Reseña de ‘Russian Doll’, segunda temporada: la nueva entrega es igual de dinámica y existencialmente curiosa

·3  min de lectura

La idea de la televisión de “alto concepto” no es nada nuevo. Se remonta a los primeros días de The Twilight Zone, esos episodios autónomos que dependían de una propuesta intrigante pero simple. ¿Qué pasaría si la Tierra se acercara más y más al sol, hasta que los océanos comenzaran a hervir? ¿Qué pasaría si vieras a una persona idéntica a ti en una parada de autobús? ¿Qué pasaría si miraras por la ventana de tu avión y vieras un monstruo? Estas ideas son el colmo del “concepto elevado”, como lo fue la primera temporada de la aclamada comedia dramática Russian Doll de Netflix. El programa planteó una pregunta simple: ¿qué pasaría si salieras de tu fiesta de cumpleaños, te atropellara un automóvil y despertaras nuevamente al comienzo del festejo?

El problema con el alto concepto, por supuesto, es lo que sucede a continuación. Es por eso que The Twilight Zone (y su sucesor espiritual, Black Mirror) utilizan episodios independientes. El drama se desarrolla y luego termina. Como ha quedado demostrado en años pasados (te estoy viendo a ti, Lost ) cuando la historia se arrastra más allá de su aparente resolución, entra en vigor la ley de rendimientos decrecientes. Así que aquí tenemos la segunda temporada de Russian Doll, que comienza donde terminó la primera: cuando Nadia y Alan (Natasha Lyonne y Charlie Barnett) aparentemente escapan de su día infinito, avanzando a través de líneas de tiempo separadas donde ambos están vivos, a salvo y juntos. Pero, obviamente, Russian Doll es un espectáculo demasiado elegante como para simplemente repetir su premisa de Groundhog Day, por lo que la nueva temporada elige realzar un concepto nuevo (pero muy trillado): el viaje en el tiempo.

Lyonne (una de las actrices más carismáticas de la actualidad) está de regreso, escribiendo, dirigiendo y encarnando a Nadia Vulvokov, una genio mordaz, atrapada en un ciclo de locas ocurrencias. “Todo mi modus operandi se trata de que sucedan cosas inexplicables”, anuncia, mientras un tren subterráneo la lleva de vuelta a los meses de 1982 antes de su propio nacimiento (“¿Qué es esto, una especie de flash mob de los ochenta?”, se pregunta en voz alta, en el vagón). Allí, encuentra su conciencia fusionada con la de su madre Lenora (Chloë Sevigny), cuyo colapso se ha cernido sobre Russian Doll desde el principio. Alan, mientras tanto, toma su propio tren, de regreso al pasado. Puede que le falte un poco la claridad de la estructura Matryoshka de la primera temporada, pero esta nueva entrega de Russian Doll (o simplemente Doll , si realmente estás a favor de las sanciones) es tan dinámica y existencialmente curiosa como su predecesora.

Russian Doll se siente, al menos para mí, como una de las últimas creaciones previas al covid-19. En 2019, la idea de vivir un día interminable, atrapado en un departamento con un número cada vez menor de personas a tu alrededor, parecía una fantasía inofensiva. Pero la intrusión de la pandemia no solo alteró esa narrativa, sino que posibilitó que pasaran tres años para cocinar este regreso al mundo de Nadia, que presenta grandes nombres, como Sharlto Copleyde District 9 y Annie Murphy de Schitt's Creek. Los resultados son, literalmente, más grandes, si no mejores: los episodios de la primera temporada duraron unos hipnóticos 25 minutos, mientras que aquí se extienden media hora. “Nosotros, los Vulvokov, existimos en el punto ideal donde la paranoia se encuentra con la hiperinflación”, reflexiona Nadia sobre la pérdida de la fortuna de su familia. La inflación está claramente en el cerebro.

Aunque esta segunda temporada no puede replicar el ritmo hipnótico de la serie de 2019, el hecho de que el programa no lo intente da testimonio del ingenio de Lyonne (y sus cocreadoras, Amy Poehler y Leslye Headland). Esta nueva temporada es menos una muñeca rusa que un huevo de Fabergé. Dorado, adornado, casi ostentosamente inteligente y seductor, pero con esa sorpresa crucial, una pepita de claridad emocional, que emerge cuando se rompe el huevo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.