Presencia de Andy Cruz fuera de Cuba atrae atención de promotoras y futuros rivales en el boxeo profesional

Frank Franklin II/AP

La presencia de Andy Cruz en República Dominicana no ha pasado inadvertida ni para las empresas promotoras ni para sus potenciales oponentes. Considerado la mejor figura de su generación en el boxeo amateur de Cuba, el matancero podría estar muy pronto en los Estados Unidos y encima de un ring.

De acuerdo con fuentes cercanas, algunas empresas ya se han acercado para conocer la realidad de Cruz porque su historial es muy conocido y se le considera un talento listo para impactar los rangos profesionales de la misma manera en que lo está haciendo Robeisy Ramírez, quien pudiera ir ya por un título mundial en su próxima pelea.

Pero así como Ramírez, doble campeón olímpico, llegó rodeado de un potencial combate que nunca llegará a darse por la diferencia de peso contra Shakur Stevenson, Cruz arriba con la posibilidad de una segunda entrega contra el hombre al cual venció en la final de los Juegos de Tokío 2021, Keyshawn Davis.

“Es bueno que haya venido al profesionalismo porque todos sabemos que hay buenos boxeadores en Cuba. Estoy feliz por las puertas que se pueden abrir para él, pero no sé cuán bueno puede llegar a ser entre los profesionales. Como dije, le abre nuevas oportunidades y eso es lo que quieren todos los boxeadores. Estoy feliz por él’’, afirmó Davis.

Sin duda, Cruz era una especie de Bestia Negra para Davis pues no solo le impidió subir a lo más alto del podio en Tokío, sino que también lo dejó con la medalla plateada en los Juegos Panamericanos de Lima en el 2019 y en el Campeonato Mundial de Yekaterinburgo en ese mismo año.

Davis, de 23 años, debutó como profesional en febrero del 2021 y ha eslabonado una cadena de siete triunfos bajo la guía de Top Rank, la misma empresa que conduce los hilos de Ramírez, pero en una división muy complicada como las 135 libras, una de las más fuertes de los últimos tiempos.

Incluso antes de que Cruz saliera de Cuba y rompiera lazos con la Federación Cubana de Boxeo, a Davis se le preguntaba una y otra vez sobre la posibilidad de enfrentar al antillano y en ocasiones esto molestaba a la joven estrella.

“Díganle a Andy Cruz que venga a los Estados Unidos para poder patearle el trasero’’, comentó Davis en una entrevista por el canal de Youtube YSM. “Por qué no pelear contra él. Ya tuve una pelea de tres rounds contra él. Vamos a ponernos guantes de hombres y vamos por 10 rounds’’.

Pero hay otra figura del peso ligero que también ha reparado en la presencia de Cruz y a la cual muchos consideran la mayor proyección y futuro por encima de Gervonta Davis, Devin Haney, Vasyl Lomachenko o Isaac Cruz, para poner algunos ejemplos.

“Voy a tener un sparring con él tan pronto esté aquí’’, escribió en sus redes sociales Shakur Stevenson, quien llegó recientemente a las 135 libras y se espera que muy pronto pueda combatir por una faja del mundo contra alguna de las mejores figuras, especialmente el ganador de un futuro choque entre Haney y Lomachenko.

Después de haber sido sorprendido en junio en un intento fallido por salir ilegalmente del país, Cruz fue expulsado del deporte cubano por sus “reiteradas indisciplinas’’, según la opinión de la Comisión Nacional de Boxeo, lo que no le dejaba otra opción que seguir intentando marcharse.

Cuando el púgil, de 26 años, no integró el cartel del equipo Domadores en su debut en el circuito profesional el pasado 20 de mayo en la ciudad mexicana de Aguascalientes, muchos se preguntaron qué estaba pasando con el talentoso guerrero y se generaron muchas hipótesis.

En un principio desde Cuba se dijo que Cruz no estaba listo y se criticaba su ética de trabajo, pero luego vendrían una serie de problemas que culminaron con ese intento fallido de escape que ahora ahora encuentra un nuevo capítulo donde deberá probar sus habilidades como profesional.