Los 7 productos por los que vale la pena pagar un poco más

Ruth Vasquez
Colaboradora

Ser moderado en los gastos es vital si quieres tener unas finanzas sanas. Sin embargo, al pagar más por algunos productos y servicios, no solo obtienes una mejor calidad, sino que recibes el beneficio de una mayor satisfacción personal y un estilo de vida superior.

Es bueno ahorrar y tener los gastos controlados, pero sin pasarse. En determinados productos lo barato sale caro. Foto: Getty Images.

Cuando en nuestra rutina diaria agregamos experiencias que nos hacen sentir más felices, estamos ayudando a nuestra salud y bienestar general, así lo confirmó un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Chapman.

A continuación, te enumeramos algunas ideas de cosas por las que vale la pena pagar más. ¿Cuáles agregarías?

1. Café

Comprar la más alta calidad de café posible no solo se traduce en mejor sabor. Desde hace años, varios estudios han alertado sobre la presencia de la toxina “Ochratoxin A”, un compuesto dañino creado por mohos que crecen en los granos.

La Ochratoxin A es más común en las marcas de café baratas que cuestan menos porque en su proceso de selección de granos se permite un porcentaje alto con moho. Esta toxina se presenta también en otros alimentos y es peligrosa si se consume en exceso. Se le relaciona con problemas de salud como cardiomiopatía, cáncer, hipertensión y enfermedad renal.

2. Vacaciones

Disfrutar de unas buenas vacaciones, con las que desconectar y relajarse puede considerarse una inversión en tu salud física y mental. Foto: Getty Images.

Esperar a tener sumas de dinero ideales en el banco para vacacionar es dejar pasar grandes oportunidades. Con un poco de creatividad puedes crear recuerdos memorables sin gastar mucho. Busca hoteles económicos y compara precios con propiedades para rentar. Si tienes niños, les encantará la opción de acampar.

“Las vacaciones tienen el potencial de romper el ciclo del estrés. [Con ellas] Obtenemos perspectiva sobre nuestros problemas, nos relajamos con nuestras familias y amigos y nos tomamos un descanso de nuestras rutinas habituales”, afirma la Dra. Susan Krauss Whitbourne Ph.D. en Psychology Today.

Cuida tu salud física y emocional y la de tu familia con unas divertidas y económicas vacaciones bien planificadas.

3. Comida

Seguramente has escuchado que eres lo que comes porque te verás y sentirás con la misma calidad de lo que consumes. Tu energía, estado de ánimo y perspectiva ante la vida son impactados por la forma en que te alimentas, pero las repercusiones pueden ser más graves.

De acuerdo con el Center for Science in Public Interest, “una dieta poco saludable contribuye a unas 678,000 muertes cada año en los EE.UU., debido a males relacionados con la nutrición y la obesidad, como enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes tipo 2”.

Es verdad que si compras más frutas, legumbres y pescado frescos, te costará más hacer el mercado, pero a la larga, los gastos médicos podrían ser mucho mayores.

4. Ropa y zapatos

Comprar ropa de mejor calidad a la larga saldrá mejor, especialmente para esos básicos que sabes que no pasarán de moda fácilmente: las prendas te durarán más tiempo. Y, de paso, generarás menos basura y ayudarás al medio ambiente. Foto: Getty Images.

En lugar de comprar una gran cantidad de ropa y zapatos baratos que terminas dejando sin usar o que se dañan pronto, invierte en unos pocos artículos de mayor calidad. Es posible que tengas que pagar entre dos y tres veces más por ellos, pero durarán más tiempo, darás una impresión más profesional en tu trabajo y te sentirás mejor al vestirte. Busca rebajas en buenas tiendas y de vez en cuando visita las que venden productos de segunda mano.

En el caso de los hombres, un buen traje es importante para causar la mejor impresión en eventos claves, como una entrevista de trabajo. En vez de comprar un traje barato, mejor paga un poco más por uno de buena tela y corte, pero consigue un sastre que lo ajuste, eso será suficiente para que se vea como si hubiera sido diseñado especialmente para ti y mucho más costoso.

5. Educación

Si alguna inversión rinde dividendos a lo largo de la vida es la educación. En el caso de que no puedas pagar por estudios universitarios, siempre tienes la opción de invertir en ti mismo pagando por una que otra clase o cursos estratégicos que mejorarán tu desempeño en el trabajo, o te servirán para iniciar una nueva carrera técnica que te dé mejores frutos.

Según el informe de Education Pays 2016, del College Board’s Trends in Higher Education, “los adultos con más educación tienen mayor probabilidad de ascender en la escala socioeconómica y es menos probable que dependan de la asistencia pública”.

6. Auto

En lugar de comprar el vehículo nuevo más barato posible, busca uno con dos años de uso, pero de una marca que tenga reputación de ser segura y confiable. Lo más probable es que te dure más tiempo y necesite menos reparaciones.

Además, recuerda que si vives en un lugar donde nieva, un buen juego de neumáticos de invierno te dará mejor control del auto y te hará sentir más seguro.

“Si combina la práctica esencial de reducir la velocidad según las condiciones [climáticas y de carretera], los neumáticos de invierno aumentarán significativamente su seguridad y estabilidad general en carreteras cubiertas de nieve”, según el sitio web sobre seguridad automotriz, Icyroadsafety.

7. Colchón y almohada

Un colchón al que le sientes resortes o que está muy duro o muy suave, es perjudicial para tu salud, así que no escatimes en este artículo tan importante.

Los precios de colchones costosos pueden llegar a los 12.000 dólares, pero no tienes que pagar tanto. Las nuevas tecnologías en la fabricación de colchones ofrecen opciones más económicas, livianas y cómodas. Solo asegúrate de poder probar el producto antes de comprarlo.

En el caso de que tengas que seguir con tu colchón viejo, invierte en una buena almohadilla para colocar sobre el mismo. Hará diferencia.

Otro elemento importante al dormir es la almohada. Gastar en una de excelente calidad no es un lujo, es una necesidad. Todos hemos pasado por alguna noche de sueño incómodo debido a una almohada barata.

Artículos relacionados que te pueden interesar: