Protestas pacíficas en Nueva York a la espera del histórico toque de queda

Agencia EFE

Nueva York, 1 jun (EFE).- Nueva York fue testigo en la tarde del lunes de numerosas protestas pacíficas celebradas por toda la metrópolis ante una importante presencia policial, a la espera de que entre en vigor el histórico toque de queda impuesto por las autoridades, con el que se pretenden evitar los violentos disturbios y saqueos que tuvieron lugar en la noche del domingo.

Miles de personas se congregaron en el popular Times Square para mostrar, por quinto día consecutivo, su indignación y absoluto rechazo por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco el pasado 25 de mayo en Mineápolis, portando cientos de carteles y repitiendo el nombre de la última víctima de violencia racista de EE.UU. una y otra vez.

Desde ahí, los manifestantes desfilaban por la calle 42, una de las principales arterias del centro de Manhattan y que conecta Times Square con la terminal de transportes Grand Central Station, gritando los ya familiares "No puedo respirar", "Sin justicia no hay paz" y "La vida de los negros importa".

Junto a los congregados, un imponente número de agentes policiales se desplazaban a pie y en bici, algunos de ellos equipados con material antidisturbios, mientras que las fuerzas del orden vigilaban las protestas desde el aire con helicópteros.

NO A LA VIOLENCIA

Los manifestantes marchaban frente a numerosos escaparates y cristaleras que quedaron dañadas después de los disturbios de la noche del domingo, por lo que muchos bancos y tiendas del centro y sur de Manhattan han optado por proteger sus establecimientos instalando grandes talones de madera en las ventanas y puertas de cristal.

Otras 2.000 personas también se manifestaban pacíficamente en Washington Square, en la zona sur de Manhattan, donde uno de los coordinadores exigía con un megáfono a los asistentes que evitara todo tipo de interacción con los policías.

"No usen la violencia", repetía una y otra vez el organizador bajo el arco de Washington Square antes de emprender la marcha. "Queremos poder protestar libremente, sin brutalidad policial", agregó.

LA COMUNIDAD LGTB SE UNE

A tres manzanas, varios centenares de personas más se concentraron frente al histórico bar gay Stonewall, bajo una fotografía de Marsha P. Johnson, una transexual negra y activista de los derechos LGTBI, asesinada en extrañas circunstancias en 1992.

"Como comunidad LGTBI también queremos mostrar nuestra solidaridad con las personas de nuestra comunidad asesinadas por la brutalidad policial", asegura a Efe Jaime Cepero, que insiste en que la concentración es pacífica y que coincide con el primer día del mes del orgullo gay.

La pequeña plaza Sheridan ha sido decorada para la ocasión con las banderas arcoiris, que representan el movimiento LGTB y en una de las cuales se puede leer "paz".

Cepero aseguró que la idea de organizar este evento surgió este domingo de la rabia de ver cómo la Policía ha maltratado a la comunidad.

Los organizadores de esta protesta LGTB advirtieron de que los provocadores no tenían cabida en su manifestación, a la par que pidieron a los concentrados que eviten la confrontación con la Policía y que en caso de que los agentes provoquen a los manifestantes, que sean los blancos quienes se sitúen en primera línea.

Durante la protesta leyeron los nombres de las personas transexuales muertas en custodia policial en los últimos cinco años.

LOS SOCIALISTAS SE MOVILIZAN

En el barrio de Alphabet, en el sureste de Manhattan, la protesta convocada por varios grupos y asociaciones políticas se convirtió en un mitin político en el que se pidió que se retiraran los fondos al cuerpo de Policía.

La sección "afrosocialista" del Partido Demócrata, así como el ala más izquierdista de este partido, repitió las consignas que se han escuchado a lo largo y ancho del país en solidaridad con la comunidad negra.

En concreto, los convocantes pidieron el cese del agente de policía Francisco García, responsable de una violenta detención contra un hombre negro supuestamente por no respetar el distanciamiento social, que desató las críticas de organizaciones civiles.

Ante más de un millar de personas, con carteles que decían la vida de los negros importa, sin justicia no hay paz o mi sangre es del mismo color que la tuya, los oradores leyeron los nombres de los afroamericanos muertos a manos de la Policía y guardaron un minuto de silencio.

PROTESTAS POR TODA LA CIUDAD

Además de Manhattan, también se han convocado protestas para el lunes en varios puntos de Brooklyn y Queens, algunas de ellas vigilias para honrar a George Floyd, y se espera que, pese al toque de queda, se vuelvan a producir incidentes violentos y saqueos en Nueva York.

Ante esta expectativa, se han desplegado en la metrópolis 8.000 policías para controlar la situación, frente a los 4.000 de la jornada anterior, según cifras de las autoridades.

(c) Agencia EFE