Los quince peores discos de bandas clásicas, desde Queen hasta Led Zeppelin

·7  min de lectura
Robert Plant y Jimmy Page  (Ian Dickson/Shutterstock)
Robert Plant y Jimmy Page (Ian Dickson/Shutterstock)

Los músicos de rock'n'roll tienen la costumbre de considerarse a sí mismos dioses seculares, pero la verdad es que no son infalibles. No importa cuán exitosa haya sido o no una banda en el pasado, nunca hay garantía de que su próximo disco estará a la misma altura a la que han escalado anteriormente. A veces, todo lo que una vez salió bien, simplemente sale mal.

A menudo hay circunstancias atenuantes, por supuesto. Los miembros de la banda pueden haberse ido debido a la muerte, a las drogas o simplemente a las clásicas “diferencias musicales”, o una nueva dirección ambiciosa puede resultar más como un desvío hacia el tráfico que se aproxima.

Cualquiera que sea la causa, el hecho es que solo porque un álbum tenga el nombre de una banda clásica en la portada, no significa necesariamente que el álbum en sí sea un clásico.

Con artistas como The Doors, The Clash y Duran Duran, aquí están los quince peores álbumes jamás hechos por grandes bandas:

15. Guns N' Roses - Chinese Democracy (2008)

Grabado en 15 estudios diferentes durante un período de 10 años y con un costo superior a los US$13 millones, Chinese Democracy es el álbum de rock más caro jamás realizado, lo que demuestra que el dinero no puede comprar la calidad. El primer guitarrista de Guns N' Roses, Tracii Guns, calificó la obra favorita de Axl Rose como “demasiado indulgente, estéril y no tan emocionante”.

14. Queen + Paul Rodgers – The Cosmos Rocks (2008)

Más de una década después de la muerte del vocalista Freddie Mercury en 1991, Queen anunció que se reunirían para una gira con el excantante de Bad Company, Paul Rodgers. La colaboración finalmente condujo a un nuevo disco, pero el torpe y olvidable The Cosmos Rocks no logró acercarse a las alturas de su período clásico.

13. Aerosmith – Draw The Line (1977)

Aerosmith fue catapultado al estrellato del rock por Toys in the Attic de 1975 y Rocks de 1976, pero al año siguiente la banda se había descarrilado. El líder Steven Tyler alternaba entre enormes líneas de cocaína y puñados de sedantes. El guitarrista Joe Perry le dijo más tarde al biógrafo de la banda, Stephen Davis, que durante la grabación del incoherente Draw The Line, “éramos drogadictos incursionando en la música, en lugar de músicos incursionando en las drogas”.

La problemática vida personal de Aerosmith llevó al lanzamiento de su peor álbum
La problemática vida personal de Aerosmith llevó al lanzamiento de su peor álbum

12. The Doors - Other Voices (1971)

Cuando su icónico líder, Jim Morrison, murió en París en julio de 1971, los tres miembros restantes de The Doors se enfrentaron a la difícil decisión de si debían continuar sin él. Apenas tres meses después publicaban el disco en el que el trío había estado trabajando en su ausencia: el deslucido Other Voices. “Probablemente no deberíamos haberlo sacado tan rápido después de la muerte de Jim”, admitió el guitarrista Robby Krieger en una entrevista reciente.

11. Van Halen - Van Halen III (1998)

Van Halen solo lanzó un álbum con el cantante de Extreme Gary Cherone, y solo tienes que escucharlo para descubrir por qué. Fue tan malo que no lanzaron otro disco durante 14 años. La crítica más fulminante provino del cantante original de la banda, David Lee Roth, quien opinó que “How Many Say I”, cantada por Eddie Van Halen, sonaba como “agua caliente vertida sobre un gato”.

10. Mötley Crüe - Generation Swine (1997)

Generation Swine fue muy publicitado antes de su lanzamiento porque representó el regreso de Vince Neil a Mötley Crüe después de una ausencia de cinco años. Es posible que su cantante original haya vuelto al redil, pero su magia inicial no volvió a aparecer. En 2008, en una entrevista para el periódico de Cleveland The Plain Dealer, Neil dijo: “Fue un disco terrible, porque hubo demasiada experimentación”.

9. The Who - It’s Hard (1982)

The Who es una de las mejores bandas de rock de Gran Bretaña, pero en 1982 se les comenzó a acabar el impulso rápidamente. El icónico baterista Keith Moon había muerto cuatro años antes, y los miembros restantes no estaban seguros de si aún querían estar haciendo álbumes. Después de lanzar el en gran parte insípido It's Hard, no harían otro disco durante 24 años.

