Respuestas a tus dudas más urgentes sobre el plan de condonación de préstamos estudiantiles

·16  min de lectura

La medida del presidente Joe Biden significa que los saldos de los préstamos estudiantiles de millones de personas podrían reducirse hasta en 20.000 dólares. Aquí respondemos varias preguntas sobre la decisión.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el miércoles que el gobierno federal cancelará hasta 20.000 dólares en préstamos estudiantiles federales a millones de personas. Pero no todos los que tengan deudas podrán solicitar la condonación.

La medida incluye reglas que mantendrán los saldos de los deudores que actualmente tienen ingresos altos. Quienes cumplan con los requisitos tendrán que navegar por el difícil sistema de administración de préstamos federales y vigilar de cerca sus cuentas e informes crediticios para detectar cualquier error.

También amplía la pausa en los pagos mensuales de los préstamos estudiantiles, lo que significa que los deudores no tendrán que reanudar los pagos hasta al menos enero, y proporciona detalles sobre una nueva propuesta para crear un plan de reembolso más asequible basado en los ingresos.

A continuación se exponen las preguntas que puedes tener sobre el programa de cancelación y las respuestas que han dado la Casa Blanca, el Departamento de Educación y los administradores de préstamos estudiantiles.

Actualizaremos este artículo en los próximos días y semanas, a medida que se conozcan más detalles.

¿Quién califica para la cancelación de préstamos?

Queens College en Flushing. No todos los que tienen deudas podrán acogerse al plan de condonación de préstamos estudiantiles. (Jonah Markowitz/The New York Times)
Queens College en Flushing. No todos los que tienen deudas podrán acogerse al plan de condonación de préstamos estudiantiles. (Jonah Markowitz/The New York Times)

Los individuos solteros y que ganan menos de 125.000 dólares calificarán para la cancelación de la deuda de 10.000 dólares. Si estás casado y declaras tus impuestos conjuntamente o eres cabeza de familia, podrás optar a la cancelación si tus ingresos son inferiores a 250.000 dólares.

La elegibilidad se basará en tu ingreso bruto ajustado. Las cifras de ingresos de 2020 o 2021 pueden hacerte elegible, pero los ingresos de 2022 no.

Si recibiste una Beca Pell y cumples con estos requisitos de ingresos, podrías calificar para una cancelación extra de 10.000 dólares.

Los préstamos obtenidos después del 30 de junio no son elegibles para esta decisión.

¿Qué tipos de deuda son elegibles?

Solo la deuda de préstamos estudiantiles federales es elegible.

Los préstamos privados no son elegibles. Tampoco lo son muchos de los llamados préstamos FFEL, que son las siglas en inglés de Préstamo Federal para la Educación de la Familia. Si tu préstamo FFEL no era elegible para la pausa de pago que comenzó en 2020, no será elegible para la nueva cancelación.

¿Son elegibles los préstamos para padres?

Sí. Los préstamos federales PLUS para los padres son elegibles.

¿Son elegibles los préstamos para estudiantes de posgrado?

Sí. Los préstamos PLUS también están disponibles para estudiantes de posgrado, y también son elegibles.

No terminé mi carrera. ¿Eso me descalifica?

No.

¿Qué es lo que tengo que hacer si cumplo los requisitos?

Empieza por asegurarte de que tu gestor de préstamos sabe cómo encontrarte, para que puedas recibir cualquier orientación que te proporcione y seguir las instrucciones que te proporcione. Comprueba que tu dirección postal, tu dirección de correo electrónico y tu número de teléfono celular aparecen correctamente.

Si no sabes quién es tu administrador, consulta la página web del Departamento de Educación “Who is my loan servicer?” para obtener instrucciones.

¿La cancelación de los 10.000 dólares se produce automáticamente o tengo que solicitarla?

Depende. Si ya estás inscrito en algún tipo de plan de reembolso basado en los ingresos y has presentado tu declaración de impuestos más reciente para certificar esos ingresos, tu administrador y el Departamento de Educación saben cuánto ganas y no deberías necesitar hacer nada más. No obstante, estate atento a las indicaciones de tu administrador.

