Comparamos el álbum de boda de Harry con el de su hermano y sus padres

Un par de días después de darse el “sí, quiero” volvemos a ver una imagen que refleja toda la felicidad del príncipe Harry y Meghan, Duquesa de Sussex. La pareja ha hecho públicas las imágenes oficiales de su boda, que vistió Windsor de fiesta el pasado 19 de mayo. En total se han distribuido tres instantáneas de las que dos de ellas guardan un gran parecido con las que protagonizaron los Duques de Cambridge y el príncipe Carlos y Diana de Gales, mientras que en la tercera se nota su estilo y personalidad. Se trata de una instantánea en la que se ve a los recién casados en una actitud distendida, sentados en unas escaleras al aire libre y es la que más contrasta con los retratos oficiales anteriores. Los padres de Guillermo se fotografiaron en Palacio y de pie al igual que Guillermo y Catherine, y miran directamente a la cámara, dando así un aire más solemne al reportaje. La de los Duques de Sussex es mucho más artística y ellos muestran una actitud más relajada. Además de estar sentados, Meghan no mira al frente y está realizada en blanco y negro (las otras se hicieron a color) y el príncipe posa con cariño su mano sobre el brazo de su ya mujer. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

VER GALERÍA

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA VER LA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS

unque esta foto es la más diferente y menos protocolaria respecto a los últimos posados nupciales, Harry y Meghan sí que han sido retratados, al igual que en la boda de Guillermo y de Diana de Gales, con sus familias en una estampa más reducida ya que a la exactriz solo la acompañó en su gran día su madre. Catherine contó con sus padres y su hermana, Pippa Middleton, en el posado y Lady Diana estuvo arropada por su numerosa familia. En todas ellas aparecen la Reina y el Duque de Edimburgo. 

VER GALERÍA

También se aprecia una gran diferencia en cuanto a la tonalidad de cada uno de los reportajes. Si en la de los Duques de Cambridge, los novios fueron inmortalizados en un salón rojo, a juego con los uniformes del príncipe Guillermo y de su abuelo, los Duques de Sussex lo han hecho en la Green Drawing Room del Castillo de Windsor, una sala dorada con paredes forradas de tela verde, que combinaban con los trajes de Isabel II y de Doria Ragland, la madre de Meghan, y con los ramos de la novia y de las damitas de honor.  En la de Diana y Carlos no hay uniformidad cromática pues los trajes de las mujeres de la Familia Real y de la familia Spencer fueron de lo más coloridos. Además, respecto al álbum del príncipe Guillermo y del hijo de Isabel II, el de la exactriz no guarda tanta simetría y está algo más desordenado. 

VER GALERÍA

En lo que han seguido la tradición ha sido en retratarse de manera divertida con los pajes y damitas del cortejo nupcial. Una instantánea bastante similar en las tres ocasiones, pero en la que Harry y Meghan han vuelto a dejar patente su toque sentándose en el suelo. Pese al paso de los años, los fotógrafos han sabido reflejar el carácter espontáneo y divertido de los más pequeños de cada uno de los enlaces. 

VER GALERÍA

Lo que sí que comparte Meghan con la que hubiera sido su suegra es que ambas lucen la cola de sus vestidos, aunque la majestuosidad del diseño que confeccionaron para la malograda princesa David y Elizabeth Emanuel y los ocho metros de su cola contrastan con la sobria, pero elegante y favorecedora creación que hizo Clare Waight Keller, directora creativa de Givenchy, para la ya mujer del príncipe Harry. La que más "escondió" su vestido de novia fue la Duquesa de Cambridge, pues en ninguna aparece enseñando la cola de su traje. En los tres álbumes solo en el que protagoniza el heredero al trono aparece la novia fotografiada sola. 

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Fotos oficiales de la boda de Harry y Meghan