La reacción de Fernández ante el fallo de la Corte alertó a Human Rights Watch

·2  min de lectura
El director de la División de las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco
Mariana Araujo

La frase de Alberto Fernández tras conocerse el fallo adverso para el Gobierno de la Corte Suprema sobre la presencialidad escolar repercutió más allá de las fronteras del país. La frase “dicten las sentencias que quieran, vamos a hacer lo que debemos”, que pronunció en un acto realizado este martes por la tarde, no pasó desapercibida y generó preocupación en el director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, quien cuestionó al Presidente en un mensaje que publicó en su cuenta personal de la red social Twitter.

“Me preocupa la reacción del Pdte. @alferdez ante la decisión de la @CorteSupremaAR sobre clases presenciales. No corresponde que un presidente denigre una sentencia judicial e insinúe que no la va a acatar (aunque diga que reivindica el Estado de derecho)”, reprochó Vivanco en su mensaje, que acompañó con un enlace a una nota de LA NACION.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Este martes por la tarde, al anunciar en Ezeiza el Plan Federal Juana Manso, por el que se entregarán 633 mil notebooks a estudiantes secundarios, Fernández criticó con dureza el fallo de la Corte que reivindicó la autonomía porteña en la pelea por la presencialidad escolar.

Tras dos rechazos, la AFIP dio luz verde a Cristóbal López para levantar la quiebra de Oil Combustibles

“Yo voy a seguir cuidando la salud de los argentinos por más que escriban muchas hojas en sentencias”, dijo el Presidente, y agregó: “Yo, que soy un hombre de Estado de Derecho, lo reivindico y respeto las sentencias judiciales. No saben lo que me apena ver la decrepitud del derecho, convertido en sentencia”.

Human Rights Watch ya tuvo pronunciamientos críticos para el país este año. Condenó enérgicamente al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, por el trato a los aislados en centros provinciales de prevención contra el Covid-19. En un informe conjunto con la Universidad Johns Hopkins difundido a fines de marzo, la entidad señaló que Insfrán utilizó “medidas frecuentemente abusivas e insalubres” para prevenir los contagios.