El departamento dijo el miércoles que cerca de ocho millones de deudores “pueden” ser elegible para obtener esta ayuda automática.

Para todos los demás, pondrá a disposición algún tipo de solicitud para finales de año. “El Departamento de Educación trabajará rápida y eficazmente para establecer un proceso de solicitud sencillo para que los deudores puedan reclamar la ayuda”, según un comunicado de la Casa Blanca.

¿Cómo puedo estar seguro de que la cancelación sí se produjo?

Tienes que estar atento a los mensajes de tu administrador de préstamos y ser precavido. Teniendo en cuenta que hay millones de personas implicadas y que están en juego miles de millones de dólares, es inevitable que haya problemas. Si recibes un mensaje en el que se te informa que, de repente, tienes un saldo cero o que tu saldo ha disminuido en 10.000 o 20.000 dólares, haz una captura de pantalla e imprímela por si cambia de alguna manera más adelante.

Y si tu deuda llega a cero, vigila tu informe crediticio en los meses posteriores para asegurarte de que el administrador de tu préstamo está informando de ese hecho correctamente. Por ejemplo, no debería haber ningún aviso de retraso en los pagos que se publique después de que tu saldo aparezca como cero.

¿Tendré que pagar impuestos federales por la deuda cancelada?

No.

Mi deuda excede la cantidad a la que tengo derecho a que se cancele, y mis préstamos han estado en pausa desde que comenzó la ayuda en marzo de 2020. ¿Comenzarán de nuevo los pagos de mi saldo restante?

No, al menos hasta enero.

Deberías recibir un aviso de facturación al menos tres semanas antes de que venza tu primer pago, pero puedes ponerte en contacto con tu administrador de préstamos antes de eso (en línea es más eficiente) para obtener información específica sobre lo que debes y cuánto debes pagar.

Tengo una deuda de más de 10.000 dólares. ¿Cuándo y cómo se ajustará el importe de mi pago mensual?

Los pagos serán recalculados. Todavía no se han dado a conocer los detalles, pero podemos hacer una suposición basada en lo que es posible ahora.

Cuando los deudores pagan una parte sólida de la deuda y su saldo disminuye, pueden pedir a su administrador que recalcule sus pagos durante el plazo restante del préstamo, lo que resulta en un pago mensual más bajo, según Scott Buchanan, director ejecutivo de Student Loan Servicing Alliance, una organización de la industria crediticia. Pero si los 10.000 dólares de condonación no hacen mella en el saldo de un deudor, los administradores ni siquiera pueden recibir instrucciones para recalcular los pagos, que pueden seguir siendo los mismos.

Buchanan dijo que los servidores aún no habían recibido ninguna orientación sobre cuándo o cómo los pagos deben ser recalculados.

Sin embargo, los deudores ya inscritos en planes impulsados por los ingresos no verán cambios en sus pagos, incluso si una parte de su deuda se cancela. Esto se debe a que realizan los pagos en función de sus ingresos discrecionales y del tamaño de su hogar.

El cambio a un nuevo plan puede originar un pago más bajo: Biden ha propuesto una norma para crear un plan que limitaría esos pagos al cinco por ciento de los ingresos, por debajo del 10 al 15 por ciento en la mayoría de los planes existentes.

¿Qué es el ingreso discrecional?

Los ingresos discrecionales generalmente son los ingresos que quedan después de pagar las necesidades básicas como la comida y el alquiler. En el ámbito de los préstamos federales para estudiantes es la parte de sus ingresos que las fórmulas de los planes de pago toman en cuenta al calcular el pago mensual.

En términos más técnicos, el ingreso discrecional generalmente se define (en la mayoría de los planes de reembolso basado en los ingresos, también conocidos como planes IDR, por su sigla en inglés) como la cantidad ganada por encima del 150 por ciento del nivel de pobreza, que se ajusta según el tamaño del hogar.

