Ataque terrorista en Londres: el debate sobre la confidencialidad de los mensajes de WhatsApp

Por GREGORY KATZ
Varias personas depositan flores en el exterior del parlamento británico en Londres, el 25 de marzo de 2017, en recuerdo de las víctimas de un ataque en Westminster tres días antes. La policía británica sostiene que Khalid Masood, que mató a cuatro personas y dejó a más de dos docenas hospitalizadas, actuó en solitario. El grupo extremista Estado Islámico se atribuyó la autoría del ataque.(AP Foto/Kirsty Wigglesworth)

LONDRES (AP) — Los servicios de mensajería cifrados como WhatsApp deben facilitar el acceso de las agencias de inteligencia a sus plataformas, dijo el domingo una alto cargo británico de seguridad, en medio de informaciones que indican que el atacante de Westminster usó la aplicación minutos antes de su asalto al Parlamento.

La secretaria británica de Interior, Amber Rudd, declaró que es "completamente inaceptable" que los servicios de mensajería proporcionen un cifrado total en los mensajes, lo que supone que los servicios de seguridad no pueden escuchar las tramas que se discuten.

"Tenemos que asegurarnos de que organizaciones como WhatsApp, y hay muchas otras como esa, no proporcionan un lugar secreto para que los terroristas se comuniquen entre sí", dijo.

Rudd instó también a las empresas de tecnología a mejorar su labor para evitar la publicación de material que promueva el extremismo.

La policía británica que investiga el asalto al Parlamento que se saldó con cuatro muertos y docenas de heridos sigue pensando que el agresor actuó solo.

Quizás nunca se pueda determinar completamente qué motivos tuvo el agresor, Khalid Masood, que fue abatido por disparos el miércoles tras atropellar a peatones con su auto y apuñalar y matar a un policía, señaló el subcomisario Neil Basu.

"Esa información podría haber fallecido con él" señaló mientras la policía hizo un llamado para que personas que conocieron o vieron a Masood contacte con los investigadores. "Incluso si actuó solo en la preparación, necesitamos establecer con absoluta claridad porqué cometió estos actos indescriptibles, para dar tranquilidad a los londinenses".

El grupo extremista Estado Islámico dijo que Masood era un "soldado" que cumplía la orden a sus seguidores de atacar en países occidentales.

Un hombre sigue detenido en relación con el caso. No fue acusado de ningún delito ni se desveló su identidad. Nueve personas arrestadas tras el ataque quedaron en libertad sin cargos y otra fue liberada tras abonar una fianza.

Una detallada reconstrucción policial determinó que el ataque duró 82 segundos hasta que Masood fue baleado justo después de entrar a los terrenos del parlamento.

La familia del policía asesinado, Keith Palmer, por su parte, emitió un comunicado de agradecimiento a quienes intentaron salvarle la vida.

"No hubo nada más que pudieran haber hecho. Lo hicieron lo mejor posible y estamos agradecidos porque no estuvo solo", señaló la nota.

Masood, de 52 años, tenía condenas previas por violencia y pasó algún tiempo en la cárcel. Además, trabajó en Arabia Saudí como profesor de inglés durante dos años y viajó de nuevo al país en 2015, al parecer para una peregrinación religiosa.