Bajo presión, la OMS planea un esquema de seguros para vacunas contra COVID-19 en países pobres

Por Francesco Guarascio
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Pequeños frascos etiquetados con pegatinas de "Vacuna" junto a una jeringa médica frente a una ilustración en la que se lee "Coronavirus COVID-19"
FOTO DE ARCHIVO: Pequeños frascos etiquetados con pegatinas de "Vacuna" junto a una jeringa médica frente a una ilustración en la que se lee "Coronavirus COVID-19"

Por Francesco Guarascio

BRUSELAS, 29 oct (Reuters) - Un plan de vacunas coliderado por la Organización Mundial de la Salud está creando un fondo de compensación para personas de países pobres que puedan sufrir efectos secundarios por las vacunas contra el COVID-19, en un intento por disipar temores que puedan obstaculizar las inoculaciones a nivel mundial.

El mecanismo busca evitar una repetición de los retrasos vividos una década atrás, en la pandemia de la gripe porcina H1N1, cuando el proceso se ralentizó en decenas de países de bajos ingresos porque no había una responsabilidad clara.

El plan está siendo elaborado por los promotores de la iniciativa de vacunas COVAX, dirigida por la OMS y GAVI, una alianza mundial de vacunas, según indicó un documento de COVAX publicado el jueves. COVAX pretende distribuir al menos 2.000 millones de dosis efectivas en todo el mundo para fines del próximo año.

El plan podría pagar la factura de 92 países de bajos ingresos, sobre todo en África y el Sudeste Asiático, lo que significa que sus gobiernos enfrentarían escasos o ningún costo por demandas de los pacientes en caso de que algo salga inesperadamente mal tras la administración de vacunas distribuidas por COVAX.

Sin embargo, a docenas de países de ingresos medios, como Sudáfrica, Líbano, Gabón, Irán y a la mayoría de los de América Latina, no se les ofrecería esta protección.

"La iniciativa COVAX está desarrollando un sistema para compensar a las personas en cualquiera de las 92 economías (...) que sufran EAGs (eventos adversos graves) inesperados asociados con tales vacunas o su administración", señaló COVAX.

No quedó claro qué criterios fueron usados para seleccionar a las 92 naciones.

Aunque los efectos adversos son raros en una vacuna que ha recibido aprobación regulatoria, existe una elevada preocupación pública con las dosis contra el COVID-19 debido a la velocidad récord a la que está siendo desarrollada, un riesgo acrecentado por la creación misma del fondo de garantía.

(Reporte adicional de Karen Lema en Manila; editado en español por Javier López de Lérida y Carlos Serrano)