Están restaurando la villa agrícola de Vizcaya. Este es el resumen de la gran renovación del histórico Museo de Miami

·9  min de lectura

Cada año, 300,000 visitantes recorren el espectacular y centenario palacio de estilo italiano de Vizcaya y sus 32 habitaciones lujosamente decoradas en Coconut Grove, Miami. Pasean por los extensos jardines formales y contemplan las vistas panorámicas de la Bahía de Biscayne. Sin embargo, no llegan a ver ni la mitad.

Durante décadas, una parte integral de la grandiosa e ilógica finca de invierno del industrial James Deering estuvo oculta, en su mayor parte fuera de la vista del público, detrás de altos muros, gigantescos ficus y un par de imponentes casetas al otro lado de South Miami Ave., desde el sitio frente a la bahía de la mansión.

Pero ahora, lo que una vez fue la villa agrícola de Vizcaya está a punto de volver a salir a la luz a lo grande.

Para el próximo verano, Vizcaya Village y sus 10 edificios históricos, pintorescos y, en su mayoría, vacíos, deberían empezar a recibir gratis visitantes a diario, ya que el museo se ha embarcado en un esfuerzo multimillonario de varios años para ampliar su oferta y proporcionar un nuevo refugio verde y cultural para que los miamenses lo usen y disfruten.

Una vista de 1916 de la granja de Vizcaya, con la casa del superintendente y los edificios de servicio al fondo. Los edificios permanecen, pero la granja fue sustituida por el edificio del museo de ciencias de Miami y la subdivisión de Bay Heights.
Una vista de 1916 de la granja de Vizcaya, con la casa del superintendente y los edificios de servicio al fondo. Los edificios permanecen, pero la granja fue sustituida por el edificio del museo de ciencias de Miami y la subdivisión de Bay Heights.

El primer paso importante: la inminente demolición del antiguo y poco atractivo edificio del Museo de Ciencias de Miami, que desde 1960 ha ocupado una gran parte de la otra mitad poco conocida de Vizcaya. Vacío desde que lo que ahora es el Frost Museum of Science se trasladó a una nueva sede en el centro de la ciudad en 2017, el edificio, que no tiene ningún valor histórico ni arquitectónico, será demolido este otoño. Será sustituido por una franja de pinares de Banks que recrean el ecosistema que Deering encontró en el emplazamiento de la granja cuando empezó a construir Vizcaya en 1912.

Esto allanará el camino para un ambicioso plan que pretende devolver lo que queda de la antaño extensa villa —que incluía una granja y un vivero que cultivaba productos y plantas para los jardines, la casa principal y sus huéspedes— a una semblanza de su apogeo durante el breve mando de Deering en Vizcaya, que terminó con su muerte en 1925.

El antiguo planetario y el antiguo edificio del Miami Museum of Science en Vizcaya Village, que forma parte del  Vizcaya Museum & Gardens, serán demolidos en el marco de un plan multimillonario para restaurar los 10 edificios históricos del lugar, que en su día fue una granja en funcionamiento y un patio de mantenimiento, para su uso público. La villa se encuentra al otro lado de South Miami Avenue, frente a la mansión y los jardines de la bahía.
El antiguo planetario y el antiguo edificio del Miami Museum of Science en Vizcaya Village, que forma parte del Vizcaya Museum & Gardens, serán demolidos en el marco de un plan multimillonario para restaurar los 10 edificios históricos del lugar, que en su día fue una granja en funcionamiento y un patio de mantenimiento, para su uso público. La villa se encuentra al otro lado de South Miami Avenue, frente a la mansión y los jardines de la bahía.

Sus herederos vendieron 130 acres de la finca, que comprendían una extensión de jardines y la granja, a la Iglesia católica por una suma nominal. La iglesia vendió entonces la finca por varios cientos de miles de dólares para la urbanización de la subdivisión residencial Bay Heights. Pero a principios de la década de 1950 los herederos entregaron el resto de la villa, que incluía encantadoras dependencias para los administradores de Vizcaya, graneros de mantenimiento de gran belleza arquitectónica y una colección de pintorescos edificios de la granja, al Condado Miami-Dade, que pagó una ganga de $1 millón por 50 acres de casa y jardín, con mobiliario y antigüedades incluidos.

Las gallinas, los caballos y las vacas no volverán a Vizcaya, que sigue siendo propiedad del condado, pero está gestionada por una fundación sin fines de lucro. Tampoco habrá recreaciones de la vida cotidiana del pueblo al estilo de Colonial Williamsburg, dijo el director ejecutivo de Vizcaya, Joel Hoffman.

Sin embargo, el plan recuperará un vivero y ampliará un incipiente huerto ya establecido en los terrenos de la villa. Los visitantes podrán probar la agricultura urbana. La actividad hortícola del museo se trasladará de la zona de la bahía a un lugar más amplio y adecuado en el antiguo edificio del taller de pintura de la villa, que albergaba un santuario de aves heridas hasta que se trasladó el museo de la ciencias.

