El repunte de la covid-19 comienza a amainar en Nueva York

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 25 ene (EFE News).- El repunte de casos y hospitalizaciones por covid-19 en Nueva York ha comenzado a amainar y las autoridades plantearon este lunes la posibilidad de empezar a levantar algunas restricciones para dar un empujón a la economía.

El porcentaje de pruebas positivas en el conjunto del estado se situó en la última jornada en el 5,47 %, claramente por debajo de dato de hace unas semanas, cuando llegó a superar el 8 %, y por primera vez desde el inicio de la segunda ola la tasa de transmisión ha bajado de 1, lo que supone que el virus ha dejado de extenderse de una forma tan rápida.

Así lo explicó este lunes el gobernador estatal, Andrew Cuomo, que recordó que los expertos habían vaticinado una explosión de casos de covid-19 tras las fiestas navideñas y una reducción del ritmo de contagios después.

“El actual cumplimiento de esa predicción son buenas noticias”, señaló Cuomo, que destacó también que la pasada semana fue la primera en la que bajaron las hospitalizaciones desde principios de septiembre.

Ante esta situación, las autoridades están contemplando la posibilidad de levantar algunas restricciones, al menos en algunas zonas del estado.

Cuomo anunció este lunes una primera medida, con la autorización para retomar las cirugías no urgentes en el condado de Erie, y dijo que daría a conocer nuevas acciones en los próximos días, sin dar más detalles.

Sí descartó, por el momento, la reapertura del servicio en el interior de bares y restaurantes en la ciudad de Nueva York, donde los establecimientos únicamente pueden servir en las terrazas desde mediados de diciembre, tras un breve periodo en el que sí pudieron atender a sus clientes dentro con muchas limitaciones.

Este domingo, se registraron 167 fallecimientos en Nueva York por coronavirus, lo que eleva el total oficial a 34.242, aunque el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins lo sitúa por encima de 42.500.

El estado ha sido el más golpeado por la pandemia en Estados Unidos y fue su gran epicentro durante la primera ola, la pasada primavera.

(c) Agencia EFE