Las reglas de sucesión británicas para un nuevo soberano

·4  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: La reina Isabel del Reino Unido

LONDRES, 8 sep (Reuters) - La reina Isabel, monarca de Reino Unido durante más de siete décadas, falleció el jueves a los 96 años.

A continuación se explican las normas de la corte británica sobre la ascensión de un nuevo soberano y se describen los poderes y responsabilidades del monarca.

Según la constitución británica, un soberano accede al trono en el momento en que muere su predecesor, antes incluso de ser proclamado ante el pueblo, y no hay interregno.

El nuevo monarca es proclamado oficialmente rey o reina por un órgano especial llamado Consejo de Adhesión, al que se convoca a los miembros del Consejo Privado -un grupo de varios cientos de consejeros reales seleccionados, incluidos miembros del gabinete-.

Sólo se convoca una sesión completa del Consejo Privado cuando se produce el ascenso de un nuevo soberano o cuando el monarca anuncia su intención de casarse, un acontecimiento de gran importancia dada la base hereditaria de la monarquía.

Al Consejo de Adhesión, que proclama al nuevo soberano, también están invitados los Lores Espirituales y Temporales (es decir, los obispos de la Iglesia de Inglaterra que se sientan en la Cámara de los Lores, junto con los pares laicos del reino) y los altos comisionados de las naciones de la Commonwealth.

La coronación del soberano, que en realidad no es más que un procedimiento de ratificación formal, sigue a la adhesión tras un intervalo de luto. La reina Isabel II fue coronada en junio de 1953, 16 meses después de la muerte de Jorge VI.

La coronación tiene lugar en la abadía londinense de Westminster en presencia de políticos, personalidades públicas y representantes de países de todo el mundo.

El soberano reina por gracia de la Ley de Instauración de 1701, que establece las normas de sucesión, decretando que sólo pueden acceder al trono los descendientes protestantes de una nieta de Jacobo I de Inglaterra (la princesa Sofía, electora de Hannover).

Hasta una nueva ley de 2013, estar casado con una católica romana también impedía a un miembro de la realeza ocupar un lugar en la línea de sucesión. Sin embargo, un católico sigue sin poder convertirse en monarca.

La legislación de 2013 también eliminó la precedencia que se daba a la línea masculina, lo que significa que cualquier miembro de la realeza nacido a partir del 28 de octubre de 2011 no sería discriminado en la sucesión al trono por razones de género.

El cónyuge del soberano fallecido no juega ningún papel en la sucesión, ya que el papel oficial del consorte en la perpetuación de la dinastía termina con el acto de procreación.

Excepto en el caso único de Guillermo III y María, que gobernaron conjuntamente, el monarca reina solo. Las esposas de los hombres de la realeza reciben el rango y el estatus de sus maridos, mientras que los consortes masculinos de las mujeres de la realeza no tienen derecho automático a un título.

Si el nuevo soberano es menor de edad, se nombra un regente escogido por el antiguo rey o reina para que cumpla las funciones oficiales del monarca hasta que el nuevo rey o reina alcance la madurez.

Tradicionalmente, se considera que el soberano personifica el Estado que encabeza y simboliza un vínculo común entre los países que componen el Reino Unido. En derecho, el soberano es jefe del ejecutivo, parte integrante del legislativo, jefe del poder judicial, comandante en jefe de las fuerzas armadas y gobernador supremo de la Iglesia de Inglaterra.

En realidad, el soberano sella las decisiones del gobierno y reina a través de la voluntad del Parlamento. El monarca convoca y prorroga el Parlamento, e invita al líder del partido político que ha ganado las elecciones generales a ser primer ministro y formar un gobierno.

En los casos en los que hay un "parlamento indeciso", en el que ningún partido tiene mayoría absoluta, el soberano podía en el pasado ejercer algún juicio personal en la elección de un líder, pero ahora no se espera que participe.

El soberano británico es también jefe de la Commonwealth de naciones que surgió del imperio británico y jefe de Estado de otros 14 países.

Se trata de Antigua y Barbuda, Australia, Bahamas, Belice, Canadá, Granada, Jamaica, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Islas Salomón y Tuvalu.

La monarquía es la institución laica más antigua de Reino Unido; la familia real se remonta a Guillermo el Conquistador en 1066 e incluso a Egberto de Wessex, generalmente reconocido como el primer rey de los ingleses, en el año 829.

A la soberana se le trata como "Su Majestad".

El título oficial de la reina Isabel era "Su Excelentísima Majestad Isabel II, por la Gracia de Dios del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de sus demás territorios Reina, Jefa de la Commonwealth, Defensora de la Fe".

(Reporte de Michael Holden; Editado en Español por Ricardo Figueroa)