decidido no implementar por ahora su polémica decisión del pasado abril, cuando aprobó la demolición de los silos por considerar que suponen un peligro y que podrían derrumbarse en el futuro próximo.

La luz verde llegó sin que haya concluido la investigación sobre la explosión, un proceso sin apenas avances casi dos años después debido a lo que diversas organizaciones por los derechos humanos consideran una obstrucción deliberada por parte de ex altos cargos sospechosos en el caso.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.