Presentan documental sobre Primera Caravana contra feminicidios

·5  min de lectura

ECATEPEC, Méx., octubre 27 (EL UNIVERSAL).- Este martes se presentó un documental sobre la Primera Caravana contra los feminicidios en Ecatepec, en memoria de las mujeres que han sido asesinadas en la entidad.

La mayoría de estos asesinatos de mujeres están manchados con impunidad e injusticia, con omisión y opacidad en el actuar de las autoridades, denunciaron colectivos feministas.

Dentro del territorio nacional, Ecatepec es el peor sitio para ser mujer. De acuerdo a las cifras proporcionadas por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México a la Comisión Especial para dar Seguimiento a las Alertas de Género, entre los años 2015 y 2020 se han logrado tipificar como feminicidio los asesinatos de 52 mujeres en Ecatepec, que es el municipio con mayor incidencia en la entidad, sin contar todos los homicidios dolosos contra mujeres que no logran ser tipificados de esa forma, plantea el documental.

El trabajo, realizado por Paco Dorado, fue dado a conocer por Manuel Amador, profesor de la Preparatoria Oficial 128 Francisco Villa, ubicada en la región de San Andrés de La Cañada, donde se han registrado homicidios de mujeres y es considerada como zona de alta incidencia delictiva.

Organizaciones de la sociedad civil —como la Red Denuncia Feminicidios Estado de México, Mujeres de la Periferia para la Periferia, la Organización de Mujeres Trabajadoras de México y Arte Acción 12.0— salieron en caravana a las calles de ese sitio para acompañar a madres y familiares de víctimas de feminicidio para exigir verdad y justicia para las víctimas, así como rememorar y dignificar sus vidas.

En el documental de casi 28 minutos se incluyen los testimonios de Angélica Estévez, hermana de Karla Estévez Ramírez e hija de Angélica Ramírez, de 16 y 41 años, asesinadas en Ecatepec el 20 de abril de 2019.

También el de Sacrisanta Mosso, madre de Karen y Erik Alvarado Mosso, de 17 y 12 años, asesinados en Ecatepec el 4 de agosto de 2016.

El de Lidia Florencio, mamá de Diana Velázquez Florencio, de 23 años, asesinada en Chimalhuacán el 2 de julio de 2017.

El de Heidi Ávalos, sobrina de Xochitl Ivette Ávalos Díaz, de 44 años, asesinada en Ecatepec el 8 de agosto de 2017.

El de Irinea Buendía, madre de Mariana Lima Buendía, de 29 años, asesinada en Chimalhuacán el 29 de junio de 2010.

El de Claudia Fernández, madre de Fernanda Cervantes Fernández, de 17 años, asesinada en la Ciudad de México el 24 de agosto de 2018.

La primera parada de la Caravana fue "Yo vengo a ofrecer mi corazón", poesía y música en memoria de Samantha, de 2 años de edad, quien fue asesinada por su padrastro el 17 de junio de 2019 en su casa durante la madrugada en la colonia Vista Hermosa. Después, el feminicida abandonó su cuerpo en la vía pública, en la misma calle donde vivían. El feminicidio de Samantha sigue impune.

Segunda parada: "Mi triste despedida", performance político en memoria de Angélica y Karla, madre e hija asesinadas después de un baile en la colonia Jardines de Morelos. Angélica y Karla, de 41 y 16 años, eran madre e hija. El 20 de abril de 2019 salieron a bailar, querían divertirse; pero tres tipos las asesinaron, las violaron y torturaron.

"Abandonaron sus cuerpos en un lote baldío de la colonia Jardines de Morelos. Días después los feminicidas fueron detenidos por la FGJEM, a uno de ellos lo sentenciaron solo a 4 años de prisión, pues al momento de los hechos era menor de edad. El proceso penal sigue para los otros dos asesinos; la familia de Angélica y Karla no ha recibido ningún tipo de apoyo legal por parte del Estado", se destaca en el documental.

Tercera parada: "¡Ni una más!", performance político en memoria de las víctimas de los mal llamados monstruos de Ecatepec en la colonia Jardines de Morelos. El 4 de octubre de 2018 agentes de la FGJEM detuvieron en esa comunidad a Juan Carlos "N" y Patricia "N".

"Llevaban una carriola con restos humanos de mujeres que habían asesinado; mujeres pobres a las que enganchaban ofreciendo ropa de paca o quesos. Las invitaban a su casa con engaños y ahí las asesinaban y las desataban."

Declararon haber asesinado a mas de 20 mujeres durante 6 años; algunos de los cuerpos fueron cocinados y comidos por ellos y sus hijos, otros los ofrendaron a la Santa Muerte o los conservaban congelados para cuando pudieran deshacerse de ellos.

A dos años, acumulan una sentencia penal de 327 años de prisión por siete feminicidios: Arlet, Samantha, Nancy, Evelyn, Fabiola, Fabiola, María Guadalupe y su pequeña hija de 7 años. Además de otra sentencia por trata de personas", precisa la obra.

Cuarta parada: "Para que no nos asesinen por ser mujeres", performance político en memoria de las mujeres y niñas víctimas de feminicidio en Ecatepec. Explanada del palacio municipal en San Cristóbal.

"Desde hace cinco años, Ecatepec cuenta con doble Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, un mecanismo gubernamental con presupuesto federal para la erradicación de la violencia feminicida y las desapariciones de las niñas y mujeres del municipio. Pero poco o nada ha cambiado la situación feminicida en ese sitio, diariamente asesinan a niñas y mujeres en sus calles, sin acceso a la justicia para las víctimas y sus familias, con procesos plagados de omisiones por parte de las autoridades e impunidad", expone el autor del trabajo.

El documental completo está disponible en YouTube.