Presidente interino de Perú anuncia renuncia "irrevocable" tras violentas protestas

·2  min de lectura
Foto de archivo de una manifestación en Lima contra el presidente interino de Perú, Manuel Merino
Foto de archivo de una manifestación en Lima contra el presidente interino de Perú, Manuel Merino

LIMA, 15 nov (Reuters) - El presidente interino de Perú, Manuel Merino, anunció el domingo su renuncia "irrevocable" luego de una noche de protestas contra su Gobierno que dejaron dos muertos y decenas de heridos, llevando al país a una nueva crisis política.

Merino había asumido la presidencia el martes luego de que el Congreso dominado por la oposición destituyó al presidente Martín Vizcarra en medio de denuncias de corrupción.

El sábado, miles de personas marcharon por las calles de Lima e interior del país rechazando la decisión del Congreso y exigiendo la dimisión de Merino.

Reunión

La Junta de Portavoces del Parlamento se reunió horas antes el domingo para evaluar la inminente renuncia de Merino ante la grave situación, informó BBC.

Tras un par de horas de reunión, Luis Valdez, actual presidente del Congreso, "exhortó" a que Merino presentara su renuncia.

Miles de personas celebraron en las calles la dimisión de Merino.

Y Martín Vizcarra, el presidente destituido el lunes 9 de noviembre tras consumarse una moción de vacancia en su contra, declaró que este "era el primer paso para restaurar la democracia en el país".

Cinco días turbulentos

El ciclo de Merino como presidente interino de Perú apenas duró seis días.

Desde que reemplazara a Vizcarra tras su destitución en el Congreso, el país se sumió en una crisis institucional y social con protestas diarias y dos marchas nacionales organizadas el jueves y el sábado.

Al anunciar su dimisión, el ahora expresidente interino expresó sus condolencias hacia los familiares de los jóvenes muertos durante la marcha nacional y las protestas del sábado, y señaló que las muertes debían ser investigadas.

Merino reconoció el descontento generado tras su nombramiento presidencial, pero declaró que detrás de las protestas también había "grupos interesados en producir caos".

Además, aseguró que los ministros que presentaron su renuncia continuarán en el cargo para que el país no sufra un vacío de poder.