Cinco puntos a tener en cuenta del mitin de Donald Trump en Arizona

·6  min de lectura

El expresidente Donald Trump celebró su primer mitin de 2022 en Arizona, uno de los focos de su “Gran Mentira” de que las elecciones estaban amañadas. A lo largo del mitin, Trump arremetió contra sus enemigos tanto en el Partido Republicano como en el presidente Joe Biden y los medios de comunicación.

Aquí hay cinco puntos de interés del evento de Trump en Arizona.

Trump sigue dirigiendo el Partido Republicano

Kari Lake, expresentadora de noticias de Arizona y candidata a gobernadora, dio uno de los discursos de apertura del mitin y se unió a Trump en el escenario.

Antes de que el expresidente llegara a Arizona, Kimberly Yee, la tesorera estatal republicana y también candidata a gobernadora, anunció que pondría fin a su campaña y que en su lugar se presentaría como candidata a tesorera estatal. Trump también arremetió contra el gobernador republicano saliente de Arizona, Doug Ducey, al que detesta por no desacreditar los resultados de las elecciones de 2020.

“Nunca va a conseguir mi apoyo”, afirmó, en medio de rumores de que el señor Ducey está considerando una carrera para el Senado contra el senador demócrata Mark Kelly.

Trump también bailó sobre las tumbas de los republicanos retirados que votaron a favor de su destitución por incitar a los disturbios en el Capitolio de EE.UU. el 6 de enero, el más reciente el representante John Katko de Nueva York. Criticó con vehemencia a los congresistas Liz Cheney, de Wyoming, y Adam Kinzinger, de Illinois, ambos miembros del comité selecto que investiga el motín y el último de los cuales no aspira a la reelección.

“Están cayendo rápida y furiosamente. Nos estamos deshaciendo de ellos con rapidez”, declaró.

La “Gran Mentira” es ahora un artículo de fe

Trump abrió el mitin diciendo: “La Gran Mentira es un montón de m*****”.

A lo largo del mismo, habló de cómo ganó las elecciones y continuó difundiendo repetidas mentiras sobre la carrera presidencial de 2020 entre un atronador aplauso.

“Me presenté dos veces y ganamos dos veces y lo hicimos mejor la segunda vez. Lo hicimos mucho mejor la segunda vez”, aseveró Trump.

También desestimó las preocupaciones sobre el intento de insurrección del 6 de enero por parte de sus partidarios y, en cambio, siguió repitiendo las afirmaciones de incorrección y de que los demócratas utilizaron medidas durante la pandemia para permitir el voto por correo para robar las elecciones.

“¿Por qué no están investigando el 3 de noviembre como unas elecciones amañadas y robadas?”, dijo. “La gente está muy enfadada. Les han engañado y se han enterado de lo que ha pasado. La gente tiene que ser libre para encontrar las respuestas y si no, no volverán a confiar y nuestro país quedará absolutamente diezmado.”

Trump defendió abiertamente las teorías de conspiración sobre el 6 de enero y la simpatía por los alborotadores

El expresidente lleva tiempo promoviendo teorías de conspiración no relacionadas con las elecciones. Pero a lo largo del mitin, Trump defendió abiertamente la teoría de conspiración de que Ray Epps -que anteriormente figuraba en la lista de los más buscados por el FBI- era un informante del gobierno y que incitó a la gente a entrar en el Capitolio.

“¿Exactamente cuántos de los presentes en el complejo del Capitolio el 6 de enero eran informantes confidenciales del FBI, agentes o de otro tipo, que trabajan directa o indirectamente con una agencia del gobierno de los Estados Unidos?”, subrayó. “La gente quiere oír esto”.

También expresó su simpatía por algunos alborotadores que están actualmente en la cárcel a la espera de juicio por sus acciones en el Capitolio de EE.UU. y dijo que están “viviendo un infierno”.

“Los baños son horribles”, comentó, y añadió que “si creemos que son inocentes, deberíamos ayudarles a defenderse”.

También repitió su simpatía por Ashli Babbitt, la alborotadora pro-Trump que fue abatida por un policía del Capitolio tras asaltar el edificio.

Letitia James es el objetivo número 1, incluso por encima de Biden

Uno de los objetivos de la ira de Trump destacó el sábado por encima de todos los demás, gracias a los equipos de medios sociales y gráficos del expresidente.

El mitin, de casi dos horas de duración, fue interrumpido a mitad de camino por un vídeo preproducido que el expresidente mostró a sus seguidores. En el vídeo, que duró menos de un minuto, se destacaban las declaraciones de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, sobre su deseo de perseguir a Trump por las antiguas acusaciones de fraude.

El momento destacó, ya que fue el único momento del mitin en el que Trump cedió el micrófono, salvo para permitir las declaraciones de Kari Lake, su candidata favorita a gobernadora de Arizona.

James fue también la única de los rivales demócratas de Trump, incluidos Joe Biden y Kamala Harris, que recibió el tratamiento de vídeo de ataque preproducido.

El fiscal general de Nueva York está actualmente involucrado en un caso que persigue a la Organización Trump por reclamaciones de fraude.

Los partidarios del proceso de destitución siguen en la mente de Trump

Normalmente, no tendría mucho sentido que un presidente llamara por su nombre a un congresista republicano retirado y de bajo perfil y lo subiera al escenario en un mitin situado en el lado opuesto del país de su distrito de origen.

Pero la lógica típica rara vez se aplica a los mítines de Trump. El sábado, Trump nombró y avergonzó al representante John Katko, republicano de Nueva York, por su anuncio de que se retiraría y no buscaría la reelección este año.

La medida se vería normalmente como un golpe para el Partido Republicano, que espera retener el control del distrito de Katko (que se inclina ligeramente hacia los demócratas) y retomar la Cámara de Representantes este otoño.

Pero no así para Trump, líder de facto del Partido Republicano, que ve a Katko como el enemigo tras el apoyo de este último a la segunda destitución del expresidente el año pasado tras los disturbios del 6 de enero.

“Están cayendo rápida y furiosamente. Los que votaron a favor del proceso de destitución, nos estamos deshaciendo de ellos rápidamente”, manifestó a sus partidarios.

Tras nombrar al congresista de Nueva York, añadió: “Y John Katko ya no está, acabamos de deshacernos de Katko”.

El anuncio fue acogido con algunos aplausos. Sin embargo, la mayoría de la multitud no parecía asociar el nombre con el esfuerzo para impugnar a Trump, como lo hizo con los republicanos de mayor renombre como los representantes Liz Cheney y Adam Kinzinger.

El segundo juicio de destitución del presidente terminó sin condena, sin embargo, vio la mayor deserción por el partido de un presidente de cualquier esfuerzo de destitución en la historia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.