Putin apretó el botón de pánico y aumentó el riesgo de una guerra nuclear

·7  min de lectura
En esta foto tomada el 20 de septiembre de 2022, una valla publicitaria promociona el servicio militar en San Petersburgo.
En esta foto tomada el 20 de septiembre de 2022, una valla publicitaria promociona el servicio militar en San Petersburgo. - Créditos: @OLGA MALTSEVA

WASHINGTON.- Lo que muchos analistas de la guerra en Ucrania temían está a punto de suceder. Los líderes separatistas de cuatro enclaves controlados por las fuerzas rusas y sus apoderados en Ucrania anunciaron la celebración de “referéndums” entre el viernes y el martes para decidir si sus territorios se unen a Rusia. Estas votaciones, que son ilegales según el derecho ucraniano e internacional y que la mayoría de los analistas consideran una farsa, son similares a las que Rusia desplegó tras la anexión de Crimea en 2014. A diferencia de entonces, el control militar del Kremlin sobre estos estados en las regiones ucranianas de Kherson, Donetsk, Lugansk y Zaporiyia es más tenue, ya que Ucrania se encuentra en medio de una ofensiva para expulsar a las tropas rusas de más zonas del país.

Una nueva anexión rusa de tierras ucranianas –independientemente de la naturaleza espuria del movimiento– marca la última jugada del presidente ruso Vladimir Putin. Humillado en el campo de batalla en las últimas semanas, puede creer que cambiar los hechos políticos sobre el terreno podría frenar los avances ucranianos y forzar un recálculo entre los gobiernos occidentales. “Tras la anexión de los territorios, Moscú probablemente declararía que los ataques ucranianos a esas zonas son asaltos a la propia Rusia, advirtieron los analistas, un posible desencadenante de una movilización militar general o de una peligrosa escalada como el uso de un arma nuclear contra Ucrania”, escribió la periodista australiana-estadounidense y jefa de la oficina en Moscú de The Washington Post, Robyn Dixon.

Un experto forense en explosivos y un experto de la policía recogen fragmentos de misiles después de un ataque en una estación de tren de carga en Kharkiv el 21 de septiembre de 2022, en medio de la invasión militar de Rusia en Ucrania.
Un experto forense en explosivos y un experto de la policía recogen fragmentos de misiles después de un ataque en una estación de tren de carga en Kharkiv el 21 de septiembre de 2022, en medio de la invasión militar de Rusia en Ucrania. - Créditos: @SERGEY BOBOK

En las últimas horas, Putin anunció en un discurso televisado a la nación la movilización de 300.000 reservistas y amenazó a Occidente con usar armas nucleares. Entretanto, el parlamento de su país está impulsando un proyecto de ley que endurecerá las penas por una serie de delitos, como la deserción y la insubordinación, si se cometen durante la movilización militar o en situaciones de combate. Los partidarios de la línea dura de la guerra han pedido estas medidas más duras para reforzar el debilitado esfuerzo bélico de Rusia. También creen que un mayor control sobre el territorio ucraniano ocupado por Rusia aumentará la apuesta a favor del Kremlin.

“A juzgar por lo que está sucediendo y lo que está a punto de suceder, esta semana marca la víspera de nuestra inminente victoria o la víspera de la guerra nuclear”, tuiteó Margarita Simonyan, editora en jefe del canal de propaganda estatal RT. “No veo ninguna tercera opción”.

Los funcionarios ucranianos no se dejaron impresionar. “Los falsos ‘referéndums’ no cambiarán nada. Tampoco lo hará ninguna ‘movilización’ híbrida”, respondió el ministro de Exteriores, Dmytro Kuleba. “Rusia ha sido y sigue siendo un agresor que ocupa ilegalmente partes del territorio ucraniano. Ucrania tiene todo el derecho a liberar sus territorios y seguirá liberándolos diga lo que diga Rusia”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se hizo eco de este sentimiento al hablar el martes en el estrado de la Asamblea General de la ONU. Calificó las acciones rusas desde la invasión del 24 de febrero como “un retorno a la era del imperialismo y las colonias” y se dirigió directamente a las naciones del mundo en desarrollo que parecen estar sentadas en el banco durante este conflicto. “Quienes callan ahora ante este nuevo imperialismo, o son secretamente cómplices de él, muestran un nuevo cinismo que está derribando el orden mundial sin el cual la paz no es posible”, dijo Macron.

