Anuncios

Ratas del tamaño de un AK-47 y barro mugriento: El invierno llega a la guerra de Ucrania

Ratas del tamaño de un AK-47 y barro mugriento: El invierno llega a la guerra de Ucrania

El invierno acaba de llegar, pero ya ha traído una serie de dificultades a la guerra de Ucrania. Los ejércitos de ambos bandos se están viendo afectados y también los civiles.

"Pensemos en los defensores ucranianos en las trincheras", dijo a Euronews Tyler Kustra, profesor adjunto de política y relaciones internacionales en la Universidad de Nottingham.

Más de un millón de soldados ucranianos y rusos luchan actualmente en el este de Ucrania, mientras las temperaturas caen en picado y el tiempo invernal empieza a hacer mella.

Pero eso es sólo el principio de sus preocupaciones.

Citando imágenes de ratas "del tamaño de un fusil de asalto Kalashnikov" compartidas en las redes sociales por las tropas, Kustra dijo que las fuerzas rusas "se enfrentan a una grave infestación de roedores, ya que los ratones y las ratas buscan calor y comida metiéndose en sus trincheras".

"Dado que los ucranianos están justo al otro lado de la línea del frente, me preocupa que Putin no sea la única alimaña con la que tengan que lidiar", añadió.

En las últimas semanas han aparecido en las redes sociales varias publicaciones e informes que pretenden mostrar plagas de roedores en el interior de los frentes rusos, una señal de las condiciones de guerra cada vez más insalubres y degradantes para las tropas en el campo de batalla.

AFP informó recientemente de que los ratones estaban mordisqueando cables de importantes piezas de equipamiento en las trincheras ucranianas, como calefactores y dispositivos de Internet, lo que añade otro problema más.

La moral decae en invierno

Combatir en invierno es todo un reto.

"Estar en las trincheras a 10 o 20 grados bajo cero puede provocar hipotermia a los soldados", explica a Euronews Marina Miron, investigadora postdoctoral del Departamento de Estudios de Guerra del King's College.

Se necesita más combustible y ropa adecuada "sólo para sobrevivir en el campo de batalla invernal", continuó, lo que supone una mayor carga de recursos para el ejército de cada país.

"Dicho esto, ambos bandos saben cómo operar en invierno. No es nada nuevo", añadió.

Aun así, el tiempo desapacible puede afectar mentalmente a las tropas, especialmente cuando están lejos de la familia y los amigos.

"Nadie quiere estar en el frente, así que la moral baja. La gente quiere estar en un lugar agradable y cálido, en lugar de estar fuera", dijo Miron.

"Ése es el problema: hay un factor humano en las limitaciones psicológicas y físicas de operar en invierno".

Militares ucranianos vigilan un puesto de control en una carretera principal en Kiev, el 7 de marzo de 2022.
Militares ucranianos vigilan un puesto de control en una carretera principal en Kiev, el 7 de marzo de 2022. - Vadim Ghirda/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.

La influencia del invierno también plantea problemas a los estrategas de Kiev, ya que dificulta el avance en el campo de batalla.

"El terreno embarrado es malo para los avances militares", dijo el profesor de política Kustra, con condiciones resbaladizas que dificultan el movimiento de tropas y tanques. "El terreno helado funciona mejor".

Además de estos problemas naturales, citó las declaraciones del general ucraniano Valery Zaluzhny en The Economist, según las cuales la actual situación tecnológica significa que Ucrania no puede concentrar fuerzas para un ataque.

"Serán avistados por drones rusos y destruidos".

La contraofensiva ucraniana, lanzada en junio, podría ralentizarse debido al difícil clima invernal, no habiendo logrado tanto como esperaban algunos.

Sin embargo, aún es posible que se produzcan avances.

"Aunque las operaciones en invierno sean problemáticas, son diferentes", declaró Miron a Euronews.

Miron recordó la Segunda Guerra Mundial, en la que se produjeron importantes acciones ofensivas en los meses de invierno.

"Puede que no veamos el mismo tipo de acción rápida [que en verano en Ucrania]. Pero eso no significa necesariamente que no vaya a haber operaciones ofensivas", explicó Miron.

No está claro si un bando saldría más beneficiado que el otro.

"No se puede decir que favorezca a los ucranianos o a los rusos", dijo Miron. "Favorece al bando que está mejor preparado para este tipo de operaciones y que ha puesto en práctica todas las cosas que deberían ponerse en práctica desde el principio".

"Ahora no es el momento de juzgar".

Militares ucranianos disparan hacia posiciones rusas en la primera línea en un lugar no revelado en la región de Donetsk, Ucrania, el 23 de noviembre de 2022.
Militares ucranianos disparan hacia posiciones rusas en la primera línea en un lugar no revelado en la región de Donetsk, Ucrania, el 23 de noviembre de 2022. - Roman Chop/Copyright 2022 The AP. All rights reserved

El año pasado, los países occidentales se apresuraron a enviar ropa de invierno, ya que las temperaturas gélidas se convirtieron entonces en uno de los enemigos más temidos a ambos lados de la línea del frente.

Factores "más decisivos", como la escasez de municiones o los problemas de mano de obra, podrían perjudicar las operaciones en el lado ucraniano, advirtió Miron.

Los Estados de la UE se han comprometido a suministrar un millón de proyectiles a Kiev antes de marzo, aunque este ambicioso objetivo parece ya inalcanzable.

El invierno también afecta a los civiles

Pero no sólo los soldados sufren el frío.

"Me preocupan los civiles ucranianos a medida que bajan las temperaturas", afirma Kustra.

"El invierno pasado Putin atacó las centrales eléctricas ucranianas para intentar congelar a la población civil. Puede que lo intente de nuevo este invierno. Frustrar sus planes y mantener el calor será una preocupación para los militares ucranianos".

Los ataques rusos asolaron las infraestructuras energéticas de Ucrania el invierno pasado, sumiendo al país en la oscuridad durante largos periodos y privando a la población civil de luz y calefacción.

Su campaña selectiva destruyó aproximadamente el 61% de la capacidad de generación de electricidad de Ucrania y dañó más del 50% del sector energético del país, según el Atlantic Council, un grupo de reflexión estadounidense.

Un médico ucraniano trata a un residente en Jersón, al sur de Ucrania, el 22 de noviembre de 2022.
Un médico ucraniano trata a un residente en Jersón, al sur de Ucrania, el 22 de noviembre de 2022. - Bernat Armangue/Copyright 2022 The AP. All rights reserved.

Las temperaturas medias en Ucrania oscilan entre -4,8 C y 2 C entre diciembre y marzo, y son frecuentes las condiciones climáticas adversas, como la nieve y el hielo.

La doctora Jade McGlynn, investigadora de Estudios de Guerra en el King's College de Londres, declaró a Euronews a principios de año que Moscú estaba "bombardeando de terror" deliberadamente a Ucrania.

"La intención última es doblegar la voluntad de la población para que en algún momento ceda y acepte a Rusia", explicó en junio, afirmando que estaba "dirigido" personalmente por el presidente ruso.

"Putin cree que Occidente se rendirá y los ucranianos sólo agradecerán el fin del terror".