El presidente de Ucrania destituye al jefe de seguridad y cita cientos de casos de traición

·4  min de lectura

Por Tom Balmforth y Max Hunder

KIEV, 18 jul (Reuters) - El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, destituyó al jefe del servicio de seguridad nacional y al fiscal del Estado, citando cientos de casos de supuesta traición y colaboración con Rusia, mientras Moscú parecía dispuesto a intensificar las operaciones militares.

Zelenski dijo que más de 60 responsables del servicio de seguridad y de la fiscalía del SBU estaban trabajando contra Ucrania en los territorios ocupados por Rusia, y que se habían abierto 651 casos de traición contra miembros de las fuerzas del orden.

La destitución el domingo de Ivan Bakanov, jefe del servicio de seguridad, y de la fiscal general Irina Venediktova, que dirigía los esfuerzos para perseguir los crímenes de guerra rusos, y el gran número de casos de traición revelan el enorme desafío de la infiltración rusa mientras Kiev lucha contra Moscú en una lucha por la supervivencia.

"Semejante conjunto de crímenes contra los fundamentos de la seguridad nacional del Estado... plantean cuestiones muy serias a los dirigentes correspondientes", dijo Zelenski. "Cada una de estas preguntas recibirá una respuesta adecuada.

En su discurso nocturno a la nación, Zelenski señaló la reciente detención por sospecha de traición del antiguo jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) que supervisaba la región de Crimea, la península anexionada por Rusia en 2014, que Kiev y Occidente siguen considerando tierra ucraniana.

Zelenski dijo que había despedido al máximo responsable de seguridad al al inicio de la invasión, una decisión que, según él, se ha demostrado ahora justificada.

"Se han reunido suficientes pruebas para denunciar a esta persona por sospecha de traición. Todas sus actividades delictivas están documentadas", dijo.

TRES MIL MISILES DE CRUCERO

Tras fracasar en la toma de la capital, Kiev, al principio de la invasión, las fuerzas rusas, mediante una campaña de bombardeos devastadores, se han hecho ahora con amplias franjas del sur y el este de Ucrania, donde los separatistas prorrusos ya controlan el territorio.

Zelenski dijo que Rusia había utilizado más de 3.000 misiles de crucero hasta la fecha y que era "imposible contar" el número de ataques de artillería y de otro tipo hasta ahora.

Sin embargo, las entregas occidentales de armas de largo alcance están empezando a ayudar a Ucrania en el campo de batalla, y Kiev señala una serie de ataques exitosos llevados a cabo en 30 centros logísticos y de municiones rusos, utilizando varios sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple suministrados recientemente por Occidente.

Los ataques están causando estragos en las líneas de suministro rusas y han reducido significativamente la capacidad ofensiva de Rusia, según el Ministerio de Defensa de Ucrania.

Las autoridades ucranianas afirman que los nuevos sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS), de fabricación estadounidense, que empezaron a recibir el mes pasado, les permiten alcanzar objetivos en Crimea, anexionada por Rusia en 2014, y en otras zonas ocupadas por este país.

"Buenos días desde el HIMARS", escribió el domingo en Telegram Andri Yermak, jefe de gabinete del presidente de Ucrania, junto a un vídeo que mostraba una gran explosión que, según él, era otro depósito de municiones ruso destruido en el sur de Ucrania.

RUSIA INTENSIFICA SUS OPERACIONES

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, ordenó el sábado a las unidades militares que intensificaran las operaciones para evitar los ataques ucranianos en las zonas en poder de Rusia, según un comunicado del ministerio.

La inteligencia militar ucraniana informó más tarde de bombardeos a lo largo de toda la línea del frente y de lo que dijo que era la preparación de la siguiente etapa de la ofensiva rusa.

El ejército ucraniano dijo que Rusia parecía estar reagrupando unidades para una ofensiva hacia Sloviansk, una ciudad simbólicamente importante en poder de Ucrania en la región oriental de Donetsk.

El Ministerio de Defensa británico dijo el domingo que Rusia también estaba reforzando las defensas en las zonas que ocupa en el sur de Ucrania tras la presión de las fuerzas ucranianas y las promesas de los dirigentes ucranianos de expulsar a Rusia.

El presidente ruso Vladimir Putin lanzó su invasión el 24 de febrero, calificándola de "operación militar especial" para desmilitarizar a su vecino y librarlo de peligrosos nacionalistas.

Kiev y Occidente afirman que se trata de una apropiación imperialista de tierras y un intento de reconquistar un país que se liberó del dominio de Moscú con la desintegración de la Unión Soviética en 1991.

El mayor conflicto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial ha matado a más de 5.000 personas, ha obligado a más de 6 millones a huir de Ucrania y ha dejado 8 millones de desplazados internos, según Naciones Unidas.

Ucrania y Occidente afirman que el ejército ruso ataca a civiles y está cometiendo crímenes de guerra, acusaciones que Moscú rechaza.

(Reporte de las oficinas de Reuters; redacción de Michael Perry; edición de Lincoln Feast; traducción de Flora Gómez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.