Otros diplomáticos occidentales condenaron los planes de anexión que se barajan. “Rusia, sus dirigentes políticos y todos los implicados en estos ‘referéndums’ y otras violaciones del derecho internacional en Ucrania tendrán que rendir cuentas, y se considerarán medidas restrictivas adicionales contra Rusia”, dijo el jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, en un comunicado.

Con la excepción de un grupo de aliados de extrema derecha en Europa, Putin tampoco puede contar con mucho apoyo de otros lugares. La semana pasada, en una cumbre celebrada en Uzbekistán, se enfrentó a cierta presión por parte de los líderes de China e India, que históricamente han mantenido cálidos lazos con Moscú, para que redujera las hostilidades en Ucrania.

“Esos países señalaron a Putin que debería poner fin a la guerra lo antes posible y dejar de pretender representar a todo el mundo no occidental”, tuiteó Alexander Baunov, periodista ruso y experto en política internacional. “Las acciones de Moscú, por lo tanto, se están llevando a cabo para poner fin a la guerra lo antes posible, o, si eso no funciona, para echar la culpa a otras personas, y convertir la invasión de Rusia de un país vecino en una guerra defensiva”.

Las sorprendentes victorias de Ucrania en la región nororiental de Kharkiv prepararon la mesa para este giro estratégico. El rápido avance ucraniano dejó al descubierto a un ejército ruso agotado y desorganizado. También derrumbó aún más la narrativa propagandística de Putin en torno a la guerra. Durante meses, el Kremlin enmarcó la invasión rusa como una “operación especial” con un resultado inevitable: devolver a un pequeño vecino rebelde al redil ruso. La serie de duros reveses ha ilustrado la aparente imposibilidad de una victoria militar rusa decisiva.

Una pareja mira una ventana rota en un edificio residencial alcanzado por un ataque con misiles en Kharkiv el 21 de septiembre de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania.
Una pareja mira una ventana rota en un edificio residencial alcanzado por un ataque con misiles en Kharkiv el 21 de septiembre de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania. - Créditos: @YASUYOSHI CHIBA

Y muchos en Rusia también se están dando cuenta. “A juzgar por los comentarios mordaces en los canales rusos de Telegram y el cambio de tono en los medios de comunicación controlados por el Kremlin, los rusos están en proceso de perder los últimos destellos de su poderío militar percibido”, escribieron Gian Gentile y Raphael S. Cohen en Foreign Policy, comparando la victoria ucraniana en Kharkiv con la victoria estadounidense sobre los británicos en Saratoga en 1777, que cambió el rumbo de la Guerra de la Independencia.

Esta analogía puede ser un poco prematura. Dara Massicot, de Rand Corporation, advirtió que la siguiente fase de la guerra –que todavía está muy influenciada por el apoyo militar occidental a Ucrania en su intento de recuperar su territorio perdido– podría ver toda una nueva serie de provocaciones rusas. “Si el gambito de anexión del Kremlin no logra detener los combates y el apoyo a Ucrania, el Kremlin tendrá que arremeter para demostrar que va en serio”, tuiteó. “Eso significa una escalada que podría venir en diferentes formas, incluyendo más ataques con misiles sobre áreas civiles ucranianas e infraestructuras energéticas, ciberataques y ejercicios que implican blandir armas nucleares, si no su despliegue”.

Lo que está en juego es cada vez más importante. Occidente “debería recordar a Rusia las reglas invisibles de la guerra: que ninguna de las partes quiere convertir esta guerra convencional en una confrontación más amplia entre la OTAN y Rusia”, escribieron Liana Fix y Michael Kimmage en Foreign Affairs. “Una escalada nuclear violaría estas reglas y podría llevar a la participación de la OTAN. Sería en detrimento de todos”.

Mientras tanto, Fix y Kimmage argumentaron que los intentos del Kremlin de ordenar una movilización general sólo podrían hundir la aprobación de la guerra entre el público ruso y socavar el propio control de Putin sobre el poder. “La Rusia de Putin ha sido incapaz de desarrollar un concepto claro para su guerra, incapaz de aprender de sus errores, e incapaz de ejecutar muchas de las funciones de un ejército de clase mundial”, escribieron. “La movilización per se no cambiaría nada de esto”.

Por Ishaan Tharoor