Para reintroducir a los habitantes en la villa, Vizcaya ya ha puesto en marcha un mercado de agricultores dominical cada semana, que ha resultado muy popular.

Joel Hoffman, presidente ejecutivo del Vizcaya  Museum & Gardens, posa frente a la residencia del personal de Vizcaya Village, el lunes 25 de julio de 2022, en Miami, Florida. Vizcaya Village, que se encuentra frente al antiguo Miami Museum of Science y consta de 11 edificios históricos, será objeto de una ampliación multimillonaria.
Joel Hoffman, presidente ejecutivo del Vizcaya Museum & Gardens, posa frente a la residencia del personal de Vizcaya Village, el lunes 25 de julio de 2022, en Miami, Florida. Vizcaya Village, que se encuentra frente al antiguo Miami Museum of Science y consta de 11 edificios históricos, será objeto de una ampliación multimillonaria.

Pero los objetivos del plan maestro van más allá. Se trata de convertir el lugar en una nueva puerta de entrada a Vizcaya. Los edificios y jardines históricos se restaurarían para uso de los visitantes y la comunidad local, de modo que recuerden la historia del sitio, pero también proporcionen nuevos espacios para la gestión de la finca y sus tesoros, y para que el público se reúna, aprenda y simplemente disfrute, dijo Hoffman.

En los próximos meses se empezará a restaurar la villa que en su día sirvió de residencia al superintendente de la finca. En el gran salón de doble altura de la casa, bajo un techo abovedado de madera, habrá una cafetería que servirá aperitivos y refrescos saludables. Se invitará a los transeúntes a entrar por una puerta lateral que se abre a SW 32 Road, a las casas vecinas y a la rampa del puente peatonal que lleva a la estación de Metrorail de Vizcaya, al otro lado de la U.S. 1.

El cómodo y arquitectónicamente llamativo garaje para automóviles, que ahora se utiliza ocasionalmente para reuniones públicas, se convertirá en un nuevo centro de visitantes para Vizcaya, que desde hace tiempo carece de uno porque la casa principal, llena de tesoros, no puede albergarlo.

El antiguo e imponente garaje de automóviles de Vizcaya Village, situado al otro lado de South Miami Avenue desde la parte principal del Museo de Vizcaya & Gardens, se convertirá en un centro de visitantes.
El antiguo e imponente garaje de automóviles de Vizcaya Village, situado al otro lado de South Miami Avenue desde la parte principal del Museo de Vizcaya & Gardens, se convertirá en un centro de visitantes.

Una segunda y atractiva construcción, que en su día albergó al personal de Vizcaya, se restaurará como sede del equipo de artefactos del museo y como archivo para albergar miles de páginas de dibujos y documentos arquitectónicos. La casa del personal incluirá un espacio de exhibición para mostrar los objetos que no pueden ser expuestos en la casa principal.

Finalmente, una manzana de construcciones que en su día albergaron establos y un gallinero se convertirá en aulas y talleres para que niños, estudiantes universitarios y adultos prueben su destreza artística o aprendan sobre la historia del arte, Vizcaya, la historia de Miami, el medio ambiente local y la sostenibilidad. Este es un tema siempre relevante para la histórica finca, que ha sido golpeada repetidamente por vientos huracanados e inundaciones y que está cada vez más amenazada por el ascenso del nivel del mar.

El gallinero de ladrillo, de baja altura y con una hilera de ventanas en forma de huevo, se convertirá en la nueva sede del equipo de conservación de Vizcaya y en un laboratorio de conservación en el que el personal podrá trabajar para preservar los elementos arquitectónicos de la finca, las estatuas del jardín y su amplia colección de arte y mobiliario. Los visitantes podrán ver cómo trabajan los restauradores.

Los antiguos establos y edificios de la granja de Vizcaya Village, que se encuentra al otro lado de South Miami Avenue desde la parte principal del Museo Vizcaya & Gardens, se renovarán para usarlos como aulas para niños y adultos como parte de un plan multimillonario.
Los antiguos establos y edificios de la granja de Vizcaya Village, que se encuentra al otro lado de South Miami Avenue desde la parte principal del Museo Vizcaya & Gardens, se renovarán para usarlos como aulas para niños y adultos como parte de un plan multimillonario.

La idea es ampliar las actividades y exposiciones para los visitantes, fomentar la repetición de las visitas y atraer a los visitantes ocasionales de los barrios circundantes. Hoffman señaló que South Miami Avenue y el Commodore Trail, que tienen programada una significativa actualización, bifurcan Vizcaya en dos mitades y son muy usados por ciclistas y peatones. Se espera que ese tráfico aumente una vez que se inaugure a finales de este año el proyecto Underline, una vía para ciclistas y peatones que se está construyendo bajo las vías del Metrorail a lo largo de la U.S. 1.

