Protestas mundiales exigen compensaciones por el cambio climático antes de la COP27

·3  min de lectura

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 23 sep (Reuters) - Jóvenes activistas se manifestaron el viernes a favor de la acción climática, organizando protestas desde Nueva Zelanda y Japón hasta Alemania y la República Democrática del Congo, para exigir que los países ricos paguen por los daños que el calentamiento global está causando a los pobres.

Las protestas tienen lugar seis semanas antes de la cumbre climática de la ONU de este año, conocida como COP27, en la que los países vulnerables planean presionar para que se les compense por la destrucción de sus hogares, infraestructuras y medios de vida relacionada con el clima.

El movimiento juvenil Fridays for Future ha planificado manifestaciones en unos 450 lugares de todo el mundo. Se han programado para que coincidan con la reunión de los líderes mundiales en la ciudad de Nueva York en la Asamblea General de la ONU.

"Un día, podría ser mi casa la que se inundara", dijo Park Chae-yun, de 15 años, uno de los cerca de 200 jóvenes que protestaron en Seúl. "Vivo con una sensación de crisis, así que creo que es más importante transmitir mis preocupaciones al gobierno para que tome medidas preventivas que ir a la escuela".

Un manifestante que dio su nombre como Meta tenía la misma preocupación en Indonesia: "Si Yakarta se inunda, todos los que tienen dinero pueden irse. ¿A dónde voy a ir yo? Me ahogaré aquí en Yakarta".

Alrededor de 400 jóvenes activistas se reunieron en Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, coreando eslóganes como "Actúa por África, protege nuestro planeta" y portando carteles de cartón en los que se leía "Justicia climática" y "SOS climático".

Los crecientes e irreparables daños causados por el cambio climático han incrementado las demandas de los países en desarrollo de compensaciones por "pérdidas y daños" que se abordarán en la COP27 de Egipto en noviembre.

Los líderes de estos países señalan que el mundo ya enfrenta desastres provocados por el clima, como las inundaciones mortales que arrasan grandes zonas de Pakistán, los incendios forestales que asolan Marruecos y Canadá, y las olas de calor que baten récords en Gran Bretaña e India.

"Los países menos desarrollados son los que más sufren las consecuencias devastadoras del cambio climático", dijo el ministro de Medio Ambiente de Senegal, Abdou Karim Sall, en una reunión celebrada en Dakar la semana pasada. "La prioridad fundamental es garantizar una financiación nueva y adicional para hacerle frente".

Estados Unidos y la Unión Europea se han resistido históricamente a las medidas que podrían asignar la responsabilidad por causar el cambio climático, exigiendo a las naciones ricas el pago de compensaciones.

No se espera que la reunión de la COP27 en Sharm El Sheikh produzca un acuerdo histórico como el alcanzado en la cumbre de la COP26 celebrada en noviembre en Glasgow, en la que se pidió a los países que hicieran mucho más para frenar las emisiones de carbono que calientan el planeta.

Pero será una prueba de fuego para la voluntad de los países de cooperar en la acción climática, a pesar de la inestabilidad geopolítica, ya que muchos gobiernos se esfuerzan por controlar la creciente inflación y lidiar con la agitación de los mercados energéticos causada por la invasión rusa de Ucrania.

(Reuters; redacción de Kate Abnett; Editado en español por Juana Casas)