Para una persona soltera, el nivel federal de pobreza es de 13.590 dólares en la mayoría de los estados, por lo que los prestatarios solteros en la mayoría de los planes basados en los ingresos pagarían el 10 por ciento de lo que ganaron por encima de los 20.385 dólares. Si es un trabajador soltero con un ingreso anual de 50.000 dólares, su ingreso discrecional sería de 29.615.

La propuesta del presidente Biden para un nuevo plan de pago protege más ingresos de la fórmula de pago y reduce el porcentaje de ingresos pagados por los prestatarios de pregrado.

¿Y si quiero seguir pagando la misma cantidad y que se aplique al principal?

Envía el dinero extra con tu pago puntual cada mes.

Digamos que tu pago baja a 200 dólares al mes después de la condonación, pero habías estado pagando 300 dólares. Si quieres seguir pagando 300 dólares, los primeros 200 dólares se aplicarán al pago que vence y los 100 dólares extra deberán aplicarse inmediatamente al capital (y no al siguiente pago). “Cada dólar extra que envíes por encima del importe de tu pago se destina al principal”, dice Buchanan.

Pero si hay algún interés acumulado —por ejemplo, porque el pago anterior se retrasó— el dinero extra se aplicará primero a eso.

Dada la propensión de los administradores de préstamos a complicar las cosas, asegúrate de entrar en tu cuenta para estar seguro de que el dinero extra se aplica al principal y no al estado de cuenta del siguiente mes.

¿Qué pasa si todavía no logro pagar mis préstamos? ¿Cuáles son mis opciones?

Hay varias opciones de reembolso a considerar, cada una de ellas con diferentes normas de elegibilidad, condiciones y detalles tediosos. En muchos casos, los deudores con dificultades probablemente querrán optar por un plan de amortización basado en los ingresos, en el que el importe de los pagos está vinculado a los ingresos y puede ser tan bajo como cero dólares. Después de realizar los pagos durante un período determinado de años, el gobierno federal condona el saldo restante.

Hay otros planes de reembolso que se adaptan mejor a tus circunstancias y que a veces pueden dar lugar a pagos más bajos. Entre ellos se encuentran los planes de reembolso estándar (con pagos fijos), gradual (tus pagos aumentan) y ampliado (pagas durante un tiempo más largo).

Las opciones que suspenden los pagos por completo deben utilizarse generalmente solo como último recurso: solicitar un aplazamiento o una reestructuración o refinanciación suspende temporalmente los pagos, pero puede suponer un costo adicional importante a largo plazo.

Con la reestructuración o refinanciación, los pagos se detienen pero los intereses se siguen acumulando. Si los intereses no se pagan, se añaden al saldo principal del préstamo. El aplazamiento es similar, pero los préstamos subvencionados —que suelen tener condiciones ligeramente mejores— no acumulan intereses mientras están en pausa.

¿Podrían recordarme cómo funciona el reembolso basado en los ingresos, o IDR?

Existe un surtido confuso de planes disponibles, y ahora hay uno nuevo en camino. El presidente Biden está proponiendo una norma para crear un nuevo plan que reduzca sustancialmente los futuros pagos mensuales para los deudores de ingresos bajos y medios.

Por ahora, la sopa de letras incluye PAYE, REPAYE, ICR, y IBR (que viene en dos versiones; la última tiene condiciones ligeramente mejores para los nuevos deudores).

Las reglas son complicadas, pero lo esencial es sencillo: los pagos se calculan en función de los ingresos y se reajustan cada año.

Una vez efectuados los pagos mensuales durante un número determinado de años —normalmente 20— se condona el saldo restante. (El saldo es tributable como renta, aunque una norma fiscal temporal exime de impuestos federales a los saldos condonados hasta 2025).

Los pagos mensuales suelen calcularse como el 10 por ciento o el 15 por ciento de los ingresos discrecionales, pero un plan es del 20 por ciento. Los ingresos discrecionales suelen definirse como la cantidad ganada por encima del 150 por ciento del nivel de pobreza, que se ajusta al tamaño del hogar. PAYE suele tener el pago más bajo, seguido por IBR o REPAYE, dependiendo de las circunstancias específicas del deudor, dijo Mark Kantrowitz, experto en ayuda estudiantil. El nuevo plan cambiará ese cálculo (hablamos de ello más adelante).

