Republicanos atacan a demócratas en Nevada por inmigrantes y drogas

·4  min de lectura

En su intento por conquistar el escaño del Senado federal en Nevada que estará en juego en las elecciones de noviembre, el Partido Republicano ha recurrido a una táctica que ha probado ser muy efectiva en el pasado: culpar a los demócratas de su falta de firmeza para detener el crimen y la inmigración irregular.

Un anuncio en español del NRSC (Comité Nacional Republicano del Senado) afirma que la senadora demócrata por Nevada, Catherine Cortez Masto, no ha prevenido que drogas peligrosas, como el fentanilo, inunden las calles de ese estado. Adicionalmente, un tuit adjunto del NRSC en inglés ataca a la senadora por votar contra los fondos necesarios para combatir el tráfico de drogas en la frontera sur.

En respuesta, la campaña de la senadora dijo que estos ataques son falsos pues ella ha apoyado la toma de medidas enérgicas contra los crímenes en la frontera sur, así como la necesidad de que las fuerzas locales, estatales y federales colaboren para abordar a las “empresas transnacionales criminales que participan en el tráfico de drogas, de personas, lavado de dinero y tráfico de armas a través de la frontera”.

Un análisis de la organización America’s Voice indica que el problema de que no haya suficiente control en la frontera para atacar el narcotráfico no es responsabilidad exclusiva de los demócratas sino también de los republicanos que han votado en contra de los fondos para modernizar los puertos de entrada en la frontera sur. Y subraya que no son los migrantes quienes transportan la droga sino empresas criminales.

“El 99 por ciento de todas las drogas interceptadas en la frontera ingresan por los puertos de entrada por auto, camiones, barcos y aviones, no por migrantes ni solicitantes de asilo. Sin embargo, muchos de los mismos republicanos que están intentando politizar la crisis de opioides votaron contra la Ley de Inversión en Infraestructura y Empleos, que incluía $430 millones para Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) a fin de construir y modernizar puertos terrestres de entrada”, asegura America’s Voice.

Según esa organización, la intención del anuncio de los republicanos es clara: insinúa que los inmigrantes y los solicitantes de asilo son los responsables de transportar drogas a Estados Unidos ante la mirada complaciente de los demócratas. Pero la realidad es más compleja, puesto que los temas en torno al fentanilo y a la crisis de opioides son multidimensionales. “Involucran aspectos relacionados con el comercio internacional, la atención a la salud, y una serie de medidas legales para enfrentar a las organizaciones criminales y combatir a los carteles. Pero no son un tema de inmigración”, dice esa organización.

Muertes por fentanilo

America’s Voice agrega que, por desgracia, las muertes por sobredosis de fentanilo no son nuevas y aumentaron dramáticamente bajo la administración de Donald Trump, mientras que la interdicción ha aumentado bajo la administración de Joe Biden, según determinó una verificación de datos del Washington Post: “Las incautaciones de fentanilo han aumentado, no disminuido, bajo Biden. Las muertes por sobredosis aumentaron drásticamente bajo Trump”.

El anuncio de los republicanos contra Cortez Masto se da en el contexto de la férrea lucha que sostienen contra los demócratas en Nevada.

Una reciente encuesta de la organización AARP indica que el gobernador demócrata Steve Sisolak y la senadora Cortez Masto llevan una ligera ventaja con miras a las elecciones de noviembre.

En la contienda por el Senado, Cortez Masto va adelante de su contrincante, el fiscal republicano Adam Laxalt, por cuatro puntos (44 por ciento contra 40 por ciento), mientras que en la lucha por la gubernatura, Sisolak aventaja con tres puntos a su opositor, el sheriff del condado de Clark, Joe Lombardo (41 por ciento contra 38 por ciento).

La encuesta de AARP revela también que el apoyo de la comunidad latina a los demócratas en Nevada ha declinado de manera significativa.

Tony Fabrizio, quien trabajó como encuestador para Donald Trump en 2016 y Matt Hogan, quien ha estado a cargo de varios sondeos para los demócratas, coinciden en que los latinos, cuyo voto será decisivo en noviembre, han empezado a distanciarse del partido azul, cada vez más. Al parecer, el tema económico es una de las razones que explica esta tendencia.

Aunque Biden ganó Nevada en 2020, la candidatura demócrata perdió terreno con respecto a 2016.

A nivel nacional, en 2016 el 71 por ciento de los latinos votaron por Hillary Clinton, mientras que en 2020, solo el 63 por ciento apoyó a Biden.