Prevén que la próxima semana se alcance nivel más bajo de contagios

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 7 (EL UNIVERSAL).- La próxima semana podría lograrse el nivel más bajo de la epidemia por Covid-19 en México, anticipó el director general de Epidemiología de la Secretaría de Salud, José Luis Alomía Zegarra.

En conferencia de prensa nocturna, que en esta ocasión ofreció a distancia, Alomía Zegarra anunció que la incidencia de casos nuevos de coronavirus acumula siete semanas continuas en tendencia descendiente, luego de que hay 48 mil 386 casos activos confirmados, es decir, de personas que fueron confirmadas positivas en las últimas dos semanas y que todavía tienen capacidad de contagio.

"Estamos prácticamente en un comportamiento similar al que tuvimos a mediados de septiembre que fue cuando tuvimos la mayor disminución desde que inició la epidemia. De mantenerse esta tendencia y comportamiento durante toda la semana, pudiera haber la expectativa de que la próxima semana pudiéramos lograr el nivel más bajo de la epidemia", dijo.

Para que esto suceda, se requiere que se mantengan las medidas de prevención y confinamiento de las autoridades sanitarias locales, agregó.

Al corte de este sábado, el país acumuló un total de 190 mil 604 víctimas fatales de Covid-19, lo que significa que en las últimas 24 horas, el país sumó 247 defunciones a causa de la enfermedad. Además se tienen estimados que 2 millones 128 mil 600 personas se han contagiado de febrero de 2020 a la fecha.

Señaló que ha habido una disminución de casos nuevos desde hace 7 semanas que se ha mantenido; cuando hay menos casos nuevos, la proporción de casos graves también baja.

"Por lo tanto, mientras las personas que estaban hospitalizadas están siendo dadas de alta, ya no hay más ingresos, porque no hay una carga importante de la enfermedad y los hospitales se van desocupando. Lo que hemos visto en las últimas semanas".

Dijo que en las últimas semanas ha habido un descenso en la ocupación hospitalaria en todo el país de todos los tipos de camas, hasta el momento con 27%.

En estos momentos, sólo Puebla se encuentra en el rango de ocupación de camas generales de entre 69% y 50% de ocupación, mientras que la Ciudad de México llegó a una ocupación de 49%. En el caso de la ocupación de camas con ventilador, la CDMX es la única entidad que se encuentra en el nivel de entre 69% y 50% de ocupación, y el 31% restante está en menos de 50%.

Destacó que hasta el momento, hay 21 entidades en todo el país que en las próximas semanas podrían encontrarse en condiciones de analizar la des-reconversión hospitalaria o de unidades médicas: las 19 que están en amarillo y las 2 que están en verde, pero esto depende de cada hospital y unidad médica Covid-19.

"No es lo mismo tener un hospital en una ciudad con 150 o 200 camas, donde el 30% de esto puede ser suficiente para tener un nivel de respaldo para los pacientes con IRAG, que una unidad médica que se encuentra en una ciudad mediana o pequeña donde sólo tiene disponibles 20 o 30 camas, y que por lo tanto dejar 10 disponibles para IRAG podría significar un riesgo".

La des-reconversión es un proceso que inicia cuando las unidades hospitalarias tienen una baja cantidad de pacientes Covid-19, es decir menos de 30%, y por lo tanto pueden empezar a utilizar las camas que estaban destinadas a los pacientes de Infección Respiratoria Aguda Grave (IRAG) a personas con otro tipo de padecimientos.

Cada entidad, donde los hospitales dependan de las secretarías locales de salud, así como el IMSS, ISSSTE, Sedena, Semar y PEMEX podrán comenzar a aplicar este proceso conforme se vayan dando las condiciones de seguridad sanitaria. Hasta el momento, los procesos de des-reconversión hospitalaria no han superado 2% de los hospitales Covid-19 en el país.

"Una de las principales reglas es que este proceso no puede iniciar hasta estar en un nivel de riesgo de color amarillo o verde. Debe ser paulatina pero el mismo lineamiento sostiene que siempre debe haber un 30% de la capacidad que esté disponible permanentemente ante la posibilidad de un rebrote que pudiera generar una carga importante de casos graves que requirieran hospitalización", dijo.