Hay una variedad vertiginosa de reglas, y los planes existentes no son una panacea. Aunque algunos deudores pueden optar a un pago de cero dólares, los planes no siempre son asequibles para todos. Las fórmulas no se ajustan al costo de la vida local, los préstamos estudiantiles privados o las facturas médicas, entre otras cosas.

¿Cómo funcionará el nuevo plan?

El plan propuesto reduciría los pagos de los préstamos para estudiantes universitarios al cinco por ciento de los ingresos discrecionales, frente al 10 por ciento o 15 por ciento de muchos planes existentes. La deuda de posgrado también es elegible, pero los deudores pagarían el 10 por ciento de los ingresos discrecionales en esa parte. Si se tiene una deuda de grado y de posgrado, el pago se ponderará en consecuencia.

Los deudores con saldos de préstamos originales de menos de 12.000 dólares harían pagos mensuales durante 10 años antes de la cancelación, en lugar del período de reembolso más típico de 20 años.

El nuevo plan también permitiría a más trabajadores de bajos ingresos optar a pagos de cero dólares gracias a un ajuste en la fórmula de pago, que beneficiaría a todos los deudores inscritos: el gobierno planea aumentar la cantidad de ingresos que se consideran necesarios para los gastos básicos, lo que significa que están protegidos del cálculo. Como resultado, ningún deudor que gane menos del 225 por ciento del nivel de pobreza —o lo que gana un trabajador con un salario mínimo de 15 dólares al año— tendrá que hacer un pago, dijo el gobierno.

Y aún hay más: a diferencia de otros planes existentes basados en los ingresos, los saldos de los préstamos de los deudores no crecerán mientras realicen sus pagos mensuales, incluso cuando no estén obligados a hacer ningún pago porque sus ingresos son demasiado bajos.

Esto proporcionará una dosis muy necesaria de alivio mental a los deudores que realizan los pagos con diligencia y que, sin embargo, ven cómo sus saldos se disparan con el paso de las décadas porque no están pagando lo suficiente para cubrir los intereses.

¿Cuándo puedo inscribirme?

Todavía no se han dado a conocer los detalles. El gobierno tiene autoridad para crear nuevos planes por su cuenta, pero todavía tendrá que superar algunos obstáculos de procedimiento. Luego, los administradores de préstamos tendrán que preparar sus sistemas.

¿Dónde puedo obtener ayuda para elegir el mejor plan de reembolso?

El análisis de los planes puede ser insoportable, pero hay herramientas y servicios que pueden ayudar. La herramienta del simulador de préstamos en StudentAid.gov te guiará a través de las opciones y te ayudará a decidir qué plan se ajusta mejor a tus objetivos: encontrar el plan de pago más bajo, por ejemplo, frente a pagar los préstamos lo antes posible.

Es fácil de usar. Cuando te registres, debería utilizar automáticamente tus préstamos en sus cálculos. (Puedes añadir manualmente otros préstamos federales si falta alguno). También puedes comparar planes uno al lado del otro: cuánto costarán a lo largo del tiempo, tanto mensualmente como en total, y si se condonará alguna deuda.

Además de tu gestor, grupos como el Instituto de Asesores de Préstamos Estudiantiles, conocido como TISLA, pueden orientarte gratuitamente sobre las opciones que más te convienen. Para los residentes del Estado de Nueva York, EDCAP, una organización sin fines de lucro dedicada a los préstamos estudiantiles, también ofrece ayuda. Y algunos empleadores y otras organizaciones han contratado a empresas como Summer, que ayuda a los deudores a escoger entre las opciones.

¿Tengo derecho a la condonación si mis préstamos estaban en mora?

Sí. Todos los deudores morosos que se beneficiaron de la congelación de pagos pueden optar a la ayuda.

Mi deuda supera los 10.000 dólares y mis préstamos estaban en mora. ¿Qué significa esto para mí?

Puedes comenzar de cero: tus préstamos se consideran ahora al día, lo que significa que puedes inscribirte en un plan de reembolso sin tener que pasar por los obstáculos adicionales que normalmente se requieren.

