El Presidente no será “la voz” de Venezuela, Cuba y Nicaragua, pero reclamará un nuevo modelo de integración en la Cumbre de las Américas

·3  min de lectura
Alberto Fernández, Sergio Massa, Santiago Cafiero y Vilma Ibarra en el avión que los lleva a Estados Unidos
Alberto Fernández, Sergio Massa, Santiago Cafiero y Vilma Ibarra en el avión que los lleva a Estados Unidos

En medio de una fuerte tensión interna tras la decisión echar a Matías Kulfas, el presidente Alberto Fernández emprendió el viaje rumbo a Los Ángeles, Estados Unidos, donde participará de la IX edición de la Cumbre de las Américas , que se vio sacudida desde el inicio por el veto de Joe Biden para que participen Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El Presidente, según anticiparon fuentes cercanas, no oficiará como “la voz de los excluidos”, algo que había alentado el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro. En cambio, planteará un modelo de integración diferente.

Gasoducto: la radiografía de la decadencia política

“Vamos a defender los derechos de la América Latina y la unidad de Latinoamérica. La unidad no se declama, se ejerce. Y la mejor forma de ejercerla es no segregar a nadie. Lamentamos la no presencia de países, pero intentaremos llevar su voz a ese foro”, dijo el Presidente en el brindis por el Día del Periodista en la Casa Rosada.

El momento del saludo entre el presidente Alberto Fernández y su par estadounidense Joe Biden.
El momento del saludo entre el presidente Alberto Fernández y su par estadounidense Joe Biden.


El momento del saludo entre el presidente Alberto Fernández y su par estadounidense Joe Biden.

No serán las únicas ausencias, ya que tampoco participarán de la cita más importante del continente Andrés Manuel López Obrador (México) –por las ausencias de los líderes de los tres regímenes con las que está enfrentado Washington–, Luis Lacalle Pou (Uruguay), quien se contagió de Covid, y Luis Arce (Bolivia), entre otros.

En este escenario, Fernández planteará diferencias. Aquellos que lo acompañan, incluso, compararon esta cumbre con la que ocurrió en 2005, en Mar del Plata. En ese momento, con Néstor Kirchner, Lula da Silva y Hugo Chávez a la cabeza, un grupo de países se rebeló contra el modelo de integración que buscaba imponer Estados Unidos con el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Hoy, para Fernández, ese “enemigo” es la Organización de Estados Americanos (OEA) y su secretario, Luis Almagro. “La OEA como plataforma política regional nunca más puede estar comprometida en legitimar procesos de desestabilización y alteración del orden democrático como pasó en Bolivia”, explicó a LA NACION el canciller Santiago Cafiero, quien integra la comitiva presidencial.

El Presidente llegó a París, donde mañana se reunirá con su par de Francia, Emmanuel Macron
Presidencia


El Presidente llegó a París, donde mañana se reunirá con su par de Francia, Emmanuel Macron (Presidencia/)

Así, el jefe del Estado, acompañado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, utilizará el foro que reúne a todos los países del hemisferio para promover un nuevo estilo de relaciones para la región.

Además, viajan esta noche con el mandatario la primera dama, Fabiola Yáñez; la ministra de Salud, Carla Vizzoti; la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; las secretarias de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación, Cecilia Nicolini; el jefe de Gabinete de Asesores, Juan Manuel Olmos y el diputado nacional Eduardo Valdés.

Evitar la agenda local

La experiencia de la última gira presidencial por Europa marcó al Presidente, que en cada entrevista habló de la interna del Frente de Todos y su relación con la vicepresidenta. Es por eso que para evitar arrastrar esas fricciones a la gira presidencial intentó, aunque sin éxito, encapsular el affair por la salida del Gobierno de Matías Kulfas y nombró rápidamente a su reemplazante, Daniel Scioli.

“Lo importante era no trasladar el conflicto a Los Ángeles” , resumió un hombre de máxima confianza del Presidente.

La obra pública y el regreso de un karma kirchnerista

El Presidente buscó terminar con el conflicto que abrió su exministro. “No me gustó lo que hizo Matías [Kulfas], por eso tomé la decisión que tomé. Lo que piensa Matías, es lo que piensa Matías. No comparto lo que piensa Matías”, dijo el jefe del Estado sobre la renuncia del economista y los cruces con la vicepresidenta Cristina Kirchner y La Cámpora.

A diferencia de lo que ocurrió en Madrid, Berlín y París hace un mes, en Los Ángeles, donde aterrizará mañana por la mañana y se quedará hasta el viernes por la tarde, el Presidente intentará fijar la atención en su agenda regional y mantener el “buen vínculo” con los Estados Unidos antes de la reunión bilateral que mantendrá con Biden a fin de mes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.