Black Sabbath publicó su peor disco en 1995 (Getty)
Black Sabbath publicó su peor disco en 1995 (Getty)

8. Black Sabbath - Forbidden (1995)

Cuando alguien en el sello discográfico de Sabbath le sugirió al guitarrista Tony Iommi que la banda colaborara con el rapero Ice-T, la respuesta de Iommi fue: “¿Quién diablos es él?”. Ice-T no solo terminó participando en Forbidden, sino que su compañero de banda en Body Count, Ernie C, fue contratado para producir el disco. Su estilo nunca se adaptó a la banda, y desde entonces Iommi ha llamado al álbum que hicieron juntos “realmente basura”.

7. Kiss – Carnival of Souls: The Final Sessions (1997)

A mediados de los noventa, Kiss decidió que si no podían vencer al sonido grunge de Nirvana, Soundgarden y Alice in Chains, también podían unirse a ellos. Intentaron ridículamente reinventarse como rockeros alternativos vestidos de franela, pero inicialmente abandonaron la idea antes de lanzar un álbum. Luego, después de que las versiones de piratería comenzaron a circular, sacaron Carnival of Souls: The Final Sessions de todos modos. Hubiera estado bien si no lo hubieran hecho.

6. Led Zeppelin – Presence (1976)

El final de 1975 fue un momento difícil para Led Zep. El cantante Robert Plant todavía se estaba recuperando después de haber resultado gravemente herido en un accidente automovilístico, por lo que su gira se canceló y en su lugar reservaron tiempo en el estudio. Presence se armó en solo unas pocas semanas, en las que el guitarrista y productor Jimmy Page trabajó 20 horas al día para terminarlo y Plant cantó a pesar del dolor. En retrospectiva, el reposo en cama puede haber sido una mejor opción.

5. Genesis - Calling All Stations (1997)

Cuando el baterista y cantante Phil Collins dejó Genesis en 1996, solo quedaban dos miembros originales: el tecladista Tony Banks y el guitarrista Mike Rutherford. La pareja contrató al cantante escocés Ray Wilson para reemplazar a Collins, pero no deberían haberse molestado. El álbum fue ampliamente criticado, y el Chicago Tribune lo llamó “una masa aforma de sonidos de sintetizador”.

Eddie Van Halen (Getty Images)
Eddie Van Halen (Getty Images)

4. The Clash - Cut The Crap (1985)

El álbum final de los héroes del punk, The Clash, ahora está en gran parte olvidado, excluido de las antologías y compilaciones, y con razón. Después de despedir al baterista Topper Headon y al guitarrista Mick Jones, Joe Strummer y Paul Simonon decidieron seguir adelante con este disco sin inspiración. La banda se separó definitivamente poco después de su lanzamiento, y Strummer luego lo repudió, tal vez deseando haber seguido su propio consejo en el título del álbum.

3. MetallicaSt Anger (2003)

A veces, una banda que juega con la fórmula que la lanzó a la fama es justo lo que necesita para escalar nuevas alturas. Otras veces, bueno, no funciona tan bien. El saturado St Anger de Metallica sufría de un uso excesivo de un sonido metálico de caja, una falta total de solos de guitarra de Kirk Hammett y, lo más condenable de todo, una sucesión de canciones insípidas y demasiado largas.

2. Chris Cornell – Scream (2009)

La portada del tercer álbum en solitario de Chris Cornell muestra al exlíder de los titanes del grunge Soundgarden destrozando simbólicamente una guitarra. En el disco en sí, abandonó su sonido de rock guiado por la guitarra en favor de ritmos pop electrónicos producidos por Timbaland y “ayudados” por Justin Timberlake. El resultado fue ciertamente un grito, pero no de forma divertida.

1. Duran Duran - Thank You (1995)

Debe haber parecido una buena idea en ese momento: una banda de gran éxito que rindiera tributo a sus artistas y canciones favoritas. El resultado fue un álbum calificado como el peor de todos los tiempos por la revista Q en 2006. Las versiones de Bob Dylan y Sly and the Family Stone fueron lo suficientemente malas, pero el verdadero fondo fue cuando Simon Le Bon rapeó en el himno de protesta urgente de Public Enemy “911 is a Joke”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.