VIDEOS | Así ardió Sinaloa y llovieron balas por el hijo del Chapo Guzmán

Foto: STR/AFP via Getty Images

Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, fue detenido en Culiacán, Sinaloa y después liberado tras una ola de violencia de grupos del crimen organizado que por horas sumieron a la ciudad en balaceras, bloqueos con vehículos incendiados.

El secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana de México, Alfonso Durazo, explicó que alrededor de las 15:00 de este jueves 30 elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de la Defensa Nacional se encontraba realizando un patrullaje de rutina en el fraccionamiento Tres Ríos de la capital del estado, cuando fueron agredidos desde una vivienda.

Al repeler la agresión y tomar el control del interior de la vivienda, los uniformados encontraron en su interior a cuatro personas, identificando a uno de ellos como Ovidio Guzmán López, lo que provocó la serie de enfrentamientos y balaceras que mantuvieron aterrorizada a la gente de Culiacán.

El funcionario afirmó que al momento de tener ubicado a Ovidio Guzmán una serie de grupos armados rodearon el domicilio, superando en número y fuerza de fuego a los 30 elementos de la patrulla.

Por esa razón y para regresar la calma a la la ciudad, el gabinete de seguridad que Durazo encabeza decidió suspender las operaciones, lo que incluyó, como después se confirmó, la liberación del hijo del narcotraficante.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó en febrero que Ovidio Guzmán (de 28 años y apodado ‘El Ratón’) y otros integrantes del cártel de Sinaloa, están señalados por los cargos de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y mariguana para su importación a ese país

A través de redes sociales se alertó a la población sobre fuertes detonaciones de armas automáticas, primero en la zona de Tres Ríos, muy cerca del edificio de la Fiscalía General del Estado y posteriormente, sobre el cruce Enrique Sánchez Alonso y Universitarios.

Videos y fotografías divulgadas por medios locales, como el periódico Riodoce, mostraban camionetas con civiles armados y ametralladoras de alto calibre en las calles de la ciudad de Culiacán, además de intensas balaceras y diversas vialidades bloqueadas con algunos vehículos incendiados, una práctica que los miembros del crimen organizado suelen utilizar para impedir la movilidad de las autoridades.

Foto: STR/AFP via Getty Images

La Secretaría de Seguridad Pública del estado alertó a las diversas fuerzas federales para atender los reportes que alarmaron a la población, por las continuas detonaciones de armas de fuego de grueso calibre y la circulación de personas civiles armadas.

Ese tipo de sucesos no se veían en Culiacán por lo menos en cuatro años.

El secretario de Seguridad Pública de Sinaloa, Cristóbal Castañeda, informó a Milenio Televisión que además de los enfrentamientos con civiles armados, hubo bloqueos al interior de la ciudad, así como en casetas, y una fuga en el penal de Aguaruto, en Culiacán. De acuerdo con Denise Maerker, escaparon al menos 20 personas de la cárcel.

Señaló que Tres Ríos es la zona de mayor riesgo por la cantidad de enfrentamientos, por lo que pidió a la ciudadanía permanecer en sus casas, hasta que se tenga control de la situación.

“La gente está muy atemorizada, y no quiere salir a la calle”, dijo Arturo, un habitante de Culiacán en entrevista con Milenio Televisión.

Por su parte, la Liga MX informó que el partido que se disputaría en la noche entre Dorados y el Atlante, como parte del Ascenso MX, ha sido suspendido por seguridad. El partido era parte de la jornada 10 del torneo de plata del futbol mexicano.

Por medio de un comunicado se afirma que hay comunicación con las autoridades para salvaguardad la integridad de aficionados, jugadores y árbitros. "La Liga MX estará en constante comunicación con las autoridades y cuando se tenga certeza se informará la fecha para disputar dicho partido", afirma el mensaje.

Sinaloa es la cuna del cartel del mismo nombre y cuyo líder, Joaquín “El Chapo” Guzmán, está encarcelado en Estados Unidos tras ser sentenciado a cadena perpetua por narcotráfico.

Con la tercera y última detención de “El Chapo” en 2016, hubo una lucha por el control del grupo que fue desactivada con el encarcelamiento de Dámaso López Núñez y su hijo, Dámaso López Serrano. El primero fue capturado por México y el segundo se entregó voluntariamente a las autoridades estadounidenses.

Los expertos coinciden en que las riendas del cartel, que sigue operando a pesar del encarcelamiento de su líder, está en manos de Ismael “El Mayo” Zambada, cofundador de la organización criminal hace tres décadas y de dos de los hijos de El Chapo, Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán, conocidos como “Los Chapitos”.

El Chapo tuvo en total diez hijos con tres esposas distintas, cuatro con la segunda y gemelas con la tercera que fueron vistos durante su juicio en Estados Unidos. (Con información de Animal Político, El Universal y Associated Press).


Foto: STR/AFP via Getty Images