Repunte de inmigración ha creado ola inesperada de inscripciones en las escuelas de Miami-Dade

Desde el inicio del curso escolar 2022-23, casi 10,000 alumnos de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela se han inscrito en las escuelas públicas de Miami-Dade; cerca de 2,500 estudiantes más que los que llegaron en todo el año 2021-22, lo que refleja la ola de inmigrantes procedentes de esos cuatro países durante casi seis meses.

En total, el distrito ha inscrito a más de 14,700 nuevos estudiantes que han emigrado de otro país, una ola inesperada que llega en un momento en que el distrito está lidiando con una fuerza laboral ya escasa y vacantes de maestros, uno de los efectos persistentes de la pandemia.

“Todo esto es como una tormenta perfecta. Ya hemos estado experimentando, durante el último par de años, la falta de capital humano”, dijo la presidenta de la Junta Escolar de Miami-Dade, Mari Tere Rojas, en una reunión el miércoles en la que los miembros de la Junta y el superintendente José Dotres discutieron el tema. “Ahora vamos a tener más niños que atender”.

Miembros de la Guardia Costera se detienen junto a un velero que transporta a un gran grupo de migrantes frente a Virginia Key, cerca de Key Biscayne, Florida, el jueves 12 de enero de 2023. La llegada de migrantes ha provocado un aumento de las inscripciones en las escuelas públicas de Miami-Dade, especialmente alumnos procedentes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela.
Miembros de la Guardia Costera se detienen junto a un velero que transporta a un gran grupo de migrantes frente a Virginia Key, cerca de Key Biscayne, Florida, el jueves 12 de enero de 2023. La llegada de migrantes ha provocado un aumento de las inscripciones en las escuelas públicas de Miami-Dade, especialmente alumnos procedentes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela.

De los 14,723 estudiantes que se inscribieron en el distrito entre el 17 de agosto de 2022 y el 10 de enero de 2023, 9,935 procedían de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, los cuatro países donde los niveles de migración hacia Estados Unidos han estado en máximos históricos durante el último año, según el distrito. El resto de los estudiantes, inscritos en todos los niveles de grado, han llegado de más de 20 países, en su mayoría países del continente americano como Argentina, Colombia, Honduras, México y Perú, y algunos de Rusia y Ucrania.

El aumento se ha convertido en un tema de discusión para los miembros de la Junta Escolar en los últimos meses. Rojas solicitó en octubre datos sobre los estudiantes migrantes. El miércoles, al final del primer taller de la junta del año calendario, las cifras se hicieron más nítidas.

Los miembros de la junta y el personal del distrito debatieron brevemente las implicaciones de la afluencia de estudiantes, sobre todo teniendo en cuenta que el distrito enfrenta un menor número de maestros desde la pandemia. (Al inicio del curso escolar, el distrito informó de unas 220 vacantes en las aulas).

La llegada de los nuevos alumnos ha sido especialmente aguda en los últimos meses, como reflejo de los desembarcos casi diarios de emigrantes en la costa sureste de la Florida.

Desde mediados de octubre hasta el 22 de diciembre, el número de estudiantes emigrantes que se inscribieron en el distrito aumentó en más de 3,100, según muestran los registros. El 11 de octubre, el distrito informó de 9,864 estudiantes que se habían inscrito tras llegar al país; el 22 de diciembre, la cifra ascendía a 12,978 estudiantes.

En diciembre, justo antes de Navidad, 175 cubanos llegaron a los Cayos de la Florida y Hollywood Beach en 24 horas. Durante el fin de semana de Año Nuevo, más de 500 cubanos llegaron a los Cayos. Un grupo de 70 inmigrantes haitianos llegó el jueves por la tarde a Virginia Key, una isla barrera frente a Miami que desemboca en Key Biscayne.

Estudiantes procedentes de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela

Durante todo el ciclo escolar 2021-22, el distrito inscribió a 13,404 alumnos que recientemente llegaron de otros países, según los registros.

En particular, los países a los que el distrito está prestando más atención son Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, cuando se comparan las cifras de este año con las del año pasado, dijo Dotres, quien actualizó a los miembros de la junta el miércoles sobre los últimos números.

En lo que va de año, se han inscrito 4,600 estudiantes inmigrantes cubanos más que el curso pasado, y casi 1,700 estudiantes venezolanos más, según los registros. En total, el número de estudiantes procedentes de Nicaragua que se inscribieron este año es solo 330 menos que el número total de estudiantes que emigraron el año pasado desde ese país. Y desde Haití, el número es de solo 90 estudiantes menos en comparación con el año pasado, muestran los datos.

