Premio Nobel de la Paz exige a Biden que abandone las armas nucleares

Newsweek México
·4  min de lectura

LA GANADORA del premio Nobel Beatrice Fihn pidió al presidente Joe Biden que revierta la acumulación de armar nucleares de sus predecesores y renuncie por completo a su arsenal estratégico.

La exigencia fue a propósito de la entrada en vigencia del histórico Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares de las Naciones Unidas.

Entre los grupos que abogaron por alcanzar la vigencia del acuerdo se cuenta la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), que recibió el Premio Nobel de la Paz en 2017 y cuya directora ejecutiva, Beatrice Fihn afirmó que este suceso marca una nueva era para el desarme nuclear.

“Décadas de activismo han logrado lo que muchos creían imposible: las armas nucleares están prohibidas”, recalcó.

También lee: Por cambio climático y armas nucleares, científicos adelantan 20 segundos el reloj del apocalipsis

El hito se alcanzó un día después de que Jamaica y Nauru presentaron sus ratificaciones, permitiendo que el Tratado entrara el vigencia el 22 de enero pasado, 75 años después de que Estados Unidos lanzó bombas atómicas -las únicas utilizadas en la historia- sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial.

António Guterres aseveró que se trata de “la culminación de un movimiento mundial para hacer conciencia sobre las catastróficas consecuencias humanitarias de cualquier uso de las armas nucleares”.

“Representa un compromiso significativo hacia la eliminación total de las armas nucleares, que sigue siendo la máxima prioridad de la agenda de desarme de las Naciones Unidas”, dijo.

Beatrice Fihn explicó en una entrevista a Newsweek que quiere que Biden se una a ella, “rompiendo con las políticas de los expresidentes Donald Trump y Barack Obama”.

No te pierdas: Las armas nucleares pueden generar “resultados” y “estabilidad”, según informe eliminado por el Pentágono

Fihn agregó: “Si Joe Biden quiere asegurar su lugar en la historia y asegurar el lugar de Estados Unidos en el futuro, necesita revertir el rumbo no solo de Trump, sino también de Obama y dejar de desarrollar nuevas armas nucleares a un costo de 1,7 billones de dólares”.

Anteriormente, Biden recibió el reconocimiento de varios defensores del control de armas por “sus esfuerzos históricos para limitar el desarrollo de armas nucleares”.

Fihn dijo que un plan para limitar las armas nucleares no es suficiente, “es hora de un compromiso para la abolición completa arraigada en el derecho internacional con el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Ese es el liderazgo que se necesita de Estados Unidos”.

“El ex secretario de Defensa de Estados Unidos, William Perry, ha pedido a Estados Unidos que se una al tratado y que sea el primer estado con armas nucleares en hacerlo, y estamos totalmente de acuerdo”, dijo Fihn.

Este tratado es el primero en lograr la entrada en vigor en la historia de la humanidad; proscribe las pruebas nucleares y prohíbe todos los esfuerzos para desarrollar armas nucleares o apoyarlas de alguna manera, dijo Fihn a Newsweek.

“No solo prohíbe las armas, sino que prohíbe toda la estructura de armas nucleares, lo que cambia drásticamente la situación de la abolición de las armas nucleares”.

LAS POTENCIAS NUCLEARES NO SON PARTE DEL TRATADO

Hasta ahora, Estados Unidos, el Reino Unido, Rusia, China y Francia, las cinco potencias nucleares y miembros permanentes del Consejo de Seguridad, no han firmado el tratado.

De acuerdo con la letra del documento, los países que lo ratifiquen se comprometen a “nunca, bajo ninguna circunstancia, desarrollar, probar, producir, fabricar o adquirir, poseer o almacenar armas nucleares u otros dispositivos nucleares explosivos”.

Adoptado el 7 de julio de 2017 en una conferencia de la ONU en Nueva York, el Tratado representa el primer instrumento multilateral jurídicamente vinculante para el desarme nuclear.

El Secretario General de las Naciones Unidas celebró la decisión de los países que han ratificado el acuerdo aprobado por 122 naciones en la Asamblea General en 2017 y destacó el trabajo de la sociedad civil para alcanzar este logro.

“La entrada en vigor del Tratado es un tributo a los sobrevivientes de las explosiones y pruebas nucleares, muchos de los cuales han sido promotores del instrumento”, puntualizó António Guterres en un comunicado. N