Diputados: fuertes cruces el debate por la quita de fondos a la ciudad

Laura Serra
·5  min de lectura

En un clima de tensión en el recinto, con fuertes cruces entre el oficialismo y la oposición por la validez de la sesión, el oficialismo en la Cámara de Diputados busca esta madrugada garantizar los apoyos necesarios para aprobar el proyecto del Poder Ejecutivo que dispone un nuevo recorte de recursos coparticipables a la ciudad de Buenos Aires. La iniciativa era resistida por el bloque opositor de Juntos por el Cambio por considerar que, además de inconstitucional, constituye una nueva embestida del Gobierno contra el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La principal bancada opositora dilató el debate durante más de diez horas, a fuerza de una sucesión interminable de pedidos de privilegio y apartamientos de reglamento, hasta la medianoche de ayer, con el objetivo de hacer caer la sesión. Argumentaron que, a partir del 1° de diciembre, deja de regir el protocolo que habilita las sesiones remotas en la Cámara de Diputados, por lo que el debate, a su juicio, debía finalizar. El oficialismo, por el contrario, insistía en que la sesión era válida y que debía continuar, pues las sesiones ordinarias fueron prorrogadas ayer, a última hora, por decreto del Poder Ejecutivo.

Pasadas las 2 de la madrugada se votó la moción de continuar, a pesar de que Juntos por el Cambio consideró inválida la sesión al señalar que el protocolo de funcionamiento virtual ya caducó. Tuvo 129 votos afirmativos, 102 negativos y 2 abstenciones, por lo que luego se continuó con el tratamiento de los temas pendientes.

Un populismo asustado, por Carlos Pagni

El nudo del conflicto, más allá de la discusión sobre la validez de la sesión, es el proyecto que propone detraerle más fondos a la Capital para el financiamiento de la policía, que ya cuenta con media sanción del Senado. A las 3 de la madrugada, la Cámara de Diputados comenzó a debatir este proyecto que busca fijar en 24.500 millones de pesos anuales el monto que pagará el gobierno nacional para el funcionamiento de la Policía a la Ciudad de Buenos Aires. No obstante, el oficialismo no descartaba la posibilidad de introducir modificaciones al texto con el propósito de garantizar la mayoría de votos necesarios su aprobación.

Negri increpó a Massa

Pasada la medianoche, estalló el conflicto. "El nivel de tensión es responsabilidad suya señor presidente Massa, porque ningunea a los presidentes del bloque, ningunea a la oposición, cree que somos empleados suyos, que la cámara es una cámara de ausentes donde usted es el único presente", despotricó Mario Negri, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio. Massa, con el mate en la mano, lo escuchó impertérrito.

Mientras en el recinto de la Cámara de Diputados se dilataba el inicio de la discusión del proyecto, en la Casa Rosada el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, y delegados de Rodríguez Larreta buscaban acercar posiciones con la mediación del gobernador cordobés Juan Schiaretti, el único mandatario provincial del PJ que no firmó la solicitada que auspició el Gobierno y que suscribieron los gobernadores peronistas a favor de detraerle más recursos a la Capital.

El kirchnerismo castiga a dos militares que declararon en causas contra Amado Boudou y Milagro Sala

En líneas generales, el borrador con las modificaciones -que se ideó en las usinas de la gobernación cordobesa- propone que la Nación y la Ciudad abran una instancia de negociación de 60 días para avanzar en un convenio que defina el monto de la transferencia anual para solventar el traspaso de la policía a la Capital. Se propone que en la negociación intervenga la Comisión Federal de Impuestos (CFI), a efectos de emitir una opinión sobre el monto a transferir.

El borrador establece, además, que hasta la entrada en vigencia del convenio al que eventualmente se alcance, el Tesoro debería transferir de manera mensual a la Capital la doceava parte de $24.500 millones a cuenta del monto que se termine acordando.

Más allá de las negociaciones de último momento entre la Nación y la Ciudad, voceros del oficialismo aseguraban que, si bien los votos estaban muy justos, contarían con los apoyos necesarios para aprobar la media sanción del Senado. Las adhesiones provendrían de las bancadas aliadas Unidad Federal para el Desarrollo y Acción Federal, a las que se sumarían el salteño Andrés Zottos y el exmiembro de Juntos por el Cambio Felipe Álvarez.

Los tres diputados por Consenso Federal se abstendrían. Pero los votos clave los aportarían los cuatro diputados cordobeses que responden al gobernador Schiaretti. Rodríguez Larreta creía que no darían quorum en la sesión, pero eso no ocurrió. La esposa de Schiaretti, la diputada Alejandra Vigo, y su colega Paulo Cassinerio fueron claves para abrir la sesión.

"El gobernador Schiaretti nunca dijo haber estado de acuerdo con la decisión de Mauricio Macri cuando aumentó, por decreto en 2016, la coparticipación de la Ciudad. Fue un error", justificaron fuentes muy cercanas al mandatario provincial.

Lo cierto es que el gobernador cordobés está muy inquieto ante la situación crítica de la caja de jubilaciones provincial; en vano reclamó, durante la discusión de la ley de presupuesto 2021, que se le transfirieran $16.000 millones para evitar que la caja jubilatoria colapse. La Casa Rosada se los denegó.

De buena llegada a Rodríguez Larreta, Schiaretti propuso la semana pasada una salida salomónica para resolver el entuerto entre el Poder Ejecutivo y el gobierno porteño: convocar a una negociación de 60 días que resuelva el monto a transferir por parte de la Nación para solventar el traspaso de la policía.

Las negociaciones continuaban en la Casa Rosada en la noche del lunes. Más allá de su resultado, en la jefatura de gobierno porteña apostaban a un fallo favorable de la Corte Suprema, adonde Rodríguez Larreta radicó una medida cautelar para que deje sin efecto el decreto presidencial 735, por el cual se le detrajo un punto de la coparticipación a la Capital para destinarlo a Buenos Aires.

Esta presentación judicial de la Capital constituye un dolor de cabeza para el Gobierno, no solo por el veredicto aún incierto de la Corte Suprema, sino porque también traba el nuevo consenso fiscal que la Nación busca cerrar con las provincias antes de fin de año.