“Estamos creando un acceso a un nuevo centro cívico y cultural”, dijo Hoffman, mientras hacía un recorrido por la villa con los reporteros. “El objetivo es invitar a peatones, ciclistas y vecinos a disfrutar de este increíble espacio”.

“Nuestros visitantes podrán conocer mucho mejor y más ampliamente la historia de la propiedad, las personas que la construyeron y las que trabajaron y se aseguraron de que funcionara a diario”.

La fase inicial del proyecto de renovación, que incluye la demolición del museo de ciencias, la reconversión del edificio del taller de pintura, la renovación de la residencia del superintendente y la instalación de la cafetería, está financiada en su totalidad mediante una subvención federal de $500,000, que se usarán en la casa del superintendente, y casi $5.9 millones de fondos de obligación general del condado destinados a Vizcaya. Los costos de las mejoras posteriores, incluido el previsto nuevo centro de visitantes, todavía se están calculando, dijeron los administradores de Vizcaya.

Después de que el condado se hiciera cargo de la propiedad de la villa, sus edificios se convirtieron en la sede del departamento de parques de Miami-Dade, pero desde que la agencia se trasladó hace años han estado en gran medida sin uso y cerrados al público, excepto para eventos especiales ocasionales, como una reciente exposición de autos antiguos.

Algunas renovaciones, que comprenden nuevos techos para los edificios de la villa, ya se completaron como parte de las reparaciones por valor de $8 millones de los daños causados por el huracán Irma, que arrasó la finca en 2017. El par de casas de la villa, intrincadamente decoradas, se sometieron a una extensa restauración hace una década y sirven como oficinas del personal.

Una cafetería que servirá aperitivos saludables ocupará una sala abovedada en la antigua residencia del superintendente de Vizcaya Village, que se encuentra al otro lado de South Miami Avenue desde la parte principal del Museo de Vizcaya & Gardens. Los 10 edificios históricos de la villa serán restaurados y abiertos al público como parte de un plan multimillonario.
Una cafetería que servirá aperitivos saludables ocupará una sala abovedada en la antigua residencia del superintendente de Vizcaya Village, que se encuentra al otro lado de South Miami Avenue desde la parte principal del Museo de Vizcaya & Gardens. Los 10 edificios históricos de la villa serán restaurados y abiertos al público como parte de un plan multimillonario.

Pero los daños de Irma fueron tan extensos que los trabajos de reparación no concluyeron hasta el año pasado, retrasando el inicio del proyecto Vizcaya Village, que fue aprobado por la Comisión de Miami-Dade ese mismo año.

Las obras preliminares ya comenzaron. Se han levantado vallas de construcción en los terrenos donde los contratistas están instalando el servicio completo de agua y electricidad para la villa.

El personal de Vizcaya también ha replantado gradualmente algunas zonas abiertas con pinos de Banks. Un jardín de hierbas ocupa un patio del edificio.

Una vez que se derribe el antiguo museo de ciencias, se plantará una barrera de 40 pies de ancho de pinos de Banks a lo largo de un nuevo muro de mampostería en el límite oriental de la propiedad con Bay Heights, para proteger las casas colindantes de las actividades de la villa.

El famoso globo terráqueo de Pan Am Airways que en su día recibía a los visitantes del museo de ciencias está a salvo. The Frost donó el icónico globo de 1934 al Miami Worldcenter del downtown de la ciudad, que lo restauró y lo reinstaló en una plaza pública de la urbanización de varias manzanas a principios de este mes.

El estacionamiento del museo de la ciencia se mantendrá porque Vizcaya ya no puede acoger a todos los visitantes que llegan en coche a la propiedad frente a la bahía. Los principales estacionamientos de la finca se encuentran en medio de una espesa zona de árboles y no pueden modificarse ni ampliarse, dijo Hoffman.

Sin embargo, en una fase futura, una sección de asfalto en la entrada de la villa será sustituida por un nuevo edificio que serviría como nueva entrada principal de Vizcaya, con venta de entradas y un auditorio. Los tranvías llevarían a los visitantes a través de la concurrida South Miami Avenue hasta la casa y los jardines.

“Esto pudiera ser un lugar muy animado”, dijo Hoffman.

Joel Hoffman, presidente ejecutivo del Vizcaya Museum & Gardens, camina por la granja de Vizcaya Village, que se encuentra al otro lado de South Miami Avenue desde la propiedad principal. La villa, antigua granja de trabajo y zona de mantenimiento de la finca, será restaurada y abierta al público en el marco de una renovación multimillonaria.
Joel Hoffman, presidente ejecutivo del Vizcaya Museum & Gardens, camina por la granja de Vizcaya Village, que se encuentra al otro lado de South Miami Avenue desde la propiedad principal. La villa, antigua granja de trabajo y zona de mantenimiento de la finca, será restaurada y abierta al público en el marco de una renovación multimillonaria.
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.