Río Grande: la historia del bebé de 4 meses y sus padres que se habían bajado del avión sanitario minutos antes del accidente

·3  min de lectura
El avión tenía la capacidad para trasladar una incubadora
El avión tenía la capacidad para trasladar una incubadora

“Estuvieron minutos antes con los cuatro y luego ven que murieron. No lo pueden creer”. Conmoción y dolor fueron los primeros sentimientos de los padres del bebé de cuatro meses que habían partido en el avión sanitario, a las 8.45 desde el aeropuerto de San Fernando, para regresar a Río Grande y continuar allí el tratamiento de su hijo, que había comenzado un mes antes en el Hospital Militar de la ciudad de Buenos Aires.

Según pudo reconstruir LA NACION, las tres personas que se bajaron del Learjet 35A, matrícula LV-BPA, que se estrelló en el sector militar del aeropuerto, fueron un bebé de cuatro meses y sus padres que habían viajado un mes antes a Buenos Aires para tratar un cuadro de botulismo en el pequeño.

Estaba mucho mejor y por eso regresaban para acá, la familia es de Tierra del Fuego, y el bebé estaba por terminar su tratamiento acá en Río Grande”, explicaron fuentes sanitarias a este medio. En la actualidad, el pequeño y sus padres están en la Clínica Cemep, situada en la calle 20 de Junio 815, en la segunda ciudad más grande de Tierra del Fuego.

Por el momento, los padres del bebé prefirieron no tener contacto con la prensa ante la conmoción que les generó conocer el trágico final de los pilotos, el médico y la enfermera que, durante toda la mañana, los habían acompañado para regresar a su hogar.

La clínica CEMEP
La clínica CEMEP

Qué se sabe del trágico final

Un avión sanitario se estrelló a poco de despegar hoy en el aeropuerto de Río Grande, y murieron los cuatro tripulantes. La estación aeronaval estuvo cerrada hasta las 18.30, aunque la nave siniestrada cayó fuera de la terminal, en un sector militar.

Según confirmaron fuentes oficiales a LA NACION, se trata de un avión Learjet 35A, matrícula LV-BPA, operado por la empresa Flying America S.A., que se estrelló a las 14.17.

La aeronave había despegado a las 8.45 del aeropuerto de San Fernando, en la provincia de Buenos Aires, y había hecho una escala en Comodoro Rivadavia antes de dirigirse a Río Grande. Cuando intentaban regresar a Buenos Aires, se produjo la caída.

En carrera de despegue se accidentó, impactando en el sector de la base aeronaval”, indicaron en el primer parte sobre el accidente fatal.

Por la tarde, fuentes judiciales informaron a la agencia Télam que las víctimas fueron identificadas como C laudio Canelo, de 52 años, comandante de la aeronave; Héctor Vittore, de 51, que oficiaba de copiloto; el médico Diego Ciolfi, de 56 años y la enfermera Denise Torres García, de 30. Habían llegado hasta la ciudad austral contratados por una empresa de salud privada.

Sobre la tripulación la agencia estatal informó que Canelo era un experimentado piloto que pertenecía a una familia ligada a la actividad aeronáutica civil y Vittore, oriundo de la localidad bonaerense de La Reja, fue despachante operativo de la compañía aérea Dinar, entre 1994 y 1996; piloto de aviación del ejército entre 1995 y 2011 y desde el 2009 prestaba servicios para Flying América S.A. Diego Ciolfi era un pediatra oriundo de la localidad de Caleta Olivia, provincia de Santa Cruz y se desempeñaba en el Hospital Zonal de esa localidad.

En tanto, la enfermera Denise Torres García era oriunda del barrio porteño de Núñez, y había realizado sus estudios de enfermería en la Universidad de Buenos Aires y trabajado también el Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires.

LA NACION quiso hablar con la firma, pero evitaron ampliar información porque dijeron que se encontraban abocados a atender la situación que derivó en la muerte de las cuatro personas.