El número de estudiantes que emigran de otros países se ha mantenido relativamente estable en comparación con años anteriores, dijo, lo que llevó al personal del distrito a prestar más atención a los cuatro valores atípicos.

En respuesta, el distrito ha puesto en marcha su Guía de Afluencia de Estudiantes, o plan sobre cómo responde el distrito a un aumento repentino de las inscripciones. Consta de tres categorías y se despliega en función de la gravedad de la afluencia.

En la actualidad, el distrito está operando en el primer nivel, o la “etapa de participación”, dijo al Herald el jefe de Operaciones Luis Díaz el jueves. Eso significa que, una vez que el distrito es consciente de una afluencia, el personal comienza a supervisar y orientar a las escuelas en las que los estudiantes se inscriben.

Por el momento, ninguna escuela está demasiado saturada ni es incapaz de proporcionar los recursos necesarios, dijo Díaz. Aunque no se dispone de datos exactos sobre las escuelas que han recibido la mayoría de los estudiantes desde el comienzo del curso escolar, Díaz dijo que, históricamente, el país de origen de una familia ha indicado dónde se han establecido en la región. (Los cubanos, por ejemplo, a menudo eligen residir en Hialeah, dijo).

El distrito registra a los nuevos estudiantes de inmediato y hace un seguimiento de esos estudiantes para asegurar que presenten la documentación adecuada, o los exámenes de idioma, por ejemplo. Entonces, y quizás lo más importante, se “activan” los servicios a esos estudiantes.

“En este momento, [estamos] asegurando de que todos los estudiantes que residen y se inscriben en el distrito reciben los servicios debidos”, dijo Díaz.

La siguiente fase, dijo Díaz, sería la creación de centros de registro o centros en todo el distrito para agilizar los procesos de inscripción de los estudiantes, evitar el hacinamiento en una o varias escuelas en un barrio en particular y centralizar los recursos que a menudo requieren tanto las escuelas como las familias a su llegada.

Las escuelas de Broward reciben menos alumnos migrantes

En comparación con Miami-Dade, las escuelas de Broward suelen recibir menos alumnos inmigrantes, definidos como los nacidos en otro país que llevan menos de tres años en Estados Unidos, dijo Victoria Saldala, directora del Departamento Bilingüe o de Inglés para Hablantes de Otros Idiomas de las Escuelas de Broward.

El distrito reportó casi 6,900 estudiantes nacidos en el extranjero que se inscribieron por primera vez en una escuela estadounidense hace menos de tres años, aunque la cifra de agosto incluye a los que se inscribieron durante junio y julio.

Desde junio de 2022, las cifras más altas de inscripción proceden de colombianos, seguidos de cubanos, haitianos y venezolanos.

El distrito gestiona un Centro Internacional de Bienvenida, que apoya a los padres y tutores cuando inscriben a sus hijos en la escuela, y los pone en contacto con trabajadores sociales de la escuela para ayudarles con material escolar, uniformes, ropa y alimentos. Todas las escuelas ofrecen también servicios de salud mental y de otro tipo.

“No nos importa cómo llegaron aquí”, dijo Saldala, que lleva trabajando con estas familias unos 35 años, los primeros 18 más o menos en Miami-Dade y 17 años en Broward. “Nuestro trabajo no es cuestionar eso. Aceptamos a todos los estudiantes”.

Afluencia anterior de estudiantes migrantes

Esta no es la primera vez que las escuelas de Miami-Dade han lidiado con una afluencia de estudiantes como resultado de la inmigración, lo cual Rojas señaló el miércoles.

En la década de 1980, se produjo el éxodo del Mariel, que permitió a los cubanos que deseaban salir de Cuba embarcarse en botes en el puerto de Mariel en La Habana y huir hacia Estados Unidos. En solo seis meses, más de 125,000 cubanos llegaron a Estados Unidos, asentándose predominantemente en el sur de la Florida.

En la década de 1990, se produjo la crisis de los balseros, que hizo huir del país a 35,000 cubanos.

Este año, dijo Díaz, los retos están relacionados sobre todo con la contratación de maestros y otro personal.

“En algunos casos, tomará más o menos un minuto contratar a un maestro”, dijo. Cuando una escuela reciba una afluencia de estudiantes y se necesite un nuevo puesto para compensar las cifras, el distrito asignará y presupuestará el puesto “lo antes posible. El problema será la contratación del personal para el puesto”.