Republicanos intentan sacar a Ilhan Omar de los comités después de que los demócratas buscaran castigar a Marjorie Taylor Greene

Josh Marcus
·5  min de lectura
La congresista Marjorie Taylor Greene ha insistido en que las elecciones de 2020 le fueron robadas a Donald Trump, entre varias otras teorías de conspiración refutadas. (Getty Images)
La congresista Marjorie Taylor Greene ha insistido en que las elecciones de 2020 le fueron robadas a Donald Trump, entre varias otras teorías de conspiración refutadas. (Getty Images)

Un grupo de republicanos en el Congreso está presionando para despojar a la representante demócrata Ilhan Omar de sus asignaciones en el comité, como respuesta a los intentos de los demócratas por expulsar a la republicana Marjorie Taylor Greene por sus comentarios anteriores, que con frecuencia tenían como blanco a Ilhan Omar.

"Si la mayoría demócrata quiere seguir este camino, debe comenzar por lidiar con sus propios miembros que han estado en esto antes y DESPUÉS de su elección al Congreso", escribió el congresista Brian Babin de Texas en Twitter el martes y argumentó que los incidentes en los que Ilhan Omar había criticado la política de Estados Unidos en el Medio Oriente y había usado un lenguaje torpe al hablar sobre una organización judía eran delitos equivalentes.

Los republicanos Ronny Jackson de Texas, Andy Biggs de Arizona y Jody Hice de Georgia presuntamente apoyan el esfuerzo.

Omar, quien junto con la representante Rashida Tlaib fue la primera mujer musulmana elegida al Congreso en 2018, calificó el esfuerzo como una "difamación desesperada" y señaló las formas en que Greene había apoyado las teorías de conspiración en torno a las elecciones que se volvieron violentas el 6 de enero cuando ocurrió el asalto al Capitolio.

También la señaló directamente y la amenazó, incluidos videos anteriores de Greene en los terrenos del Capitolio que decían que los representantes musulmanes no eran legítimos, y un anuncio de campaña que mostraba a la representante de Georgia sosteniendo un rifle de asalto cerca de la cara de Omar, que, según la congresista de Minnesota, provocó amenazas de muerte en su contra.

“Esta es una difamación desesperada arraigada en el racismo, la misoginia y la islamofobia. Marjorie Taylor Greene ha incitado a la violencia contra sus compañeros miembros del Congreso, señalando repetidamente a mujeres prominentes de color”, escribió en Twitter el miércoles.

También criticó a los republicanos por apoyar a "miembros de su propia causa que fomentan la violencia", como Greene.

“Es hora de dejar de encubrir las acciones de los teóricos de la conspiración violenta, que representan una amenaza directa e inmediata para sus seguidores del Congreso y nuestros procesos democráticos más fundamentales”, continuó Omar.

La representante Greene, mediante su cuenta de Twitter, afirmó que, de hecho, ella era la que enfrentaba discriminación basada en su identidad.

"Blanca, mujer, esposa, madre, cristiana, conservadora, dueña de un negocio", escribió. “Estas son las razones por las que no me quieren en Ed & Labor. Es mi identidad y mis valores”.

Los demócratas apoyaron a Omar ante el movimiento del Partido Republicano.

"No hay absolutamente ninguna analogía con ningún miembro de nuestro lado del pasillo, punto", dijo el miércoles el líder de la mayoría de la Cámara, Steny Hoyer. "Cualquier analogía que intenten hacer es engañosa".

Antes de ser elegida, Greene dijo que los musulmanes no pertenecían al gobierno, calificó la elección de Omar como una "invasión islámica", insistió en que no podía servir en el gobierno porque había jurado en un Corán. Al mismo tiempo, Marjorie Taylor Greene dio ‘me gusta’ a las publicaciones en las redes sociales que piden violencia y muerte a líderes demócratas como Barack Obama, Hillary Clinton y Nancy Pelosi.

Ella no se ha disculpado por las publicaciones, pero ha dicho que algunas fueron hechas por miembros de su personal y no representaban sus puntos de vista, y luego descartó la controversia sobre sus comentarios como mucho ruido y pocas nueces sobre “algunas publicaciones en las redes sociales antes de correr para los Congresos".

Una vez que fue elegida, fue una feroz defensora de las objeciones sin evidencia del ex presidente Trump a los resultados de las elecciones, e incluso votó para mantenerlas después de los disturbios en el Capitolio. La representante Cori Bush, una mujer negra de Missouri, solicitó mudar su oficina lejos de la de Greene, después de afirmar que tanto ella como su personal fueron "reprendidos" porque le habían pedido a la representante de Georgia que usara un tapabocas para detener la propagación del coronavirus.

La guerra dentro del partido sobre qué hacer con la controvertida congresista de Georgia, y el lanzamiento de bombas al estilo Trump dentro del Partido Republicano en general, parece que continuará.

Greene se reunió con el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, el martes, y los líderes del Partido Republicano se reunieron ese mismo día para considerar retirarla de las asignaciones del comité, pero no llegaron a una conclusión. Los principales republicanos como Mitch McConnell y Mitt Romney la han calificado de "cáncer" y "chiflada" dentro del partido.

El miércoles, la conferencia republicana se reunirá para debatir si despojar a la representante Liz Cheney de un puesto de liderazgo por respaldar el segundo conjunto de cargos de juicio político contra Donald Trump.

Relacionados

Nancy Pelosi llama “cobarde” a Kevin McCarthy

Demócratas sacarán a Marjorie Taylor Greene de comités

Taylor Greene compara a sobreviviente de Parkland con un perro