Si todavía no puedes permitirte pagar, llama a tu administrador, que puede ayudarte a inscribirte en un programa de reembolso más asequible, incluyendo el reembolso basado en los ingresos. Si un deudor en mora no toma ninguna medida, simplemente ganará más tiempo antes de volver a caer en mora, después de aproximadamente nueve meses de impago.

A menudo se necesita un año o más para que una cuenta pase a ser cobrada. En ese momento, el gobierno federal puede tomar tu reembolso de impuestos, hasta el 15 por ciento de tu sueldo o parte de tus beneficios del Seguro Social.

Este nuevo estatus también significa que los deudores morosos ya no pueden recibir ayuda federal para estudiantes, incluidas las becas Pell.

¿Ha cambiado algo más con respecto a otras formas de cancelación de la deuda, como los programas existentes de reembolso en función de los ingresos?

Sí. En abril, el Departamento de Educación dijo que iba a hacer correcciones para abordar las inexactitudes del pasado que ayudarían a los deudores inscritos en los planes de reembolso basado en los ingresos, incluyendo una revisión única que haría que más pagos contaran para la condonación del préstamo. Esto incluye:



Todos los meses en los que los deudores hicieron los pagos contarán para el reembolso basado en los ingresos, independientemente del plan de reembolso.



Contarán todos los pagos realizados de préstamos que fueron consolidados más tarde.



Los meses transcurridos en aplazamiento antes de 2013 (con la excepción del aplazamiento en la escuela) contarán.



Los aplazamientos de más de 12 meses consecutivos y de 36 meses acumulados también contarán para la condonación, tanto en el marco del reembolso basado en los ingresos como de la condonación de préstamos por servicio público (PSLF, por su sigla en inglés).



En 2023, el gobierno comenzará a mostrar los recuentos de pagos en StudentAid.gov para que los deudores puedan ver el avance en sus propias cuentas.

¿Cómo coincide esto con los recientes cambios en la elegibilidad para la condonación de préstamos por servicio público?

La cancelación debe ocurrir independientemente de cualquier proceso por el que ya estés pasando para obtener la cancelación parcial o completa a través de la condonación de préstamos por servicio público.

Actualmente existe una exención por tiempo limitado para los funcionarios públicos que permitirá a un número de personas obtener crédito para la cancelación del préstamo por los pagos pasados que de otra manera no habrían calificado. Puedes obtener más información consultando la página “PSLF Waiver” en el sitio web del Departamento de Educación.

La fecha límite para solicitar la exención es el 31 de octubre, aunque los legisladores están presionando para que se amplíe.

¿Hay alguna posibilidad de que una demanda judicial revierta la medida?

Es pequeña, pero es difícil decir cuán pequeña. No está claro quién tendría la legitimidad para presentar una demanda, aunque puede haber intentos de todas formas.

Cualquier funcionario electo que demande correría el riesgo de enfurecer a sus electores al devolver cinco cifras más a sus saldos de préstamos, pero también podría emocionar a otros que consideren ofensiva la cancelación de la deuda.

¿La condonación de la deuda será algo habitual?

No cuentes con eso.

Los detractores de cualquier tipo de condonación generalizada de préstamos argumentan que creará un riesgo moral, ya que los futuros deudores adquirirán más préstamos con la expectativa de que las deudas se borren una y otra vez. Pero los casos repetidos de cancelación son poco probables y acabarían por destruir el programa.

El gobierno federal ha hecho poco para que la universidad sea más asequible (o incluso menos sujeta a fraude). Hay una variedad de estrategias que se pueden aplicar después de que los estudiantes hayan acumulado más deuda de la que pueden manejar —incluyendo la sopa de letras de los planes de reembolso basados en los ingresos que ayudan a unos nueve millones de deudores—. Esta última medida no es una excepción y, sin una reforma más seria, no servirá de mucho para evitar que los futuros deudores salgan del campus con un montón de deudas para cubrir los costos cada vez mayores.

Stacy Cowley colaboró con reportería.

© 2022 The New York Times Company